fbpx

Colombia: ¿Duque logrará un país en paz?

Entre los retos del nuevo mandatario colombiano, la continuidad de los diálogos de paz es una prioridad. El ELN está dispuesto a seguir negociando la salida al conflicto armado

Colombia: ¿Duque logrará un país en paz?

El gobierno de Juan Manuel Santos culminó y las conversaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) no alcanzaron un cese de fuego final. Aunque el objetivo inmediato era lograr un cese al fuego temporal, este tampoco se dio. Ahora, el nuevo gobierno deberá decidir si continuar con los diálogos de paz. El actual presidente de Colombia, Iván Duque, dijo en campaña que para continuar las conversaciones el ELN debía concentrarse y cesar con todas las hostilidades.

Read in english: Colombia: Will Duque be able to bring peace to the country?

La semana anterior, la ex canciller María Ángela Holguín visitó La Habana, lugar en donde se llevan a cabo las negociaciones. Holguín se reunió con el canciller cubano Bruno Rodríguez para tocar el tema de avance del proceso de paz, lo que hizo especular que el cese de fuego temporal se había logrado. Sin embargo, en la rueda de prensa posterior a este ciclo de negociación, los jefes negociadores de ambas partes dijeron que no se había logrado el punto esperado, pero que se dejaban las conversaciones lo bastante avanzadas y que el nuevo gobierno tendría que decidir su futuro.

Las negociaciones de paz quedan avanzadas no resueltas

El ciclo de conversaciones que culminó fue el número seis. Para el jefe del equipo de trabajo de participación ciudadana, Aureliano Carbonell, se logró organizar la inclusión de la sociedad civil en las negociaciones. Esto implica un gran cambio a una exigencia que no se dio en las negociaciones con las FARC. Dicho componente pretende involucrar a las mujeres, empresarios, campesino, grupos étnicos y sectores como el minero, el energético y el ambiental para darle solidez al acuerdo si este llega a darse, explica Carbonell al periódico Escambray.

Para Pablo Beltrán, jefe negociador del ELN, lo logrado en los seis ciclos anterior de negociación son unas bases fuertes para que el nuevo gobierno analice los avances y de continuidad al proceso. El ELN en la rueda de prensa manifestó su voluntad de mantener el diálogo con el nuevo gobierno. No obstante, hasta el momento el nuevo mandatario Iván Duque, no ha hecho pronunciamiento alguno al respecto.

Tanto el jefe negociador por parte del gobierno Gustavo Bell, como la Organización de las Naciones Unidas, están de acuerdo que el nuevo mandatario es quien debe decidir sobre la continuación de los diálogos. Bell, quien probablemente salga del equipo negociador, manifestó en la rueda de prensa que el presidente Iván Duque debe recordar que según la constitución “la paz es un derecho y un deber constitucional”, haciendo énfasis en que el nuevo mandatario debe pensar como líder de la nación.

Lea también: Colombia: El peligroso regreso del uribismo al poder

El nuevo presidente tiene la última palabra

El analista Alejo Vargas en entrevista con Radio Nacional de Colombia afirmó que, aunque el deseo era obtener el cese al fuego “es necesario que el presidente Iván Duque diga si está de acuerdo o no con lo que se está negociando, y si hay que hacer cambios se hacen antes de implementar un acuerdo”. Vargas hace alusión a lo prometido en campaña por Duque, quien aseguraba que de llegar a la presidencia haría modificaciones al acuerdo con las FARC.

Para Carlos Velandia, gestor de paz, es importante que el presidente Duque tenga en cuenta el clamor de regiones como el Chocó, el Catatumbo, entre otras, para tomar una decisión frente a los diálogos de paz. Velandia declaró que el presidente que inició su mandato el pasado 7 de agosto “debe recoger las ideas que se han trabajado, evaluar lo que se puede mejorar, de lo contrario sería retroceder y recrudecer la violencia”.

Para los jefes del ELN, las negociaciones quedaron entre dos gobiernos que piensan diferente. Pablo Beltrán en un video manifestó que “es un signo de amenaza a las negociaciones si no se reconoce lo que se ha logrado”. Para Beltrán, situaciones como un diálogo de paz deben ser políticas de Estado que el nuevo gobierno pueda modificar si así lo considera, pero sin dejar de lado el objetivo último: la paz.

Beltrán afirmó que las negociaciones han tenido altibajos, como el retiro de Ecuador como garante de las negociaciones o las críticas que se hicieron al cese de hostilidades del mes de diciembre. Pero la disposición de salir del conflicto de manera negociada está vigente. Ahora la tarea es del nuevo mandatario de seguir las recomendaciones de sus asesores y decidir si quiere darle continuidad al proceso. No obstante, hay que tener en cuenta que, para la ONU y el equipo negociador del gobierno saliente, Duque es quien debe decidir la continuidad.

 

LatinAmerican Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…