fbpx

Michel Temer al filo del abismo 

El 87% de la población apoya el paro de los camioneros que lleva más de 10 días y la Federación Única de Petróleos está en huelga

Michel Temer al filo del abismo

La popularidad del presidente brasileño Michel Temer se ve cada vez más comprometida, debido a los acontecimientos que se vienen presentado en el país sudamericano. Adicional a la ya agravante crisis que ha producido el paro de camioneros, que ajusta más 10 días, se suma la huelga por 72 horas que inició la Federación Única de Petroleros de Brasil (FUP) el pasado miércoles en la madrugada, pidiendo la renuncia del presidente de la estatal Petrobras, Pedro Parente. 

Read in english: Michel Temer on the edge of the abyss

Uno de los detalles que más preocupa en Brasilia, es que a pesar de la aparente normalización que se ha conseguido, tras el abastecimiento de 40 estaciones de combustible (el 5% de las 855 instaladas en la ciudad), las filas para la carga de nafta son gigantescas y aún no hay una solución ante el paro de camioneros. 

Leja em português: Michel Temer na borda do abismo

Sumado a esto, la nueva crisis generada con la huelga de la FUP, pone aún más en aprietos al gobierno Temer, debido a los efectos negativos que puede traer este paro para Brasil. Cabe destacar que a pesar el Tribunal Supremo de este país emitió un fallo donde la considera esta medida como "aparentemente abusiva" y penalizó a los sindicatos en caso de paralización con multas de 500 mil reales diarios (USD 135.000), Cibele Vieira, directora nacional de la Federación Única de Petroleros) expresó que la huelga "está en pie". 

Otro de los puntos que ha generado mayor tensión en el país es la petición por parte de algunos huelguistas camioneros de una "intervención militar", aunque el mismo Temer, aseguró ante medios internacionales presentes en el Foro Brasil Investment, que "hay cero posibilidades de una intervención militar".  

No obstante, hay que destacar que, aunque "desapareció" el riesgo de intervención militar, desde el Congreso Nacional, varios legisladores y algunos ministros de la Corte Suprema, han puesto en duda que Temer tenga la capacidad de seguir en el Palacio del Planalto, debiado a la alta impopularidad que ha generado, tras la mala negociación con el sector de los camioneros. 

A tal punto ha calado el descontento del primer mandatario brasileño, que un 87% de la población apoya decididamente el paro de los camioneros e incluso, opinan que debe continuar. En cuanto a las negociaciones realizadas por Temer, afronta una evaluación negativa de un 96%. 

Intervención militar 

Como muestra del tinte político que ha asumido esta manifestación camionera, se han visto pancartas y banderas, que solicitan una intervención militar dentro de Brasil. Esta acción hace tomar fuerza la petición de algunos sectores de retomar una dictadura de derecha que gobernó esta nación a mediados de 1985.

Este tema ha desatado muchas polémicas, debido a que este país vivió una dictadura de 21 años bajo un régimen militar, donde los opositores fueron fuertemente perseguidos e incluso asesinados. Es de denotar que, a principios de este mes, la CIA reveló un documento donde se dejó en evidencia que Ernesto Geisel ordenaba la ejecución de retractores de su gobierno. 

Como un hecho a destacar, referente al pasado militar de la región, vienen antecedentes históricos como el de Uruguay donde fue instaurada una dictadura en el año de 1973; pasando por Argentina con Roberto Eduardo Viola, predecesor del general Jorge Rafael Videla; Chile con Augusto Pinochet y años atrás en Venezuela con Marcos Pérez Jiménez, en lo que fueron dictaduras de derecha con antecedentes de actos de persecución y ejecución a enemigos de los gobiernos.  

Sin embargo, este yugo parece no tener fin como se puede evidenciar en Venezuela, donde a pesar de tratarse de un gobierno de izquierda, las fuerzas militares han funcionado como un brazo armado de la dictadura de expresidente Hugo Chávez y el actual mandatario Nicolás Maduro. 

Teniendo en cuenta estos antecedentes históricos, es de considerar el futuro de Brasil, donde tras los escándalos de corrupción que han venido tomando fuerza en los últimos años con casos como el de Lava Jato, el clamor popular, parece pedir de vuelta la fuerza militar en la nación. Incluso Jair Bolsonaro, candidato presidencial y segundo en las encuestas, anunció que, de llegar al poder, llenaría su gabinete con militares.

Latin American Post | Julio Abella Abella

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…