fbpx

¿Hipocresía? Maduro muestra solidaridad a los migrantes hondureños

Los comentarios del presidente de Venezuela sobre la caravana de migrantes hondureños ignoraron el problema de inmigración de su país

 

 

 

¿Hipocresía? Maduro muestra solidaridad a los migrantes hondureños

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha hecho un llamado al presidente estadounidense Donald Trump, para que este permita la entrada a su país a los miles de migrantes hondureños que están estancados en la ciudad mexicana de Tapachula desde el 19 de octubre.

Read in english: Hypocrisy? Maduro shows solidarity to Honduran migrants

El domingo 21 de octubre, Maduro dijo a través de la cadena Venezolana de Televisión (VTV) que ve "con dolor" la situación de los casi 5000 migrantes que tratan de llegar por caravanas a México o Estados Unidos, para pedir asilo y buscar mejores oportunidades de las que les ofrece su país.

No obstante, varios sectores señalan la hipocresía que ésta solidarización de Maduro significa cuando se contempla la situación de la migración venezolana. Desde 2014, alrededor de 2.3 millones de ciudadanos venezolanos han emigrado hacia países vecinos, siendo Colombia, Perú, Ecuador y Brasil los que más inmigrantes han recibido desde entonces, según El País.

El mismo Maduro ha reconocido que muchos de sus compatriotas "cayeron en la mendicidad" y se han enfrentado a brotes de xenofobia en estos países. Pero el presidente es incapaz de reconocer la gravedad de la situación de la inmigración venezolana.

El pasado septiembre, el gobierno venezolano acusó a las Naciones Unidas de exagerar las cifras de migrantes y las estableció alrededor de 600 mil personas desde 2016. Además de eso, Maduro ha insistido que cifras como las de la ONU responden a intentos de establecer "una crisis humanitaria" que permitan justificar "un intervención" en Venezuela.

Compaginado con esto, el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, dijo públicamente que la caravana de migrantes hondureños fue organizada por grupos de izquierda financiada por Venezuela.

Aquí es clara una sola cosa: tanto el gobierno de EE.UU. como el de Venezuela instrumentalizan las catástrofes que tienen que vivir los migrantes, que huyen de la pobreza, la crisis económica y la violencia. Esta instrumentalización se da en razón de soportar los discursos de ambos lados en contra de tanto el socialismo como del capitalismo.

Te puede interesar: Honduras: La caravana de migrantes que desafía a Trump

Prueba de tal fenómeno es que en la misma intervención de Maduro por VTV, el mandatario responsabilizó a la naturaleza del sistema económico hegemónico capitalista por migraciones como estas. "¿De quién es la culpa? ¡Del capitalismo!", dijo. A su vez, Pence afirmó que al financiar la caravana, Venezuela está desafiando "la soberanía y las fronteras" estadounidenses.

Mientras los países siguen con este discurso, aún hay miles de hondureños en la frontera mexicana con afán de refugio. Así como hay millones de venezolanos buscando oportunidades en los países de la vecindad. Esto no se trata de resaltar cómo Trump, Pence o Maduro no pueden reconocer cómo es que sus gobiernos contribuyen a la inmigración.

El real problema es cómo hay un desprecio generalizado a los migrantes y cómo los gobiernos se esfuerzan por obstaculizar la llegada de estos a sus países. Sucedió con los venezolanos cuando en Perú y Ecuador se les pidió pasaporte, cuando Venezuela ya no los expide. Igual cuando México y Estados Unidos piden que los migrantes hondureños lleguen por "vías legales" a sus países.

La legalidad o ilegalidad de el arribo de un migrante no puede modificar lo que en el fondo es el problema, que estas personas huyen de pésimas condiciones sociales en sus países. La legalidad es un obstáculo disfrazado de requisitos burocráticos y al final, no blindan a los países de flujos irregulares de migrantes, pues esto de todas forman tratarán de entrar. Podrían resultar heridos, muertos o divididos por las autoridades migratorias.

En el contexto contemporáneo necesitamos nuevas formas de entender la migración, no sólo como un derecho humano o un comportamiento tan antiguo como nuestra especie. También es necesario entenderlo desde políticas públicas de los gobiernos que reciben a estas personas que buscan refugio.

 

LatinAmerican Post | Iván Parada Hernández

Copy edited by Diana Rojas Leal

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…