fbpx

Niños violentos ¿Culpa del castigo físico y psicológico?

En un estudio reciente realizado por la Academia Estadounidense de Pediatría se afirma que el castigo físico es ineficiente. Conozca la razones 

Niños violentos ¿Culpa del castigo físico y psicológico?

A inicios de este mes, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) sacó un artículo de investigación en su revista Pediatrics llamado Disciplina Efectiva para criar Niños Saludables. El artículo, además de ser divulgativo, tuvo como fin actualizar las políticas que tiene la AAP respecto al castigo corporal, pues se reafirmó el desacuerdo que tiene la institución frente a este tema e hizo un llamado a la prohibición de estos métodos. En el artículo también se aborda la ineficacia del castigo verbal y las consecuencias que este trae consigo. 

Read in english: Does physical and psychological punishment form violent children?

La investigación cuenta con varios estudios en los que se demuestra que tanto el castigo físico como el verbal (avergonzar o humillar) son ineficaces, principalmente porque genera una respuesta a corto plazo generada por el miedo que les produce el castigo, lo que no significa que mejore su comportamiento a largo plazo. También el artículo hace incapié en que la ineficacia de estas formas de castigo tiene consecuencias graves, pues, según estudios realizados a más de 5000 niños por The Fragile Families y Childwood Wellbeaing Study, a futuro se generan comportamientos agresivos en los niño.

Por otro lado, estos métodos de castigo, además de afectar su parte emocional, pueden llegar a afectar su salud mental y las consecuencias pueden ser vistas en las etapas de preadolescencia y adolescencia por medio de problemas mentales y cognitivos. Entre otras consecuencias, el artículo también resalta las siguientes: "el castigo corporal en niños menores de 18 meses incrementa la probabilidad de lesiones físicas" y "el castigo corporal recurrente puede llevar a un comportamiento agresivo y a altercados entre padre y el niño, lo que puede afectar negativamente la relación padre-hijo".

Quizás le interese leer: ¿Proteges mucho a tus hijos? Descubre qué tipo de padre eres

También se resalta que el castigo verbal puede incrementar los niveles de estrés, o sea, un incremento de cortisol, y se ha demostrado que esto puede generar cambios en la anatomía del cerebro del niño y en su arquitectura. El castigo verbal, para la AAP, es visto como abuso psicológico y sus consecuencias se ven principalmente en conductas depresivas y problemas para relacionarse durante la etapa de adolescencia. 

Por último, la investigación comparte algunas estrategias para promover una disciplina efectiva y hace un llamado a los pediatras para que le expliquen a los padres las consecuencias del castigo físico y psicológico.

La AAP mantiene ante todo una posición firme: es necesaria la prohibición de los castigos físicos y psicológicos en niños. Para la institución hay esperanza en que se ha comprobado que los padres de generaciones más recientes han dejado atrás estos métodos, pero consideran que aún son muchos los niños que tienen que pasar por este tipo de castigos, por lo que buscan generar consciencia y un cambio drástico.

 

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero 

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha éste artículo


We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…