fbpx

Ana María Archila: la colombiana que cambió el caso de Brett Kavanaugh

Gracias a la intervención de la activista colombiana, el caso del senador Brett Kavanaugh tomó otra dirección

Ana María Archila: la colombiana que cambió el caso de Brett Kavanaugh

El viernes 28 de septiembre, la activista colombiana Ana María Archila estaba presente en las inmediaciones del Congreso Estadounidense. Desde hace año y medio, su tarea ha sido estar presente en ese lugar para que “la gente inmigrante tenga la oportunidad de expresar su opinión y de decir sus sueños”, como lo afirma a la emisora W Radio.

Estaba el día cuando el senador republicano Jeff Flake, quien tenía el voto decisivo sobre sí Brett Kavanaugh se convertiría en magistrado en la Corte Suprema, expresó su apoyo al senador.

Archila, junto con Maria Gallaher, a quien había conocido ese día y quien también estaba en desacuerdo con que Kavanaugh subiera a la Corte, decidieron esperar fuera de la oficina de Flake. “(...) El senador salió por una puerta diferente a la principal de su oficina (...) Vimos que los reporteros salieron a correr detrás de él y, aún no sé cómo, llegamos a las puertas del ascensor (...)”, según cuenta Archila al mismo medio.

De inmediato comenzaron a bloquear las puertas del ascensor, para poder confrontar al senador. En frente de las cámaras de diferentes medios, Ana María Archila comenzó a preguntarle el por qué había expresado su apoyo. “Conté mi historia de abuso sexual porque reconocía en la historia de la Dr. Ford que ella está diciendo la verdad. Lo que usted está haciendo es permitir que alguien que ha violado a una mujer se siente en la Corte Suprema”.

“Fui abusada sexualmente y nadie me creyó, usted está diciendo a todas las mujeres que han sido violadas, que simplemente deberían quedarse calladas porque con su apoyo usted está poniendo a una persona que ha violado en el poder”, interrumpió Gallaher de 23 años.

 

 

 

Quizá te interese leer: Corte Suprema de Justicia de EEUU: Esto pasaría si Brett Kavanaugh gana

Fueron alrededor de 5 minutos en los que las mujeres le reclamaban al senador sobre su decisión. Flake solo se le limitaba a escuchar mientras evadía la mirada de Archila y Gallaher. Por momentos solo atinaba a decir “gracias”. Con esta respuesta un periodista le reclamó: “Gracias no es una respuesta”. Otro que estaba presenciando el momento afirmó: “Puedes ser un héroe”, le espetó uno. Con una actitud incómoda, Flake solo respondió “Todos merecen una respuesta”, antes de que las puertas del ascensor se cerraran.

¿Quién es?

Ana María Archila es una colombiana que desde los 17 años se radicó en Estados Unidos. Su padre, fue un fuerte activista de los derechos humanos en los años noventa en Colombia. Pero debido a eso, tuvo que buscar refugio en Estados Unidos. Según El Heraldo “de él heredó ese altruismo y espíritu de lucha, pero especialmente la necesidad de construir una colectividad para avanzar hacia el cambio social”.

Así con 39 años, ha pasado los últimos 22, siendo una “defensora de los derechos civiles, el acceso a la atención médica, la equidad educativa y los derechos de los inmigrantes en el estado de Nueva York y en todo el país”, como lo menciona en la página web Center for Popular Democracy. De este modo, su objetivo es “crear espacios para que los que nos representan estén obligados a entender nuestros, sueños, nuestra humanidad, nuestras aspiraciones, y eso era lo que yo estaba haciendo ese día”, afirmó para la W Radio.

Archila fue abusada a los 5 años de edad, como lo aseguró al diario The New York Times. Además afirmó a ese mismo medio que: “Cuando se desató el movimiento #MeToo, pensé en decirlo, pero escribí cosas y las borré y finalmente decidí que no podía decir" Yo también "(...) Pero cuando el Dr. Blasey lo hizo, me obligue a pensar en eso otra vez”.

Por otro lado, inició su carrera como activista cuando participó en la organización Make the Road New York como Co-Director Ejecutivo. En 2013, Archila se unió a Center for Popular Democracy. “Una red de organización comunitaria con presencia en 30 estados en EEUU. Son más de 50 organizaciones comunitarias, en su mayoría de inmigrantes, comunidades afroamericanas, blancas y de clase trabajadora”, según El Heraldo.

¿Logró algo con la intervención?

Más allá de aparecer en varios medios y de recibir mensajes de apoyo y desacuerdo por redes sociales, Archila logró que el senador Flake hiciera una modificación en su declaración. Si bien por la mañana, había anunciado su apoyo al senador Brett Kavanaugh, por la tarde y después de casi una hora, “Flake debatió en privado con una larga lista de senadores demócratas y dos compañeras republicanas, los otros votos clave -Lisa Murkowski y Susan Collins-”, como lo afirma Economía hoy.

La solución planteada fue “que el FBI realice una investigación limitada, que dure no más de una semana, para conocer la verdad de los hechos" dijo en su discurso.

Ante esto, el comité que analizaba el nombramiento del senador, decidió optar por aplazar una semana la votación, dándole tiempo al FBI de realizar las investigaciones necesarias. Asimismo, Donald Trump (quien fue el encargado de nominarlo para el cargo) apoyó la decisión en un comunicado oficial:

"He ordenado al FBI que realice una investigación complementaria para actualizar el expediente del juez Kavanaugh. Como lo solicitó el Senado, esta actualización debe tener un alcance limitado y completarse en menos de una semana”.

 

 

Así, la acción de la activista colombiana tuvo grandes repercusiones en uno de los casos políticos más importantes de este año. Habrá que esperar el resultado de las investigaciones para determinar si el senador, acusado de abuso sexual por varias mujeres, será magistrado en la Corte Suprema.

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz
Copy edited by Marcela Peñaloza

 

Escucha éste artículo