fbpx

Cuatro formas de proteger el medio ambiente desde casa

Conozca cómo cuidar el ambiente por medio de sencillas acciones que podemos realizar desde nuestros hogares

Cuatro formas de proteger el medio ambiente desde casa

Erróneamente se habla del globo terráqueo, sin embargo, hay que explicar que un globo se expande y nuestro planeta no lo hace, por esto los recursos son limitados. En el planeta sólo hay una cierta cantidad de agua dulce, una cierta cantidad de árboles, de animales de diferentes especies, una cierta cantidad de suelos fértiles y la lista de recursos naturales finitos se podría extender por cada uno de los sectores productivos de la economía.
 

Read in english: Four ways to protect the environment at home

 

En LatinAmerican Post queremos compartir con nuestros lectores, cuatro sencillas acciones para proteger el ambiente, los recursos naturales y procurar la calidad de vida de todos los seres que habitamos en este hogar que no es un globo.

 

Energía

 

El gasto excesivo de energía genera desperdicio de recursos naturales empleados para producirla. Si la electricidad que consumimos en nuestra casa u oficina proviene de una termoeléctrica, estamos malgastando combustibles fósiles como carbón, gas o algún derivado del petróleo como el diésel, y ya conocemos los efectos de la quema de combustibles fósiles a nuestra atmósfera. Entre estas consecuencias se encuentran mayores emisiones de gases de efecto invernadero, los cuales se traducen en calentamiento global que a su vez generan el cambio climático.

 

Si la energía proviene de fuentes menos contaminantes como las hidroeléctricas, de todos modos generan un efecto adverso en el ambiente, pues para producir esa energía que estamos desperdiciando, se están empleando miles de metros cúbicos de agua por segundo.

 

Por eso, desconectar todos los electrodomésticos que no estén en uso, licuadora, televisor, equipos de sonido e incluso los cargadores de nuestro celulares, será un gran aporte para el uso racional de la energía y el ambiente. De hecho, esta simple acción significará un alivio para el bolsillo alcanzando a reducir, a través de este práctico ejercicio, hasta en un 23% de la factura, según cifras de la Comisión de Regulación de Energía y Gas - CREG en Colombia.

 

Lee también:  Iluminar la casa ahorrando y quemando grasa corporal

Agua

 

En algunos hogares ya existen cisternas de doble capacidad para un uso diferencial del inodoro según sea el caso. Sin embargo, en muchos otros, aún no existe esta tecnología. Por lo tanto, si de ahorrar agua en el baño se trata, es recomendable meter en la cisterna una o dos botellas plásticas llenas de agua y de esta manera se reduce el gasto al momento de jalar la cisterna.

 

Si cuando nos lavamos los dientes o nos afeitamos, el grifo permanece cerrado, podemos ahorrar hasta 12 litros de agua por cada minuto que dure la sesión de aseo.

 

Por otro lado, si nuestro pasatiempo favorito es cultivar plantas ornamentales, aromáticas, medicinales o comestibles, hacemos muy bien, pues contamos con productos sanos que cuidan de nuestro cuerpo y nuestro planeta al tiempo. No obstante, es importante recordar que debemos regar las plantas sólo en las noches, cuando el desperdicio de agua es mínimo, pues si regamos los vegetales a pleno día, el sol no sólo evapora hasta un 30% del agua con que regamos, también podemos quemar algunas de nuestras amigas plantas.

 

Finalmente, en cuanto al lavaplatos, este siempre utiliza difusores. Ellos ahorran hasta un 65% el agua que empleamos para lavar los platos, cubiertos, ollas y recipientes en nuestra cocina. Por esto, si aún no cuentas con uno en tu cocina considera implementarlo.

 

Transporte

 

Se suele pensar en que algunos medios de transporte son menos impactantes con el medio ambiente que otros y es verdad. El vehículo particular es el peor de todos, el enemigo más grande del ambiente, de la calidad de aire en las ciudades e incluso de la salud de sus habitantes. Por eso, el transporte público es una buena alternativa en la medida en que las distancias sean largas.

 

Existen alternativas como los vehículos eléctricos, sin embargo, de nada vale tener un vehículo eléctrico, cuando la energía con la que lo cargamos se obtiene a través de termoeléctricas que funcionan con combustibles fósiles como el gas o el carbón, generadores de gases de efecto invernadero.

 

Es por esto que la recomendación especial en este punto es el medio de transporte más democrático, con mayores beneficios, tanto para la salud, como para el ambiente, de fácil almacenamiento en parqueaderos o en los hogares y oficinas: la bicicleta. Ella siempre será superior a cualquier otro medio de transporte, es de bajo costo, mejora nuestra salud, nos ayuda a perder peso, descongestiona las vías y no emite gases contaminantes.

 

Residuos

 

Una de las principales diferencias entre una sociedad desarrollada y una en vías de desarrollo consiste principalmente en que aquellas en las que los residuos son considerados “basura”, no han llegado al punto del desarrollo, sin embargo, aquellas que consideran sus residuos como potenciales “recursos”, son sociedades que han dado en el clavo del desarrollo.

 

Tanto los residuos orgánicos como los inorgánicos generan múltiples beneficios económicos, de salud y de bienestar social en general. Los primeros pueden ser aprovechados para generar fertilizantes amigables con el ambiente que nutran y recuperen suelos para cultivos más sanos y productivos. Estos también se pueden emplear para la generación de biogás y muchas otras aplicaciones.

 

Por otro lado, los segundos, es decir, los residuos inorgánicos, como el papel, el plástico, las latas, los cartones, pueden ser empleados reincorporándolos a las cadenas de valor útiles en los diferentes sectores de la economía. Hemos visto como el plástico puede ser reutilizado y aprovechado de mil formas, de igual modo los metales, las pulpas vegetales como el papel y el cartón.

 

La manera de proteger el ambiente, de cuidar nuestra casa común, desde el hogar y la oficina es separar en la fuente para que los recuperadores puedan aprovechar lo más que se pueda y dejemos de ver nuestros residuos como “basura” y empecemos entre todos a verlos como “recursos”.

 

Reducir el uso de plásticos es fundamental, pero si definitivamente tenemos que usar algún implemento de plástico, debemos procurar que tenga una vida útil más larga, reutilizar los vasos plásticos, lavar y reutilizar los cubiertos y platos. Adicionalmente, siempre debemos pensar en que una bolsa plástica tarda unos pocos segundos en ser fabricada, le damos un uso por pocos minutos y el planeta tarda siglos en descomponerla.

 

Latin American Post | Alberto Castaño
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…