fbpx

¡No más plástico! El fique podría ser la solución

Escucha éste artículo

 

"Similares al plástico, a la vista y al tacto" es el lema de un emprendimiento que busca reemplazar las bolsas de plástico por un bioplástico biodegradable y compostable

¡No más plástico! El fique podría ser la solución

La contaminación por plástico es uno de los grandes problemas medioambientales que enfrenta el mundo hoy en día. Según Leo Heileman, director regional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en América Latina y el Caribe, cada año se utilizan cinco billones de bolsas de plástico y al menos cada minuto se compra un millón de botellas de este material.

Read in english: No more plastic! Fique could be the solution

Además, Heileman declara que "casi 70% o más van al medio ambiente o a vertederos y más de 13 millones llegan al mar cada año". Esta es una situación alarmante, pues si no hacemos algo pronto se estima que "para 2025 tendremos cerca de 12.000 millones de toneladas de desechos plásticos en los basureros y en la naturaleza". Frente a esto, en todas partes del mundo se están realizando proyectos para cambiar este panorama.

En Bogotá, Colombia, por ejemplo, se está desarrollando un emprendimiento con apoyo del SENA Tecnoparque y la Universidad Externado, con el que inicialmente se busca reemplazar las bolsas de plástico por un bioplástico creado a partir de varias fibras entre las que se encuentra la fibra del fique.

También conocida en otras partes del mundo como maguey o agave, esta es una planta que se siembra en varias regiones del país cafetero, la cual tradicionalmente se usa para hacer artesanías, como sombreros, mochilas y alpargatas.

Quizás te puede interesar: ¡Las larvas de escarabajo son el futuro!

De qué trata el proyecto?

Yeffer Guzmán es uno de los fundadores y desarrolladores de este emprendimiento que lleva el nombre de BioTalega, el cual actualmente se encuentra en proceso de ser patentada en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Bajo el lema Similares al plástico, a la vista y al tacto, este proyecto se trata de un biopolímero cuya fibra principal es el fique; aunque también tienen una amplia variedad de otras fibras que están evaluando. Según Guzmán, para hacer artesanías se utiliza la penca, la estructura de hojas del fique, de la que se extrae la fibra. Sin embargo, solo el 4% de esta se aprovecha y el resto se desecha, "muchas veces contaminando ríos".

Con su emprendimiento, afirma él, se estaría usando "casi el 95% de toda la estructura de la penca". Para Guzmán es sumamente importante sacar todo el máximo provecho de la penca de la planta y no solo para hacer artesanías, sino también para obtener un "bioplástico que permita reemplazar esa condición de los múltiples empaques que actualmente nos están contaminando con lo que es los derivados del petróleo".

El producto final que se busca es una composición transparente, similar al plástico al tacto. Actualmente todavía se está investigando y se están realizando distintas pruebas para alcanzar ese resultado esperado de un bioplástico que se caracteriza por ser biodegradable y compostable. Esto con el objetivo de "obtener cualquier forma que se pueda representar en un plástico".

Guzmán también menciona que además de esta nueva composición, obtuvieron una mezcla que reemplazaría el icopor, que se piensa es mucho más contaminante que el plástico.

¿Qué tan sostenible es el fique?

Comprometidos con el medioambiente, son varios los beneficios del fique que hacen este un emprendimiento sostenible, de acuerdo con Guzmán. Por un lado, es compatible con cualquier zona del país, ya que como se mencionó se da en varias partes de Colombia, como Risaralda, Santander y Antioquia. De hecho, explica él, en el país hay alrededor de 40 mil hectáreas sembradas de esta planta.

Por otra parte, no necesita mucha agua y no implica un tema de sostenibilidad para la parte alimentaria. Además, es fuerte a las enfermedades y sus cuidados son muy básicos. Sin embargo, hay un tema cultural muy importante que motivó este proyecto y es el hecho de que el fique ha sido utilizado históricamente en Colombia.

De acuerdo con él, este emprendimiento "surgió por una serie de inquietudes con respecto a unos temas ecológicos y algunos temas de empresas tradicionales que se están perdiendo en el país". De manera que con esta iniciativa no solo se busca generar un impacto positivo a nivel ambiental sino también social.

Esto se debe a que a través de este emprendimiento se fomentaría el trabajo de "pequeños agricultores que no quieren dejar perder esta tradición familiar", teniendo en cuenta que históricamente esta es una planta muy utilizada, aunque en los últimos años se ha reducido su siembra. De esta forma, con este proyecto se fomentaría la agricultura en el país, lo que según él le da esa dimensión de sostenible al proyecto.

 

LatinAmerican Post | Diana Laura Rojas Leal

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…