fbpx

Cinco películas que hicieron que sus asistentes abandonaran las salas de cine

Miedo, aburrimiento y tristeza son algunas de las causales para que los asistentes a las salas de cine abandonen sus asientos y se dirijan a la salida

Cinco películas que hicieron que sus asistentes abandonaran las salas de cine

La experiencia de asistir a una sala de cine, escoger una película, esperar a que se apaguen las luces y adentrarse en los mundos proyectados en la pantalla es tal vez una de las más emocionantes de la cultura actual. Por eso, una de las cosas más frustrantes que existe es no poder quedarse hasta el final. Aquí una lista de películas que han hecho que los espectadores abandonen la sala mucho antes de que rueden los créditos:

Read in english: Five films that made their assistants leave the movie theaters

Cincuenta sombras liberadas (2018)

Titulada bajo el mismo nombre que el último libro de la saga romántico-erótica Cincuenta sombras de Grey, esta película que marca el final de la trilogía cinematográfica estadounidense dejó a más de uno con ganas de pedir el dinero del tiquete de ingreso a la sala. Si bien Cincuenta sombras se consolidó como uno de los filmes más esperados por las mujeres alrededor del mundo debido al gran revuelo que las escenas de sexo causaron, no puede decirse lo mismo del público masculino entre quienes la película no tuvo buena acogida. ¿La razón?: demasiado romance rosa, lo que los llevó a abandonar las salas en masa y a pedir a sus compañeras que nunca más los volvieran a invitar a ver este tipo de cintas.


El árbol de la vida (2011)

Una de las películas más premiadas del cine, dirigida por el norteamericano Terrence Malick y protagonizada por Sean Penn, Jessica Chastain y Brad Pitt. Este filme debe su posición en esta lista a su carácter reflexivo y poético, y a sus 139 minutos que muchos no fueron capaces de soportar hasta el final. Además, la película cuenta con muy pocos diálogos, lo que hizo muy difícil que el espectador se conectara del todo con la obra, a pesar de contar con imágenes muy bellas y con actuaciones magistrales.


127 horas (2010)

Este drama del director inglés Danny Boyle, protagonizado por James Franco, está basado en la trágica historia del escalador norteamericano Aron Ralston, quien después de quedar atrapado en las rocas del parque Robbers Roost, EE. UU.,  con su cámara como única compañía tuvo que recurrir a medidas desesperadas para salvarse de la muerte. Los intentos por lograr salir de allí son diversos y es precisamente durante uno de ellos que tiene lugar una de las escenas más perturbadoras del cine, la misma que causó en los espectadores asco, vómito, convulsiones, pérdida del conocimiento y sobre todo abandonos de la sala.


La Bruja de Blair (1999)

La cinta independiente de terror psicológico fue la responsable de replantear el género, a finales de los años 90. Escrita y dirigida por Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, esta película está construida como una grabación aficionada que relata cómo tres jóvenes cineastas desaparecen mientras caminan por las Colinas Negras en Maryland, EE. UU., en busca de la leyenda de la Bruja de Blair. Los jóvenes, como afirma la cinta, nunca habrían sido encontrados. De ellos solo se hallaría su equipo de grabación, de acuerdo con las imágenes que constituían la película que los espectadores estaban viendo. Muchos de los asistentes a los teatros tuvieron que abandonar sus sillas debido al gran pánico que generaron las aterradoras escenas y sonidos, que los llevaron incluso hasta las lágrimas y los gritos.


El Rey León (1994)

Una de las cintas animadas más recordadas de Disney tiene récord en abandono de salas, aunque nada tenga que ver esto con su calidad. A pesar de ser una de las películas más aplaudidas y queridas del estudio de animación norteamericano, El Rey León cuenta con una de las escenas más trágicas y tristes de la historia del cine: la muerte de Mufasa. Al estar pensada como una película infantil, miles de niños asistieron en horda a las salas, pero cuál sería su sorpresa cuando no tan lejos del inicio se vieron enfrentados con la trágica muerte del padre de Simba. Los llantos no se hicieron esperar, y más de un padre tuvo que abandonar la sala junto a su hijo para tratar de calmar el llanto del pequeño con mil y una explicaciones.


Latin American Post | Isabel Pradilla S.

Copy edited by Diana Rojas