fbpx

Cadenas de WhatsApp: un enemigo fuera de control

Tres casos recientes de cadenas de WhatsApp que cobraron la vida de inocentes en algunas partes del mundo tuvieron un factor común

Cadenas de WhatsApp: un enemigo fuera de control

Las cadenas de WhatsApp son un enemigo fuera de control que están acabando con la vida de inocentes. Aunque la desinformación en ellas varía, en las cadenas que circularon entre julio y octubre de 2018, que provocaron linchamientos en tres países, hay un factor de desinformación común: el supuesto secuestro de niños. Estos son los casos:

Read in english: WhatsApp chain messages: an enemy out of control

India pierde a 20 inocentes

Horrorizados. Así quedó la compañía WhatsApp tras conocer que 20 personas perdieron la vida al ser linchadas en India. La razón de sus muertes: una cadena de WhatsApp que advertía acerca de una banda de secuestradores de niños en su zona. La realidad: las autoridades confirmaron que todo era mentira, reporta La Vanguardia de España. Los hechos sucedieron en julio de 2018.

¿Qué hizo WhatsApp? Con la presión del gobierno de India encima, la compañía tomó una decisión: apelar al control. Para lograrlo se enfocó en los grupos (lugar donde suelen circular las falsas cadenas) dándoles control a los administradores para que ellos ahora pudieran silenciar a todos los participantes, excepto ellos.

Con dicha medida, WhatsApp procuró que así se acabarán con las personas que generaban falsa información al bloquearlos del grupo. Además, las respuestas que den los miembros del grupo no podrán ser compartidas, sino únicamente por el administrador. Los cambios fueron anunciados por el mismo WhatsApp. Pero, ¿realmente funcionaron? No.

Cadenas de WhatsApp se llevan a 4 inocentes en México

Tan solo a un mes de lo ocurrido en India, las cadenas de WhatsApp cobraron la vida de dos campesinos (padre e hijo) en Puebla, México, lugar en el que fueron linchados y quemados el 29 de agosto. Un día después, una pareja que visitaba Tala, Hidalgo, murió a manos de la comunidad por una cadena de WhatsApp.

Las razones en ambos casos: posible presencia de secuestradores de niños. Tanto la Fiscalía del Estado de Puebla como la Fiscalía de Hidalgo manifestaron que los fallecidos no tenían antecedentes judiciales y que no eran culpables de ningún secuestro de niños, como lo reseña ADN 40 de México. La procuraduría de Hidalgo dio a conocer la falsa cadena de WhatsApp por la que habría muerto la pareja.

El venezolano discapacitado que mataron en una localidad de Bogotá

A finales de octubre de 2018, Maikel Mares, un joven venezolano, fue linchado por la comunidad del barrio Divino Niño en la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá. El detonante de su asesinato: una cadena de WhatsApp que advertía sobre venezolanos que estaban secuestrando niños.

De acuerdo con las autoridades, en información conocida de forma exclusiva por la Unidad Investigativa de El Tiempo, Mares era inocente y no tenía nada que ver con el secuestro de niños.

"El muchacho que mataron era cojito de la pierna izquierda, y por eso no pudo correr cuando la gente se le vino encima. Le daban patadas, le echaban piedra y le dieron puñal (...). La esposa trabajaba por días y él venía a comprar con moneditas cigarrillos, y hasta me quedó debiendo comida de sus desayunos. Hacía poquito habían venido de Venezuela y aunque debían el arriendo, él no se metía con nadie; fue una injusticia", señala un testimonio en poder de las autoridades revelado a la Unidad Investigativa de El Tiempo.

¿Cómo se podrían controlar las cadenas por parte de WhatsApp?

Teniendo en cuenta los anteriores casos, WhatsApp debería poner un filtro de comprobación a los usuarios antes de compartir información en su plataforma, sea en grupos o de forma individual, cuando haya un patrón común en las cadenas que sean catalogadas como generadoras de desinformación. Pero ¿cómo funcionaría?

Cuando el usuario reciba un mensaje (audio, texto o imagen) de otra persona en el que se informe un hecho y quiera compartirlo con otra, WhatsApp automáticamente le pedirá, a través de la apertura de una ventana, el link o el nombre del medio de donde procede la información. En seguida, WhatsApp le dirá a su usuario que tendrá que esperar unos minutos mientras se comprueba la veracidad de la información que se quiere compartir. 

De dicha manera, WhatsApp en alianza con Google, hará un rastreo del link o nombre del medio y la información que se le asocia (cadena de WhatsApp) en la web. Si la información es aprobada le saldrá un chulo verde, de lo contrario, le saldrá una X roja con un mensaje que podría ser: "WhatsApp identificó que el contenido que quieres compartir está catalogado como desinformación y no cumplió con el filtro de veracidad. Por lo tanto, no podrás compartirlo y será eliminado de la plataforma".

Los gobiernos dentro de sus programas de educación deben fomentar un tipo de lectura crítica, en el que se compruebe el dato, se debata en grupo y se conozca la opinión personal de quien lee frente a la información que está recibiendo. Esto con el fin de ampliar más el panorama educativo, pero de forma colectiva, saliéndose así del esquema bancario de la educación en la que sólo se acumula información por parte del estudiante.

Quizá, en el futuro, ese esquema de educación que nombro contribuya a acabar con las falsas cadenas de WhatsApp que hoy cobran la vida de inocentes.

 

LatinAmerican Post | Edwin Gustavo Guerrero Nova

 

* La opinión del redactor no representa la del medio

 

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…