fbpx

Latinoamérica: Este es el panorama de las ligas femeninas de fútbol

Algunas ligas femeninas de Latinoamérica han avanzado en desarrollo deportivo, lo que podría servir de ejemplo para otros países de la región. Sin embargo, todavía tienen mucho trabajo por delante

Las ligas femeninas de Brasil, Venezuela, Colombia y México son las más desarrolladas de América Latina, siendo las dos últimas las que están más adelantadas en el camino. Cabe destacar que el hecho de ser las de mayor desarrollo deportivo no implica que hayan alcanzado el nivel óptimo en todos sus esquemas o que sean sustentables económicamente. A nivel salarial, de infraestructura, patrocinios y transmisión, aún distan mucho de parecerse a sus contrapartes masculinas. Por otro lado, las ligas de Argentina, Uruguay, Perú y Chile aún tienen mucho trabajo por delante. Aquí te presentamos algunos de los principales retos de las ligas latinoamericanas femeninas:

Read in english: Latin America: This is the panorama of the female soccer leagues

Salarios

En Latinoamérica la brecha salarial es grande. El diario Chicago Tribune pone como ejemplo a la estadounidense Alex Morgan, la jugadora mejor pagada del mundo que percibía en Francia un salario de 650,000 dólares anuales, o los 600,000 de la brasileña Marta Vieira Da Silva, ambas jugadoras del Orlando Pride. Los salarios de Latinoamérica son bajos comparados con los descritos. Incluso hay países como Argentina en donde las jugadoras no perciben salario alguno, según el diario La Izquierda. La jugadora Ana Paola López comentó a ESPN: "Los hombres ganan tan bien que podría ser lo único que hagan en su vida. El fútbol deja ver la inequidad en salarios".

El problema con los salarios es que van más allá de una elevación, pues su aumento debe ir acompañado de la sustentabilidad de las ligas; es decir, que operen con buenos números económicos para poder mejorar los sueldos de forma natural. Tras el primer torneo de la Liga MX femenil, el presidente de dicha liga, Enrique Bonilla, manifestó al diario Medio Tiempo que operan en números rojos por la gran inversión necesaria para echar a andar el proyecto. No obstante, las jugadoras se han sentido en desventaja. Este es el caso de Alicia Cervantes del Atlas, quien renunció por el bajo salario de 750 dólares mensuales, según información de ESPN. En la liga colombiana las jugadoras de mejor sueldo perciben entre 1,400 dólares y 2,100 dólares mensuales, mientras que las que menos ganan obtienen entre 700 dólares y 1,400 dólares, según El Colombiano.

Lea también:  Galería: Las mujeres que han triunfado en el deporte pese a la discriminación

Infraestructura

La directora técnica Melissa Núñez, quien trabaja en la Liga MX femenil, dijo en entrevista con el diario Récord que "deberían de apoyar con educación y mucho más con casas club, donde puedan dormir y comer", en referencia a los salarios y otras necesidades de las jugadoras. Los clubes deben proveer las mismas oportunidades a ambas categorías. En los casos de la liga mexicana y la colombiana, los clubes femeninos están respaldados por los clubes existentes en las ligas masculinas.

El portal Medio Tiempo asegura que en Colombia la federación de ese país dio dos años de plazo a los clubes de la liga masculina para desarrollar su contraparte femenina, a partir de 2017. En México, para el torneo que recién comienza ya participan los 18 clubes en ambas ligas.

Con ello se abren espacios de entrenamiento y hasta los estadios para que los usen ambas categorías. A pesar de ello, la realidad de México, Colombia y Brasil no es la misma que la de los demás países de la región. El medio La Izquierda subraya el caso de Argentina, asegurando que las jugadoras deben entrenar por las noches con el peligro de la inseguridad y sin sueldos ni viáticos.

Patrocinios, transmisiones y masificación

El sitio El Colombiano cita a un experto en marketing que asegura que la liga colombiana debe desarrollar su industria del fútbol, es decir, los patrocinadores, las transmisiones, estrellas del extranjero y la afición. Hasta ahora los esfuerzos de la Liga Águila Femenina han dado buenos frutos y Medio Tiempo la pone como un proyecto pionero en Sudamérica. Incluso destaca sus contrataciones de extranjeras de Ecuador, Venezuela, Argentina, Costa Rica y Azerbaiyán para fortalecer la liga, cosa que hasta ahora no está en los planes de la liga mexicana.

Por su parte, la Liga MX femenil ha dado un salto enorme en su primer año, pues ha batido récords locales y globales sobre asistencia a partidos jugados por mujeres. La final más reciente entre Monterrey FC y el Club de Fútbol Tigres, ambos equipos de la ciudad de Monterrey, tuvo una asistencia de 38 mil 230 en la ida y 51 mil 211 en la vuelta, siendo los dos partidos con mayor asistencia en la historia del fútbol femenino mundial. En el top 10 se encuentran cinco partidos de la Liga MX, uno de la Liga Águila y uno del Campeonato Brasileño, según información del diario Marca Claro.

Esto demuestra que la afición ya está presente en los estadios, que ya hay público para las transmisiones de los partidos que están dispuestos a adquirir productos de sus estrellas femeninas. La marca Puma, por ejemplo, diseñó para el Club Deportivo Guadalajara Femenil una playera distinta a la del equipo masculino para tener imagen propia.

Sin embargo, las ligas de la región aún tienen mucho trabajo por delante. Las ligas de Colombia y México, además de las de Canadá y Estados Unidos, son los ejemplos a seguir para las demás. América Latina rompe poco a poco los prejuicios sobre la mujer en el fútbol y le da el lugar que le corresponde. El objetivo será que las condiciones de juego sean las mismas para hombres y mujeres.

 

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…