fbpx

Todo lo que debes saber sobre la huella ecológica

Aquí te explicamos en qué consiste y los tipos de áreas en los que se estudia la huella ecológica

Todo lo que debes saber sobre la huella ecológica

Tomar la decisión de comer o no comer carne, trasportarse a determinado lugar, la compra de ropa nueva, el consumo de agua y de energía, aunque no lo creas, hacen meya en el medio ambiente. Y no se trata solo de ti, se trata de millones de personas que hacen a diario lo mismo y que sin saberlo están agotando los recursos naturales.

Read in english: Everything you need to know about the ecological footprint

En ese sentido, huella ecológica se refiere al impacto que los seres humanos ejercen sobre los recursos del planeta, que no necesariamente son renovables, sino que por el contrario se hacen menores, pues el consumo supera la velocidad en la que estos se pueden recuperar.            

La disputa por alcanzar un estilo de vida en particular, ya sea a través del consumo desenfrenado y mediante un sistema de producción inviable para el planeta, es altamente destructiva. El informe Planeta Vivo 2018, publicado por la WWF (Fondo Mundial Para La Naturaleza) coincide. En los últimos 50 años, la huella ecológica ha aumentado casi en un 190%, obligando a los ecosistemas de todo el planeta a enfrentarse a cambios importantes que de alguna manera ponen en jaque la flora y la fauna.

“Los patrones de consumo, en el vestuario, en lo kilos de carne que consumimos inciden en el tamaño la huella. No es un tema ligado necesariamente a los cambios en la forma de consumir de las personas, en realidad se trata de la sobrepoblación. Cada día somos más y los recursos son menos, cada día hay más explotación, más productividad industrial y más emisión de gases por la alta demanda de combustible” afirma Santiago Roa, ingeniero químico y biólogo de la Universidad de los Andes.

¿En qué áreas se mide la huella?

Medir el impacto que ejerce el ser humano sobre el planeta es una tarea compleja, pues esa suma implica tener en cuenta las variables en donde se ejerce algún tipo de labor humana. Por esto, la huella puede ser calculada en áreas como las tierras de pastoreo, productos forestales, zonas de pesca, tierras de cultivo, suelo urbanizado y carbono.

Lee también: ¿Qué debo hacer con mi basura electrónica?

Sin embargo, existen medidas que pueden ayudar a controlar el aumento de la huella. “Para reducir esos impactos hay varias alternativas. Por ejemplo, si vas a medir la eutrofización, que es la causa de la pérdida de oxígeno en el agua, la manera para contrarrestarlo sería dejando de usar detergentes que tengan sulfatos y remplazarlos por detergentes biodegradables. Ahora, si se mide la huella de carbono, que es la más sonada por el tema de cambio climático, tienes otras opciones: como no usar el carro, fomentar el uso del transporte público, no comer carne, etc . No obstante, esas medidas se deben ajustar a la realidad para lograr un balance. Si tú tienes una finca, puedes destinar una parte de ella al bosque, sembrando las especies nativas de la zona, con eso reduces la huella en zonas forestales. Claro, el ideal es no tocar los ecosistemas, pero eso no va a pasar”, afirma Mauricio Cote ingeniero químico con PhD en ecología industrial.

Ante la situación, ya son varias las industrias que se han acogido al concepto de carboneutralidad, que consiste en la cuantificación de los niveles de carbono para contrarrestarlos con otras acciones como la siembra de árboles.  Aun así, eso no implica que la huella desaparezca, pues incluso, el hecho de nacer, de respirar, produce una demanda para el planeta.

 

LatinAmerican Post | María Alejandra Gómez
Copy edited by Marcela Peñaloza

Escucha éste artículo

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…