fbpx

 

 

¿Qué busca el Pacto Mundial de Migración presentado por la ONU?

Escucha éste artículo

 

El Pacto, que se llevaba preparando desde meses atrás y pretende ayudar a las víctimas de migraciones, no fue muy bien recibido por algunos países

¿Qué busca el Pacto Mundial de Migración presentado por la ONU?

Recientemente, la Asamblea General de la ONU aprobó un acuerdo denominado el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, en la cual tiene como objetivo “fomentar la cooperación internacional sobre la migración entre todas las instancias pertinentes, reconociendo que ningún Estado puede abordar la migración en solitario, y respetar la soberanía de los Estados y sus obligaciones en virtud del derecho internacional”, como lo expresa en informe oficial de la ONU.

Read in english: What is the Global Migration Pact sought by the UN?

Sin embargo, ¿esto qué significa? Pues bien, con este pacto se pretende mejorar las condiciones de los migrantes, en cuanto a derechos humanos se trata, para “enriquecer nuestras sociedades con su capacidad, humana, económica y social, y hacer así que les sea más fácil contribuir al desarrollo sostenible a nivel local, regional y mundial”. 

En otras palabras, mejorar la gobernabilidad frente a la migración y afrontar los desafíos asociados con la migración actual, así como respetar los derechos humanos del migrante e impulsar su reintegración al país de donde vino. Para comprender mejor lo anterior es mejor dividirlo en dos partes. Por un lado, está la situación del migrante, donde se propone hacer valer los derechos humanos, reconocerlos como otro y prestarle la ayuda necesaria para que se vuelva parte temporal del país por el que transita. 

Es importante resaltar que este pacto no busca que el migrante se quede, sino que vuelva a su país de orígen. De eso se trata la segunda parte, la cual busca que el país que genera las diversas crisis migratorias se comprometa a minimizar los riesgos que obligaron a las personas a salir en primera instancia.

Para lograr eso, las Naciones Unidas se comprometen a “invertir en programas que aceleren el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con el propósito de eliminar los factores adversos y estructurales que obligan a las personas a abandonar su país de origen, por ejemplo,mediante la erradicación de la pobreza”. Además pretenden “establecer o reforzar mecanismos para vigilar y anticipar la evolución de los riesgos y amenazas que puedan desencadenar movimientos migratorios o influir en ellos”.

El pacto fue acogido por la Asamblea General de Naciones Unidas el 19 de diciembre, donde se sometió a una última votación de ratificación. Si bien este pacto no es vinculante, cada gobierno es independiente y cada uno, puede implementar acciones de acuerdo a lo firmado. Lo importante aquí es que cada país se acoja al pacto pero respete la soberanía que tiene sobre sobre su país.

Quizá te interese leer: Así están las cifras del éxodo venezolano en Latinoamérica

Latinoamérica dice no

A pesar de que 160 países estuvieron de acuerdo, varios países se sumaron a Estados Unidos, que desde julio no había aprobado el pacto. Países europeos, como Austria, Eslovaquia, Hungría, Letonia, Polonia y República Checa, se negaron a este pacto. Por el lado latinoamericano, Chile, República Dominicana y Brasil cuestionaron la iniciativa.

El primer país se retiró del acuerdo a pesar de que ayudó a su construcción. Rodrigo Ubilla, subsecretario del Interior afirmó que, "Nuestra posición es clara: nosotros decimos que la migración no es un derecho humano. El derecho lo tienen los países de definir las condiciones de ingreso de los ciudadanos extranjeros", esto según el diario Público.

Asimismo, tanto el presidente chileno, Sebastián Piñera, como su gabinete, critican varios puntos del pacto, entre ellos el de ayudar económicamente a los migrantes, argumentando que 'este no debe ser obligación para los países de destino, sino para los de origen'.

Por otro lado, República Dominicana rechazó la iniciativa el 4 de diciembre, argumentando que “al momento de adoptar una decisión de esta naturaleza y envergadura, el presidente Danilo Medina toma en cuenta, por encima de cualquier otra consideración, el interés nacional a la luz de las condiciones particulares de nuestro país. Su primera y más importante prioridad es la seguridad y el bienestar de los dominicanos, así como la defensa de la Constitución y las leyes”, como se lee en las declaraciones oficiales. 

República Dominicana es una de las poblaciones más afectadas por la migración proveniente de Haití, y, según Carlos Miguel García en conversaciones con Pública, debido al alto número de personas que llegan al país, los dominicanos no estaban de acuerdo con pertenecer al Pacto. De esa porción se encontraban el sector empresarial, la oposición, entre otros. 

Por último, Brasil fue la gran sorpresa, pues ya hacía parte de los 160 países que habían firmado el Pacto. El encargado de dar la noticia fue Ernesto Araújo, futuro ministro de Exteriores, y quien puntualizó que el país no haría caso del pacto desde el 1 de enero de 2019.En redes sociales argumentó que, “la migración es bienvenida, más no debe ser indiscriminada. Tiene que haber garantías de protección tanto para los ciudadanos como para los inmigrantes”.

Los indecisos 

Bélgica, Bulgaria, Eslovenia, Estonia, Italia y Suiza necesitaron más tiempo para poder tomar una decisión, exactamente 72 horas. Sin embargo, en ciudades como Bruselas varias personas, las cuales fueron citadas mediante la red social Facebook, salieron a las calles para manifestar su descontento. Los manifestantes, ultraderechistas, repudian el Pacto Migratorio el cual ha resultado de mayor importancia pues, según Sputnik, “la semana pasada rompió la coalición de gobierno”.


A pesar de que, el pacto no es vinculante, varias controversias se ha generado en torno a ésta y de nuevo trae a la mesa el debate sobre las políticas migratorias dentro del mundo. Habrá que ver cómo los países adoptan las medidas para proteger los derechos humanos, pero más importante aún, es de suma importancia observar cómo las Naciones Unidas acompaña a los países que son culpables de crisis migratorias.
 

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…