fbpx

UEFA Nations League: una apuesta innovadora del fútbol europeo en pro de las selecciones

Paridad, emoción de competición oficial, mayor interés de los hinchas y mejores ingresos, lucen como los puntos más importantes para la creación de esta competición

UEFA Nations League: una apuesta innovadora del fútbol europeo en pro de las selecciones

Europa se sacude. La UEFA Nations League intenta desde esta fecha FIFA de septiembre calar en el gusto de los aficionados, jugadores, y directivos. Adiós a partidos amistosos “sosos” que no elevaban el nivel de competitividad (a juicio de la UEFA) y bienvenida esta especie de liga, que además ha sido clasificada en cuatro niveles, de acuerdo al ranking de los participantes y que se asume con el objetivo de que sea ventajoso para el fútbol en el viejo continente. En LatinAmerican Post colocamos sobre la mesa cuales podrían ser los aspectos positivos de esta apuesta.

Lo primero que se debe decir es que la UEFA Nations League no eliminará por completo los amistosos de fecha FIFA, pero si reemplazará a la mayoría de estos. El organismo que rige el balompié en Europa, permitirá a las principales selecciones de su jurisdicción, como por ejemplo Alemania, Francia, Inglaterra o España, jugar amistosos fuera de las fronteras europeas, principalmente sudamericanas.  Estas selecciones, y otras nueve más, encuadradas en la Liga A, participarán en grupos de tres selecciones para tener la libertad de jugar amistosos con combinados nacionales no europeos.

La principal razón

Pero, ¿qué fue lo que motivó a la UEFA a implantar la Nations League? El organismo, según Es.Uefa.com hizo consultas previas entre las federaciones y entrenadores y el resultado en relación a los tradicionales amistosos no fueron nada alentadores, pues la consideración final apuntaba a falta de competitividad deportiva. En el nuevo torneo, podrá apreciar desde el primer día partidos como Alemania vs Francia, Portugal vs Italia o España vs Inglaterra, amparados en la motivación que genera participar en una competición oficial.  En la teoría, mayor competitividad.

Mayor posibilidad de jugar la Euro

De acuerdo a Uefa.com, las selecciones situadas de mitad de ranking hacia abajo tendrán en la Nations League una forma adicional de clasificación para la fase final del Campeonato de Europa de la UEFA, el próximo a jugarse en varias sedes en 2020. Por ejemplo, las naciones con menos coeficiente, que en este caso son las últimas 16 del escalafón europeo tendrán garantizada una de las 24 plazas que dan acceso a la Eurocopa.

Quizá te interese leer: El VAR se apoderará de la UEFA antes de lo esperado

Ventajas y desventajas

Hoy, no podemos determinar con exactitud qué tan bueno o que tan malo pueda ser esta apuesta, pues es el tiempo el que termina dando las respuestas más claras, pero lo que si podemos hacer es evaluar las ventajas y desventajas que puede generar esta naciente competición.

Desde LatinAmerican Post consideramos  que la principal ventaja se ve reflejada en las selecciones más débiles como Escocia, Hungría, Noruega, Rumania o Bulgaria, pertenecientes a la Liga C, las cuales ya pueden aspirar a competir de igual a igual por un puesto en la Euro pues entre las mencionadas hay mucha igualdad. En una eliminatoria tradicional es más difícil, pues allí, con algo de suerte les correspondería jugar como mínimo contra una de las grandes potencias.  

La segunda ventaja desde nuestro punto de vista, pero no por ello menos importante, se vería reflejada en los aficionados, el alma de este negocio. Un torneo oficial genera mayor expectativa que un partido amistoso, los principales jugadores difícilmente se negarán a jugar como si pasa en los amistosos y sus presencias, entusiasmarán en mayor medida a los hinchas.

El marcado interés por el fútbol de clubes, podría asimismo encontrar en corto plazo, un rival que también genere expectativa con mayor frecuencia. En Europa el fútbol de selecciones solo llama la atención en años pares, Eurocopa y Mundial. Ahora, con el campeón de la UEFA Nations League coronándose en años impares, el aficionado podrá ser más atraído que de costumbre por el fútbol de selecciones.

Por supuesto, en LatinAmerican Post no olvidamos un aspecto fundamental: la rentabilidad. Es una apuesta que no tiene garantizado el éxito pero que en los estudios iniciales pinta bien desde lo económico. Será un evento oficial, en el que se comercializarán los derechos de transmisión televisiva, que llevará a más hinchas con tiquet pagado a los estadios y que generará el marketing acorde a un evento oficial. Si funciona, los ingresos serán mucho más altos en relación a los amistosos de fecha FIFA.

Si todo funciona como la UEFA lo tiene estipulado la única desventaja que apreciamos en LatinAmerican Post es un posible choque en las relaciones con los clubes. Con los amistosos fecha FIFA, los jugadores tenían cierta potestad de decidir si acompañaban a sus selecciones más allá de la convocatoria y si asistían, no se jugaba con la misma intensidad o compromiso.

En fases finales de ligas domésticas o Champions League el asunto empeora. Cada quien vela por sus intereses y el futbolista es el que les da vida a las competiciones. Sobre todo, los grandes clubes y en momentos cumbres de la temporada (cuando haya fecha FIFA y se juegue UEFA Nations League) no estarán muy tranquilos si una de sus estrellas se lesiona jugando para su equipo nacional. Es un aspecto que se debe depurar con el tiempo.

Finalmente, retomamos el tema de la paridad, que en ciertos casos puede ser una desventaja. El separar a la UEFA Nations League en Ligas A, B, C y D, de acuerdo al nivel de las selecciones, asegura mayor equilibrio en los partidos, pero muy poco interés para el resto de mundo cuando se trate de presenciar juegos como los de la categoría D, en los que entre otros combinados nacionales usted podrá ver a Georgia, Azerbaiyán, Armenia, Gibraltar, Malta o Islas Feroe, por mencionar algunos.

 

LatinAmerican Post | Equipo Editorial