fbpx

Julian Assange: Ecuador no costeará más al fundador de WikiLeaks

Los gastos de seguridad de Julian Assange han ascendido a USD $66.000 al mes para el gobierno ecuatoriano, por eso y más, va a tener que irse

Julian Assange: Ecuador no costeará más al fundador de WikiLeaks

El pasado 29 de octubre la juez Karina Martínez rechazó la acción de protección constitucional solicitada por Julian Assange, fundador de WikiLeaks. Esta acción había sido presentada por Assange en respuesta a la decisión de la embajada acerca de regular sus visitas, entre otros puntos.

Read in english: Julian Assange: Ecuador will no longer pay for his expenses

Por ejemplo, de acuerdo con la BBC, el gobierno ecuatoriano exige a Assange la limpieza de su baño y un mayor cuidado del gato que tiene como mascota, y advierte que a partir del 1 de diciembre del presente año la misión diplomática ya no costeará su alimentación, cuidados médicos y lavandería.

Esto a causa de “recortes en el presupuesto”. Igualmente, se le exige a Assange que se realice controles médicos trimestrales, los cuales él mismo deberá costear. Y se advierte que, de no cumplir con estas exigencias, perderá el asilo político.

De acuerdo con Assange y su abogado Carlos Poveda, la embajada ecuatoriana ha vulnerado sus derechos y a “transgredido derechos de la Constitución, entre ellos, los artículos referentes a la protección de personas, a tener una vida digna y a respetar su integridad física”, afirma el diario La Hora. Según Poveda, las prohibiciones y regulaciones impuestas a Assange son aún más estrictas que las que se dan en las cárceles ecuatorianas.

Así, el diario El Captor afirma que “el santuario de Julian Assange en la embajada ecuatoriana de Londres se ha transformado en una pequeña tienda de horrores”, pues en los últimos meses el fundador de WikiLeaks ha visto bloqueada, en gran medida, su comunicación.

Adicionalmente, la ciudadanía ecuatoriana que se le había otorgado para garantizar su protección de las fuerzas públicas británicas se encuentra en proceso de ser revocada. Assange también afirma que, a pesar de los fallos en su salud, se le ha negado la asistencia médica.

El asilo en la embajada le fue concedido en 2012 para evitar su extradición a Suecia para responder a cargos por delitos sexuales que finalmente fueron retirados, pues el fundador de WikiLeaks temía que una vez en Suecia fuese extraditado a los Estados Unidos. Por su parte, el gobierno británico ha afirmado que, a pesar de que Assange ya no es buscado en Suecia, si este sale de la embajada, será arrestado por violar las condiciones de su fianza.

Lea también: Arabia Saudita: el asesinato de Khashoggi perjudica la economía 

Razones económicas detrás de la situación de Assange

Las especulaciones de Rafael Correa y Christine Assange, madre del implicado, acerca de las intenciones del gobierno ecuatoriano de forzar a Assange a renunciar a su asilo político, cobran más sentido después de un informe publicado esta semana por el diario The Guardian. En él, se hacen públicos los costos extra que ha generado la situación del periodista al gobierno ecuatoriano.

El diario tuvo acceso a documentos confidenciales donde se establece que el gobierno de Ecuador ha gastado más de USD $5 millones en una operación (inicialmente llamada la Operation Guest y luego la Operation Hotel) para garantizar la protección de Assange. De acuerdo con el informe, el gobierno contrató a una compañía de seguridad y a varios agentes encubiertos para trabajar durante todos los días de la semana vigilando a los visitantes de Assange, el personal de la embajada y a la misma policía británica.

De igual modo, el documento afirma que se grabaron “con minucioso detalle” las actividades diarias del periodista. Así, los gastos de la seguridad de Assange, sin incluir su alimentación y cuidado médico, han ascendido a USD $66.000 al mes y durante el 2012 y el 2013 la operación costó a Ecuador alrededor de USD $972.882, pues la Secretaría Nacional de Inteligencia ecuatoriana (Senain) hizo uso de un presupuesto para “gastos especiales” para instalar cámaras de seguridad en la embajada desde algunas semanas antes de que el asilo político le fuera concedido a Assange.

 

LatinAmerican Post | Sofía Carreño

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha éste artículo

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…