fbpx

Un corazón palpita sobre el Cristo el Redentor: conozca esta iniciativa brasilera por la salud

Con una acción que marca el inicio de la campaña impulsada por el “Movimiento para Sobrevivir”, la estatua fue proyectada con imágenes relacionadas a riesgos para la salud cardiovascular

Un corazón palpita sobre el Cristo el Redentor: conozca esta iniciativa brasilera por la salud

El Cristo Redentor, la figura emblemática de Rio ubicada en la montaña Corcovado, fue proyectada con imágenes relacionadas a malos hábitos para la salud que aumentan el riesgo de diabetes tipo 2 e infartos de miocardio. 

Leja em portugês: Um coração palpita sobre o Cristo Redentor: conheça esta iniciativa brasileira pela saúde

Generalmente la estatua es iluminada en celebraciones o eventos especiales, pero esta es la primera vez que se ve latiendo un corazón sobre su superficie. 

Según un estudio publicado en la revista científica inglesa "The British Journal of Diabetes & Vascular Disease", el 80 % de las muertes de ancianos de más de 60 años con diabetes están relacionadas con cardiopatías en Brasil. Además, de acuerdo con la Agencia EFE, las enfermedades cardiovasculares en el país producen 950 muertes diarias.

También le podría interesar: ¡Viva el Carnaval de Río!

La acción fue lanzada en el marco de la campaña impulsada por el “Movimiento para Sobrevivir”, conformado según el diario ABC por ocho entidades, entre sociedades médicas, organizaciones no gubernamentales y laboratorios farmacéuticos. 

El objetivo es fomentar comportamientos adecuados en las personas que padecen enfermedades cardiovasculares para aumentar y mejorar su calidad de vida. 

Marlene Oliveira, del instituto “side by side for life”, dijo para Reuters que esta es una señal de alerta: “Estamos en uno de los símbolos más grandes de nuestro país; podemos ver su corazón latiendo y podemos darle un vistazo a nuestra salud.”

Los organizadores dicen que las enfermedades cardiovasculares matan a más personas mayores de 65 años que el VIH, la tuberculosis y el cáncer de seno.

 

LatinAmerican Post | Luisa Fernanda Báez

Copy edited by Laura Rocha Rueda