fbpx

La decadencia de Unasur: El rechazo a la nueva sede en Bolivia

La edificación, que costó más de 60 millones de dólares, está ubicada en una ciudad con un índice de pobreza del 45%, según el Instituto Nacional de Estadística del país

La decadencia de Unasur: El rechazo a la nueva sede en Bolivia

El gobierno de Evo Morales busca evitar que la Unasur de su último aliento como organización regional. Para eso invirtió más de 60 millones de dólares en la construcción de una nueva sede de su Parlamento en suelo boliviano, una edificación que ha despertado la crítica de distintos sectores locales y regionales.

Read in english: Bolivia: Why people reject the new headquarters of UNASUR?

Pese al esfuerzo, hay quienes consideran que esta megainversión no tendrá ningún efecto paliativo para la organización, pues Colombia, Paraguay, Argentina, Brasil, Perú y Chile, seis de sus 12 integrantes, anunciaron que no continuarán en la Unasur. Por ahora, Ecuador, Surinam, Guyana, Uruguay y Venezuela siguen integrando la Unasur.

Rechazo en Bolivia

La oposición política boliviana ha reaccionado de inmediato por el gasto de esta construcción. El diputado y jefe nacional del partido Nueva Alianza Bolivia, Amilcar Barral, criticó la inversión en su cuenta de Twitter.

Según él, "gastan 400 millones (de bolivianos) en la construcción de infraestructura de la Unasur, una institución que está a punto de desaparecer por el alejamiento de varios países. El presidente lo inauguró y dice él que servirá para movimientos sociales, ampliados, matrimonios, promociones y demás".

“Solo una sugerencia: este edificio es inmenso. Tiene helipuertos para cuatro aeronaves, ¿por qué no lo habilitamos como hospital?”, sugirió el parlamentario opositor.

Incluso se estima que con ese gasto de más de 60 millones de dólares se hubiera podido construir un hospital de tercer nivel, un centro de salud en el país que la misma Unicef califica como uno de los más pobres de América Latina. “De hecho, el principal problema social de Bolivia es la desigualdad en la distribución del ingreso y la riqueza”, describe Unicef en su página web.

Pese a estas circunstancias, el presidente Evo Morales optó por hacer la inversión para Unasur sin la certeza de que el organismo continúe sus actividades ahora que los grandes países que lo integraban ya no están. Otro elemento se suma a su decisión: la sede se encuentra en la localidad de San Benito, Cochabamba, ciudad en la que la pobreza se encuentra en al menos 45%, según el Instituto Nacional de Estadística del país.

Lea también: Cada día la escasez y la falta de medicamentos matan a niños venezolanos

¿Causa regional o movimiento ideológico?

Unasur tiene sus orígenes en 2004, en la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN), que luego pasó a llamarse Unión de Naciones Suramericanas. Tiene 21 objetivos específicos, entre los que destacan la cooperación económica, el desarrollo y la educación.

Sin embargo, ante la circunstancias político-económicas que giraron en torno a algunos de sus principales fundadores, como Rafael Correa, Hugo Chávez, Néstor Kirchner, Luiz Inácio Lula Da Silva y Evo Morales, se tiene la creencia que más que un organismo de unión regional es un ente político a merced de los líderes de izquierda que lo integran o que lo integraron.

Según el politólogo Deyson Padrón en entrevista con LatinAmerican Post, "Unasur nace con el objetivo de lograr una integración equitativa y justa de las naciones suramericanas. Sin embargo, el objetivo real de dicha creación era bloquear y evitar a toda costa la influencia de la política exterior de Estados Unidos en la región".

"Esto fue, sin duda, una de las más acertadas estrategias de política internacional reciente, surgida del Foro de Sao Paulo bajo la influencia ideológica de Cuba, con Hugo Chávez como instrumento, gracias a la enorme chequera petrolera que manejó durante los años de mayor bonanza", explicó.

"Lo anterior descrito puede contrastarse sin objeciones al revisar los logros y objetivos del organismo a lo largo de sus 10 años de existencia: una agenda de intereses gubernamentales, con absoluto tinte político ideológico principalmente de los entonces presidentes Lula Da Silva, Néstor Kirchner y Hugo Chávez, más no intereses estatales ni alcanzar objetivos que beneficien a los ciudadanos”.

Te puede interesar: Latinoamérica: una región letal para los defensores de derechos humanos

Además de los intereses ideológicos, de acuerdo con Padrón, también hay intereses económicos “en muchos casos de negocios poco transparentes entre los representantes de los países, la justificación de las violaciones a los derechos fundamentales en las naciones y en general al sostenimiento de regímenes autoritarios que buscan perpetuarse en el poder a través de ‘jugarretas democráticas’”.

Junto a Padrón está la senadora opositora boliviana María Lourdes Landivar, quien declaró en un video difundido por la Bancada Unidad Democrática en la Cámara de Senadores de Bolivia que “este fue un ente creado por Hugo Chávez. Su primer secretario general fue Néstor Kirchner quien es el símbolo de la corrupción en Argentina. Eso es Unasur, un ente creado para respaldar y beneficiar únicamente a regímenes autoritarios y respaldar a dictaduras como la de Cuba y Venezuela”.

Así es la nueva sede del Parlamento de Unasur en Bolivia

 

LatinAmerican Post | Jhon González

Copy edited by Diana Rojas Leal 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…