fbpx

El “Plan Marshall” para Centroamérica

Escucha este artículo

 

Debido a la crisis migratoria, México está dispuesto a ofrecer soluciones que beneficien a la mayoría de países de Centroamérica

El “Plan Marshall” para Centroamérica

Ante la crisis migratoria centroamericana, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, tiene una gran estrategia para frenar a los migrantes de entrar a Estados Unidos, denominado como “Plan Marshall para Centroamérica” (llamado así por la reconstrucción europea después de la Segunda Guerra Mundial).

Read in english: The "Marshall Plan" for Central America

El fin de esta propuesta es ayudar a solucionar el problema desde la raíz. “Se trata de una iniciativa de 30.000 millones de dólares para invertir en la región y para recibir a los migrantes en México con visas, atención médica y empleos”, afirma The New York Times.

De igual manera, fue anunciado que los migrantes que sean deportados podrán esperar en México y solicitar una visa de trabajo, lo que significa para el gobierno mexicano el respeto por los derechos humanos de estas personas.

Ahora, la clave de este “Plan Marshall”, está en el desarrollo de la economía, no solo de México, sino de toda América Central. La inversión que se haga también irá hacia el sur del país, así como la creación de empleos para evitar la migración hacia la zona norte, como lo explica La Tribuna Hispana.

Música para los oídos

Es importante recordar que una de las características de la campaña presidencial de Donald Trump era su posición frente al tema de la migración, pues en varias ocasiones prometió a expulsar a todos los que no fueran de origen estadounidense. Durante, su gobierno ha sido una de las pocas propuestas que ha podido cumplir.

Una de las medidas más controversiales fue la de separar niños de sus familias, todo parte de su política de “tolerancia cero” a aquellas personas que fueran sorprendidas intentando entrar de forma ilegal a Estados Unidos. Así, y según Semana, por lo menos 2.300 niños fueron separados de sus padres y puestos a disposición de la Oficina de Refugiados. Ahí fueron llevados a centros de acogida, comparados  incluso con campos de concentración.

Frente a esto, la solución propuesta por AMLO resulta perfecta para Donald Trump. Debido a que no solo ayuda a cumplir la promesa de Trump, sino que trata de frenar la migración hacia el país norteamericano, para concentrarse en la generación de empleo en sus respectivos países.

Así, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, publicó en su cuenta de Twitter la carta que confirmaba que tanto Estados Unidos, como México realizaron un acuerdo por “35.6 mil millones de dólares a partir de enero de 2019. López Obrador también afirmó que 4.800 millones de dólares, de los cuales 2 mil serán destinados a la Frontera Sur".

Adicional a esto y según El País, “la Administración de Andrés Manuel López Obrador ha prometido además una inversión de 25.000 millones de dólares para los próximos cinco años en la región austral del país. Washington ofrecerá, aparte, 5.800 millones de dólares para mejorar la gobernanza e impulsar reformas institucionales en El Salvador, Guatemala y Honduras”.

 

 

Quizá le interese leer: AMLO: la Guardia Nacional acabaría con los problemas de México

No es un triunfo para Trump

A pesar de que esta inversión sea vista con buenos ojos por el gobierno de Trump, lo cierto es que tanto México como los países centroamericanos son los beneficiados. Con este tipo de acuerdos, México se hace sentir como el país que ya no está subordinado a lo que se diga por Estados Unidos.

Por el contrario, aporta nuevas soluciones en pro de sus vecinos, mediante la construcción e inversión para construir infraestructura, desarrollar el sector energético, entre otros. Además, los 25 mil millones de dólares serán usados para construir el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas. La inversión en esta última se debe a el interés de López Obrador en detonar y explotar la economía en 2019.

Sin embargo, dentro de estos formalismos nos se habló del polémico Muro que prometió la administración Trump. Frente a este tema, tanto a Trump como López no se han atribuido quien debe pagar su construcción, ya que casi siempre nombran al otro como responsable.

El as bajo la manga

Si por alguna razón no se llegara a firmar el acuerdo entre México y Estados Unidos, este último país tiene todas las de perder. México por otro lado podría contar con el apoyo de China o de Europa. En el caso de China, el país asiático ya se ha mostrado interesado en la construcción del Tren Maya.

Por otro lado, México demostraría que está dispuesto a ir con toda en el plan de desarrollo para frenar la migración. El uso de China como aliado, sería un golpe duro para los Estados Unidos y más cuando existen fuertes tensiones entre China y EE. U.U. Asimismo, The New York Times plantea que, “es recordarle que hay otro poderoso actor en la región que ha demostrado estar dispuesto a llenar el vacío que deje Estados Unidos: China”.

Además de China, Marcelo Ebrard ya se reunión con el embajador de la Unión Europea en México, Klaus Rudischhauser. Cómo lo dice El Sol de México, la Unión Europea “ve con interés este plan, toda vez que busca impulsar el desarrollo social y las oportunidades económicas en la región, a través de proyectos sostenibles, contribuyendo a prevenir las causas que originan los fenómenos migratorios".

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Vanesa López Romero
 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…