fbpx

Los extraños hábitos de los directores técnicos de fútbol

Carlos Salvador Bilardo, Joachim Löw y Maurizio Sarri no solo destacan por sus logros deportivos, también lo hacen por sus extrañas costumbres

Los extraños hábitos de los directores técnicos de fútbol

 

 

 

El mundo del fútbol tiene varios protagonistas cuyas actividades extradeportivas también añaden colorido al balompié universal. Cuando de excentricidades se trata, los futbolistas suelen ser siempre quienes están en la mira. Sin embargo, los entrenadores también son representantes de singulares costumbres que llaman la atención. En LatinAmerican Post repasamos algunos casos.

Bilardo y la escenificación de cábalas

Tal vez el entrenador más excéntrico de todos los tiempos es el argentino Carlos Salvador Bilardo, quien tenía como singular costumbre repetir cuanta cábala tuviera el equipo, así tuviera que escenificarla. “Fue enorme la cantidad de cábalas que teníamos. Nosotros éramos casi una secta en la que Carlos Bilardo era el gurú. Por ejemplo, yo ponía un caramelo en el medio de la cancha antes de empezar a jugar cada partido", afirmó Ricardo Giusti, quien jugó para la Selección de Argentina en los Mundiales de 1986 y 1990, al medio argentino La Nación.

"Pero eso no era nada; tomábamos mate siempre a la misma hora, en el ómnibus íbamos en los mismos asientos, escuchábamos la misma música y cuando faltaban pocas cuadras poníamos un tema determinado. Hoy me resulta increíble que hiciéramos todo eso pensando que así íbamos a ganar un partido o un campeonato. El cuerpo técnico estaba tan compenetrado con las cábalas que no había ninguna posibilidad de romperlas u olvidarnos de alguna de las miles que teníamos”, continuó.

Otros medios como Fox Sports retratan algunas de las cábalas más raras de Bilardo. Un teléfono público tenía que sonar cuando terminaban los masajes, salir a la cancha en un orden determinado, todo el equipo besó a su novia antes de un partido en 1990, entrenar los festejos de los goles, no tocar las valijas, acostarse a una hora determinada, llamar a familiares en una hora determinada, pedir prestado el dentífrico a sus compañeros y hasta comer comida chatarra rutinariamente son algunas de las cábalas que tenía Bilardo.

Joachim Löw y sus costumbres poco higiénicas 

El entrenador que llevó a la Selección de Alemania a su cuarto título de la Copa del Mundo en 2014, Joachim Löw, tiene costumbres no muy higiénicas que han dado la vuelta al mundo desde hace años. El entrenador alemán suele tener reacciones poco agradables a la vista de los demás, pues suele rascarse la entrepierna debajo del pantalón, tocarse las axilas transpiradas y hasta sacarse los mocos sin ninguna censura.

Lee también: ¡Desde escritores hasta cantantes! 8 deportistas latinos que se destacan en otras profesiones

En 2016, en un partido entre Alemania y Ucrania válido por la Eurocopa, Löw metió su mano en su pantalón, se rascó y luego llevó su mano a la nariz, lo cual fue criticado por el mundo entero. “He visto el video, lo siento, pero ha sucedido. Durante los partidos hay mucha adrenalina, estoy muy concentrado y se hacen ciertas cosas de manera inconsciente. Intentaré comportarme mejor”, declaró Löw en rueda de prensa.

Sin embrago, en esa ocasión dichas costumbres antihigiénicas fueron minimizadas por Lukas Podolski, jugador alemán. “Creo que el 80% de ustedes y yo mismo a veces nos rascamos los huevos", afirmó Podolski en rueda de prensa.

Sarri y su adicción al cigarrillo genera cambios

El italiano Maurizio Sarri, recientemente entrenador del Chelsea tras abandonar el Napoli, está teniendo un serio problema: no tiene las mismas libertades para fumar en Inglaterra como sí las tenía en Italia. Esto se debe a que el país británico prohíbe fumar en todos los campos e instalaciones deportivas. “Sarri es fumador empedernido, se dice que fuma unas cuatro cajetillas diarias”, explica el diario español AS.

Sarri no pudo fumar en el primer partido de la Premier League, por lo que decidió masticar el filtro de un cigarrillo para apaciguar sus ganas de nicotina. El Chelsea, afanado por encontrar una solución para que su nuevo entrenador pueda dirigir tranquila y eficazmente, buscará un espacio en su estadio, el Stamford Bridge, para que Sarri pueda fumar sus más de 80 cigarrillos por día.

“A los funcionarios del club se les ha encomendado la tarea de encontrar una manera de proporcionar un área en la que él pueda obtener su nicotina”, afirma el medio británico Mirror.

Los entrenadores de fútbol, a pesar de tener una imagen de seriedad y liderazgo, también pueden tener costumbres algo alejadas de la normalidad. Entrenadores como Jürgen Klopp, Marcelo Bielsa, Raymond Domenech, José Mourinho, Alex Ferguson, Miguel "El Piojo" Herrera, Diego Maradona y Pep Guardiola, entre muchos otros, también son entrenadores que ofrecen condimentos extras a la ardua labor de los entrenadores en el mundo del fútbol.

LatinAmerican Post | Javier Aldana

Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…