fbpx

Venezuela: 3 razones para desconfiar del nuevo cono monetario

Para los economistas, el Bolívar Soberano solo servirá para disfrazar la hiperinflación de Venezuela sin aportar una verdadera solución a la crisis

Venezuela: 3 razones para desconfiar del nuevo cono monetario

“He decidido reducir tres ceros de la moneda y sacar de circulación el actual cono monetario”: este fue el anuncio de Nicolás Maduro que hizo que todos los venezolanos pusieran las manos sobre la cabeza. Si bien el mandatario postergó la circulación del Bolívar Soberano por 60 días, los economistas consideran que dos meses no son suficientes para realizar las pruebas necesarias para garantizar que el nuevo cono monetario funcione.

El anuncio de Maduro generó desconfianza a pesar de que sea, según Maduro, una medida para combatir la crisis económica que el presidente atribuye a agentes extranjeros que buscan “desestabilizar” la moneda venezolana. Estas son las razones por las que los expertos dudan del éxito del nuevo cono monetario como medida para aliviar la hiperinflación más alta del mundo:

No se han hecho las pruebas necesarias

El Bolívar Soberano entraría en vigencia el 4 de junio sin siquiera haber hecho una prueba para detectar posibles errores en el funcionamiento de la moneda. Arístides Maza, presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela (Asobanca), manifestó que no se han desarrollado las pruebas necesarias para comprobar el funcionamiento correcto de la reconversión monetaria. El diálogo entre el mandatario de Venezuela y el presidente de Asobanca se dio en el Palacio de Miraflores, en donde Maza solicitó que “la reconversión se prorrogue por lo menos 90 días”. A pesar de que Maduro anunció la postergación por 60 días, el presidente de la Asociación Bancaria aseguró que “dos meses es muy poco tiempo, es muy corto, para darnos la certeza y la seguridad de que la reconversión sea un éxito al 1000%”.

Con postura parecida, se pronunció el economista Leonardo Buniak. “Lo ideal era contar con 120 días o un poco más para hacer mínimo tres pruebas para el funcionamiento del sistema financiero (...) Las pruebas integrales que hay que hacer, no se han hecho, no va a dar tiempo para hacer las tres pruebas para que no afecte el sistema de pago”, señaló el experto.

Buniak también manifestó su preocupación por la banca privada, cualquier banco podría ser acusado por “boicot” por haber presentado un fallo en el sistema “porque no se hicieron las pruebas necesarias” y posiblemente se les acuse de saboteo.

No se sabe cuándo llegarán los nuevos billetes

Además de que no se han realizado las pruebas necesarias para comprobar el funcionamiento total de la reconversión monetaria, el Banco Central de Venezuela (BCV)  no ha anunciado cuándo llegarán los nuevos billetes. “Hay que posponer la reconversión monetaria. Faltando solo siete días para entrar en vigencia el nuevo cono monetario, previsto para el 4 de junio, todavía no ha llegado al país un solo billete y lo peor, si hubiera llegado, no hay tiempo para distribuirlo”, declaró José Guerra, jefe de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

Con el ritmo acelerado de inflación en Venezuela, el cono monetario no sería más que un escudo ilusorio que no aportaría soluciones profundas al sistema económico del país. “La Comisión de Finanzas ya ha advertido oportunamente la inconveniencia de aplicar la reconversión en hiperinflación, pues en enero de 2019 habría que aplicar otra reconversión, ya que lo billetes perderían rápidamente su valor”, manifestó Guerra.

Fracaso en las reconversiones anteriores

En el 2008, Chávez implementó una reconversión monetaria en donde suprimió tres ceros a la moneda. Pasó de Bolívar a Bolívar Fuerte; si bien hubo confusiones al principio, se tomaron todas las medidas necesarias para garantizar su funcionamiento, 10 meses de prueba y un período de adaptación en donde se aceptaban ambos conos monetarios. Actualmente, el billete mayor es de 100 mil bolívares fuertes, que no alcanza ni siquiera para una botella de agua pequeña, que cuesta 170 mil. Además de que no alcanza para comprar nada, el billete se ve rara vez, debido a que no circula casi nada de efectivo.

Para el economista Leonardo Buniak, la decisión de quitar los tres ceros a la moneda es simplemente una manera de maquillar la hiperinflación sin llegar a una verdadera solución profunda a la crisis económica de Venezuela. Lo que busca el gobierno con el Bolívar Soberano es  “vender la ilusión monetaria de que el bolívar se ha fortalecido, cuando realmente lo que tuvimos que haber hecho es ampliar el cono monetario”, subrayó Buniak.

En la familia de Bolívares Soberanos, la mayor denominación será 500 bolívares. También incluirá monedas de 0,5 y 1 bolívar, y billetes de 2, 5, 10, 50, 100 y 200 bolívares. A pesar de que estas son denominaciones más altas, los venezolanos son escépticos con respecto a que llegarán alguna vez a circular estos billetes. En el 2016 Maduro agregó al cono monetario los billetes de 500, mil, dos mil, cinco mil, 10 mil y 20 mil. Hasta hoy en día hay ciudadanos que nunca han visto algunos de esos billetes. Si no funcionó antes, ¿qué les haría pensar que ahora sí va a funcionar?

 

Latin American Post | María de los Ángeles Rubio

Copy edited by Laura Rocha Rueda