fbpx

¿Subir el Everest en bicicleta? ¡La locura ciclística que mueve al mundo!

El Everesting es la nueva modalidad de ciclismo, que se expande cada vez más. LatinAmerican Post te muestra en que consiste este exigente reto 

¿Subir el Everest en bicicleta? ¡La locura ciclística que mueve al mundo!

El mundo cambia constantemente en todas sus actividades y el deporte en cualquier disciplina, en este caso el ciclismo, no es la excepción. Cada vez son más las especialidades deportivas que surgen de la mezcla de otras más tradicionales y generalmente, implican mayor desgaste físico. Desde finales de 2016 se puso de moda el Everesting, una modalidad muy exigente sobre bicicleta.  

Read in english: Climbing Mount Everest in a bicycle? The new trend among cyclists

Lo primero que debemos aclarar es que el Everesting sí está relacionado con el Monte Everest, pero no significa que se deba escalar en bicicleta, ya que es técnicamente imposible por las condiciones del camino. Eltiodelmazo.com explica que el Everesting se debe hacer en un día y que la meta es alcanzar los 8.848 metros de desnivel en bicicleta, que es el equivalente a subir el popular Everest.

A su vez, Planeta Triatlón lo define como una salida en bicicleta con un desnivel acumulado superior a la altura del Everest, los ya mencionados 8.848 metros. En resumidas cuentas, es subir montaña hasta acumular esos más de ocho kilómetros de desnivel.

El propio Planeta Triatlón ofrece explicaciones más detalladas sobre la modalidad. Es importante saber que los recorridos pueden ser de cualquier longitud y sobre cualquier tipo de montaña, pero el competidor debe seleccionar una sola montaña obviamente, que corresponda a un solo trayecto.

Otros dos puntos relevantes de esta práctica es que no se permiten los recorridos en vueltas circulares, y que el descenso se hace por el mismo camino por el que se subió. Finalmente, el ascenso no puede quedar a medias y solo dos modelos de bicicletas están autorizadas para subir: las de carretera y las BTT. No se le ocurra jamás intentarlo con una eléctrica.

Al respecto, Todounmountainbike.net es un poco más amplio y señala que este reto se puede cumplir sobre una bicicleta de carretera, de montaña, de ciclocross o inclusive hasta de BMX, sin importar el número de veces que se tenga que subir un puerto o la altura del mismo para conseguir el objetivo.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Juanvallef (@juanvallef) el

 

¿Dónde nació?

De acuerdo al portal Eltiodelmazo.com, el Everesting surge del nieto, George Mallory de George Leigh Mallory, un escalador británico pionero en intentar alcanzar la cima en el Everest del Himalaya. Mallory falleció en su tercer intento en 1924 pero algunas versiones aseguran que sí llegó a la cima, aunque no fue comprobado oficialmente. Quien sí se ganó el título de primer conquistador oficial del Everest, fue el neozelandés Edmund Hillary en mayo de 1953 junto al nepalí Tenzing Norgay.

La iniciativa de Mallory fue replicada rápidamente en el mundo por el ciclista holandés Andy Van Bergen. La publicidad, más la de la Fundación Strava, han hecho el resto y ya este reto deportivo es una realidad, además de tener unas reglas muy sencillas. Tienes que acumular 8.848 metros de desnivel, los cuales pueden ser en las ascensiones que sean necesarias. De hecho, en cualquier punto del mundo usted puede marcarse su Everesting.

Quizá te interese leer:  Iván Ramiro Sosa: ¿La nueva joya del ciclismo latinoamericano?

¿Quiénes lo han logrado?

De acuerdo a BBCMundo.com, el ciclista chino, JJ Zhou, se convirtió en el primero en completar el trecho en las mismas faldas del Everest, pedaleando a una altura promedio de 5 mil metros. Haciendo referencia en el artículo a lo exigente que es lograrlo, pues en las etapas más complicadas de eventos como el Tour de Francia, el Giro de Italia o la Vuelta a España, se escalan lentamente altas cumbres de 3.000 metros de altura.

La mencionada publicación puso como ejemplo al ciclista español Javier San Emeterio, quien logró un Everesting en octubre de 2016 en Madrid. Fueron 15 subidas a Morcuera en 13 horas, una distancia de 268 kilómetros y 9.921 calorías gastadas para totalizar 9 mil metros de desnivel.

Otro ejemplo lo resalta Diario Vasco, que además cita un dato muy interesante y es que, en algunas etapas de las grandes competiciones de ciclismo, los profesionales rondan entre 4.000 y 5.000 metros  desnivel. Otro ciclista español, Néstor Arana, consiguió el Everesting en 2016, subiendo en 21 ocasiones y un poco más, la montaña de Erlaitz.

Poco antes de volver a intentarlo, señaló “poner 51 Erlaitz uno detrás de otro supone 385 kilómetros, entre 35 y 40 horas. La anterior experiencia fue de 150 kilómetros y once horas. Esta vez las cifras son mucho mayores. Me pondré un ritmo más bajo. La idea es subir tranquilo e ir haciendo algunas paradas cada diez ascensiones, más o menos”.

Arana ya ha ganado popularidad en lo que respecta a retos deportivos, tras su Everesting en 2016, y el reto 10.000 y luego los 540 kilómetros en 18 horas en 2017, aunque asegura que no lo hace por convertirse en una figura reconocida. “Nunca tengo la intención de hacer otro reto al año siguiente, aunque sí que ponerte un objetivo te ayuda a salir a andar en bici. Aunque nos encanta, hay días que no te apetece tanto y te ayuda a motivarte”, finalizó diciendo a Diario Vasco.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…