fbpx

Terribles consecuencias dejan terremotos y tsunami en Indonesia

Las primeras cifras oficiales hablan de 400 muertos, pero se espera sean más. La Unión Europea fue el primer organismo internacional en ayudar al país asiático 

La localidad de Palu, de 35 mil habitantes en la costa oeste de Célebes, fue la principal perjudicada tras la cadena de terremotos y el tsunami que azotaron a Indonesia el pasado 28 de septiembre. El primer reporte oficial alcanzó los 384 muertos, por lo que el vocero de la agencia de gestión de desastres, Sutopo Purwo Nugroho, solicitó "personal, voluntarios y material especializado", según Infobae.

Read in english: Indonesia: The consequences that the earthquakes and the tsunami leaves

El desastre natural acabó con edificios, casas y hospitales. El primer terremoto fue de una magnitud de 7,5 según el Instituto Geológico de Estados Unidos y registró una profundidad de 10 kilómetros. El segundo evento telúrico tuvo magnitud de 6.1 y provocó la muerte de una persona y dejó 10 heridos.

"Pensamos que decenas o cientos de víctimas todavía no han sido encontradas entre los escombros. El principal centro comercial de Palu (…) se derrumbó. El hotel Rua-Rua (…) se hundió, tenía 80 habitaciones y 76 estaban ocupadas", informó Purwo Nugroho, en declaraciones recopiladas por Infobae.

El mismo artículo aseguró que los hospitales que no fueron afectados no daban abasto con tantas víctimas y heridos, muchos de los cuales debieron ser trasladados a centros asistenciales de regiones cercanas. El voraz ataque natural desató horas después un tsunami con altura máxima de 1,5 metros en la costa de Palu.

Quizá te interese leer: ¿Cuánto costaron los desastres naturales en el 2017?

Testimonios y daños

Joko Widodo, presidente de Indonesia, anunció que el ejército sería desplegado para participar en las operaciones de búsqueda de las víctimas en la zona. Un centro comercial en Palu se derrumbó al instante, otras imágenes de la televisión internacional mostraban carreteras y aceras agrietadas.

A su vez, la agencia Es-Us.Noticias reportó 540 heridos y 29 desaparecidos, de acuerdo con los datos suministrados por Purwo Nugroho en una rueda de prensa de emergencia celebrada en Yakarta, agregando que no había reportes oficiales en ese momento de la localidad de Donggala, una de las más cercanas a Palu.

Los hospitales de Bhayangkara, y Undata Mamboro Palu con 161 y 141 fallecidos son registrados como los de más movimientos en las primeras horas posteriores al desastre, según la ya mencionada agencia. De igual manera se informó que solo están funcionando los aeropuertos de Poso, Toli-Toli, Luwuk Bangai y Mamuju, ubicados en la misma región.

ABC agregó que el tsunami se registró 80 kilómetros al sur del epicentro, luego del aviso de la Agencia de Meteorología, Climatología y Geofísica, que había emitido la alerta sobre olas que alcanzaban los tres metros. Pese al terror, varios testigos de la tragedia grabaron el momento en el que el maremoto se acercaba a la costa indonesia arrasando luego, todo a su paso, y en medio del terror de quienes salvaron sus vidas.

La pronta respuesta de la Unión Europea

Europa Press aseguró que la Unión Europea (UE) ofreció ayuda a Indonesia, luego de expresar su pésame por la tragedia. El gesto de solidaridad llegó de parte de Federica Mogherini, representante de la Política Exterior de esa organización y de Christos Stylianides, comisario de ayuda humanitaria, quienes expresaron lo siguiente en un comunicado: "Cientos de personas han perdido sus vidas después de que otro desastre natural haya golpeado Indonesia".

Los mencionados dirigentes manifestaron sus condolencias generales en un "momento difícil", mediante un sentido homenaje a los servicios de emergencia que laboran "en condiciones muy difíciles". La ayuda de la UE se produjo gracias al sistema de satélites Copérnico, que tiene un servicio de mapas modernos listo para movilizar más asistencia si es necesario y que está a disposición de Indonesia, pudiendo ser seguido de cerca por Mogherini y Stylianides.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano
Copy edited by Marcela Peñaloza

 

 

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…