fbpx

La luz artificial ya no deja ver el cielo nocturno

Estos dos países latinoamericanos hacen parte de las naciones más contaminadas lumínicamente. Conoce aquí cuáles son

La luz artificial ya no deja ver el cielo nocturno

En la actualidad, muchos tipos de contaminación llaman la atención de la población mundial, pues es indispensable conocer estas fuentes contaminantes para poder hacer algo al respecto. Una de estas formas es la contaminación lumínica, la cual afecta a la mayoría de las zonas habitadas por el hombre.

En 2016, Business Insider publicó un artículo de los países más contaminados lumínicamente en el mundo. La publicación revelaba que algunas de las zonas más pobladas del planeta ya no experimentan la oscuridad nocturna, lo que ocasiona que la humanidad poco a poco pierda la habilidad de ver las estrellas.

¿Qué pasa con Latinoamérica?

Según un estudio realizado por el Atlas Mundial de Contaminación Lumínica y publicado en Science Advances en 2016, el país con mayor contaminación lumínica en Latinoamérica es Argentina. Chile es el segundo país latinoamericano más contaminado y ambos países se ubican entre los primeros 20 a nivel mundial.  

Información más reciente publicada en el presente año por Buenos Aires Times da a conocer la situación actual que Chile experimenta debido a la alta iluminación en este país. En Chile se encuentra el desierto de Atacama al norte de Santiago, el cual posee las condiciones ideales para el estudio de las estrellas que atraen a astrónomos de todo el globo.

Aun así, el crecimiento de las ciudades y el uso cada vez más frecuente de la tecnología LED a la luz, aumenta la contaminación lumínica y amenaza el trabajo de los observatorios instalados en esta región. Este medio de comunicación menciona que para el año 2020, Chile albergará el 70% de la infraestructura astronómica mundial, gracias a que cuenta con uno de los cielos más oscuros del mundo.

Sin embargo, en comparación con el final de la última década, el deterioro del cielo de esta zona ha aumentado un 30%. Por eso, es indispensable establecer mecanismos para reducir el incremento de las luces artificiales.  

Lee también: ¿Qué tienen en común la Patagonia y las montañas colombianas? Dos festivales verdes imperdibles

¿Qué hacer?

Como medida de prevención al problema lumínico, el científico Pedro Sanhueza dirige la Oficina Técnica para la Protección de la Calidad del Cielo (OTPC) para darle a conocer a los habitantes del norte de Chile los impactos negativos de la contaminación lumínica en zonas como Antofagasta, Coquimbo y La Serena. 

El Buenos Aires Times menciona diferentes estrategias que se han implementado en el Observatorio Paranal para disminuir los efectos adversos de las fuentes de luz humanas, como:

  • Los vehículos que transitan alrededor del observatorio tienen prohibido todo menos las luces de estacionamiento
  • Las residencias de los astrónomos en la base, a 2,635 metros (8,645 pies) sobre el nivel del mar, tienen poca luz, para evitar interferir con la observación de las galaxias

Aun así, el crecimiento urbano en las ciudades cercanas afecta de forma radical la astronomía de esta área y ya se evidencian dificultades para realizar observaciones a 20 grados sobre el horizonte, según declaraciones del jefe del Observatorio de Tololo, Chris Smith. Aunque se promueven diferentes estrategias de prevención y disminución de contaminación lumínica, se teme que exista la posibilidad de cierre de estos observatorios chilenos.

Esto se plantea debido a precedentes como el del Observatorio de Monte Palomar en California, que ha tenido que reducir drásticamente sus actividades debido a la contaminación lumínica de Los Ángeles.

Consecuencias

Según este medio, entre 300 millones y 1 billón de aves mueren al año a causa de este tipo de contaminación, además de desperdiciar miles de millones de dólares en países como Estados Unidos. Asimismo, Europa tiene la peor contaminación lumínica del planeta. De hecho, casi todo el continente se halla en un brillo nocturno ininterrumpido.

LatinAmerican Post | Camila Peñaloza

Copy edited by Diana Rojas Leal

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…