fbpx

¿Qué es el pensamiento elástico y cómo empezar a practicarlo?

Pokemon Go y Uber son ejemplos de lo que puede surgir cuando el cerebro potencia su capacidad de generar nuevas ideas

¿Qué es el pensamiento elástico y cómo empezar a practicarlo?

En un mundo donde más de 6.000 aplicaciones se vinculan a Google Play cada día, según Statista, y se crean cada hora 5.800 páginas web, la innovación se hace indispensable para lograr diferenciarse. La buena noticia es que para pensar como genio ya no se tiene que nacer como tal, solo se necesita entrenar la ‘elasticidad cerebral’. 

 

‘Elastic thinking’, o pensamiento elástico en español, es un término que en los últimos meses ha ganado popularidad y fue acuñado por Leonard Mlodinow, físico teórico y guionista de la popular película Star Treck. Este concepto hace referencia a la capacidad del cerebro para estirarse y aprender otros procesos de pensamiento que permiten el despertar de la creatividad. 

Mlodinow dedicó un libro completo para explicar este fenómeno, se trata de "Elástico: pensamiento flexible en un mundo en constante cambio"(Elastic: Flexible Thinking in a Constantly Changing World). Allí, el autor explica las técnicas que activan la imaginación, la generación de nuevas ideas y el pensamiento divergente. Estas habilidades están integradas en el cerebro de manera innata, pero las cuales se dejan de usar a medida que crecemos. 

El pensamiento flexible es la capacidad de encontrar soluciones diferentes a un problema, imaginar alternativas que parecieran ilógicas, no temer probar cosas nuevas o tener la habilidad de crear como lo haría un artista o escritor

Cuando lo ilógico desata la creatividad 

Para Mlodinow, “el pensamiento elástico es lo que necesitas cuando las circunstancias cambian y estás tratando con algo nuevo. No se trata de seguir las reglas". Mientras que "el pensamiento analítico lógico es muy bueno cuando intentas resolver un problema que has visto antes”. En este sentido, el pensamiento flexible es la capacidad de encontrar soluciones diferentes a un problema, imaginar alternativas que parecieran ilógicas, no temer probar cosas nuevas o tener la habilidad de crear como lo haría un artista o escritor. 

Si bien esta habilidad es fundamental en la mayoría de los campos laborales de la sociedad, puesto que ayuda a los trabajadores a tomar mejores decisiones, prever resultados y adaptarse a la velocidad de transformación de la tecnología, no debe llevarse a cabo de manera aislada, puesto que como advierte Mlodinow en su libro: "Si estás 100% en el lado elástico y no tienes una función ejecutiva de tu cerebro ordenando tus pensamientos, acabarás sin funcionar".

Te puede interesar: ¿Cómo mejorar la salud siendo creativo?

No obstante, cuanto más se ejercite el pensamiento elástico, más efectivos serán los resultados del mismo. Un ejemplo de pensamiento flexible citado por el experto en mención es Pokemón Go. Contrario a la idea común y preconcebida de que jugar videojuegos debía ser sinónimo de estar sentado frente al televisor, los desarrolladores de esta aplicación se vieron forzados a pensar de manera diferente y crear un espacio de diversión virtual ligada al movimiento espacial del jugador. 

Uber, AirBNB y Amazon son también ejemplo de lo que puede conseguirse cuando se obliga al cerebro a ignorar la información adquirida, para crear una realidad inexistente capaz de modificar entornos o comunidades enteras. 

Las técnicas para estirar el cerebro 

Para volver a activar la elasticidad cerebral no se necesitan complejos ejercicios mentales o habilidades especiales, solo se requiere retomar de manera genuina la neofilia -entusiasmo por la novedad- y acostumbrarse a nunca ‘acostumbrarse’. 

Para ello, Mlodinow sugiere poner en práctica las siguientes actividades: 

  • Tomar nuevas rutas hacia la casa o el trabajo solo para experimentar nuevas sensaciones 
  • Hablar con extraños que nunca podrías conocer en tu círculo social
  • Escuchar personas o argumentos con lo que se está en desacuerdo totalmente
  • Asistir a eventos artísticos o sociales que nunca te llamarían la atención 
  • Probar un menú diferente o visitar lugares que se consideran no gratos
  • Soñar despierto y proponer soluciones poco convencionales a cada aspecto de la vida

Si bien realizar estos actos no garantizan un cambio inmediato en el pensamiento del individuo, sí se convierten en el camino para salir de manera consciente de la pequeña burbujas de conceptos en la que vive cada persona. Es por ello que cuánto más se exponga el sujeto a experimentar nuevas cosas, más amplia será la capacidad de discernimiento del cerebro y más elásticas las ideas que éste pueda generar.

 

Latin American Post | Krishna Jaramillo
Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…