fbpx

La 'caída' de Esteban Chaves y el bajo rendimiento de los ciclistas latinoamericanos en el Giro 2018

En la semana final de la competencia es imposible no preguntarse: ¿qué ha pasado con los pedalistas de esta parte del mundo?, tras no destacarse en el evento italiano

La 'caída' de Esteban Chaves y el bajo rendimiento de los ciclistas latinoamericanos en el Giro 2018

El pasado 15 de mayo, Esteban Chaves llegó a la décima etapa del Giro de Italia como el segundo corredor en la clasificación individual general, por detrás de su compañero del Mitchelton, Simon Yates. Sin embargo, para el final del día ‘El Chavito’, como también se le conoce a Chaves, perdió más de 25 minutos respecto al líder de la carrera.

“Sufrió una alergia al polen, tenía problemas para respirar”, indicó el director deportivo del Mitchelton, Matt White; versión que más tarde desmintió el mismo Esteban. “Simplemente no tenía fuerzas, por eso no pude estar con los mejores en la primera subida. Así es el Giro. Tengo una relación difícil con Italia, es amor y odio. Hace solo unos días disfruté de uno de los mejores días de mi carrera, y ahora es difícil asumir esto para mi moral”, dijo el ciclista colombiano.

Desde ese día Chaves no ha podido ni acercarse al nivel que tiene acostumbrados a todos los seguidores del ciclismo profesional. La mejor posición que ha ocupado desde entonces fue la número 75 en la décimo primera etapa.  

Las posiciones no mienten

No obstante, Chaves no es el único corredor latinoamericano que tiene presencia en el Giro. Por supuesto siempre será uno de los favoritos, pero hay un gran puñado de ciclistas que también se han destacado en otras grandes competencias y que esta vez no lo han podido hacer.

El nivel latinoamericano es uno de los más bajos de los últimos Giros de Italia, al tener representación de tan solo un corredor en el Top 10 de la carrera: el ecuatoriano Richard Carapaz.

Los demás deportistas latinoamericanos no han tenido mayor protagonismo en la clasificación general. El colombiano Miguel Ángel López, quien es el mejor colombiano de la carrera, ha ido de más a menos en la competencia, pero nunca ha podido figurar en alguna de las etapas. Por detrás de él están Carlos Betancur y Sergio Luis Henao.

Por supuesto, hay que destacar la participación de los colombianos sobre por el resto de los deportistas latinoamericanos, debido a que de los diez que decidieron participar en el Giro, ochos son de este país. Los otros dos son Richard Carapaz y el argentino Eduardo Sepúlveda, quien no aparece ni en el Top 100.

¿Falta de jerarquía?

Además, hay que destacar la ausencia de los grandes representantes del ciclismo latinoamericano en esta ocasión. Tal vez fue por decisión propia o de sus respectivos equipos, pero los colombianos Nairo Quintana y Rigoberto Urán no estuvieron presentes en el Giro de este año. Ambos corredores son los más importantes no solo de Colombia, sino de Latinoamérica, alcanzando incluso un “uno y dos” en el Giro del 2015.

Y aunque competidores como Darwin Atapuma, Jarlinson Pantano y Esteban Chaves ya tienen cierto bagaje en este tipo de carreras, ninguno tiene el peso individual que pueden representar Quintana y Urán.

Una lucha individual

Con todo esto, cada pedalista solo puede pensar en terminar el Giro de la mejor manera posible y mostrando lo mejor de sí mismos, pensando en futuras competencias. Quedan muy pocas etapas y solo unos cuantos tienen opciones de relucir, al menos dentro de sus grupos.

Por ejemplo, Carlos Betancur es uno de los ocho jóvenes (cuatro latinoamericanos) que envió el Movistar Team en busca de un revulsivo generacional. Ninguno de los tres capos del equipo español viajó (Nairo Quintana, Mikel Landa y Alejandro Valverde), por lo que las nuevas promesas no solo tuvieron que pensar en sacar la cara por su equipo, también tuvieron que buscar un puesto mucho más privilegiado dentro del mismo. Hasta el momento, Carapaz ha ganado la batalla. El ecuatoriano es el mejor de los juveniles enviados por Movistar y sueña todavía con alcanzar el podio del Giro.

Por supuesto, ante la pobre participación de los latinoamericanos, el hecho de que se encuentre uno en la pelea por un lugar entre los tres mejores de la competencia, genera algo de felicidad. No obstante, en el caso concreto de Movistar, tres latinoamericanos más deben pelear porque ese sueño se haga realidad, dejando atrás sus ilusiones individuales.

Por ahora, lo mejor es pensar que cualquiera de los deportistas latinoamericanos presentes en el Giro puede sacar de la manga un triunfo de etapa, porque paulatinamente la clasificación general ha quedado muy cuesta arriba.

 

Latin American Post | Christopher Ramírez Hernández

Copy edited by Diana Rojas Leal

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…