fbpx

Tenista y mamá al mismo tiempo: ¿se puede?

Escucha este artículo


A raíz de dos casos ocurridos este año con Serena Williams, la Asociación Femenina de Tenis (WTA) anunció modificaciones para beneficiar las carreras de sus tenistas

Tenista y mamá al mismo tiempo: ¿se puede?

El tenis internacional prepara dos cambios positivos para las mujeres en el 2019. Estos cambios surgen a partir del difícil año que tuvo la WTA, en el que dos temas, ambos relacionados con la antigua número 1 del mundo, Serena Williams, le obligaron a reflexionar de cara a la próxima temporada, algo que no se veía desde que se fundó la organización, en 1973. La idea es que los cambios le den seguridades a las tenistas que también quieran ser madres.

En el Roland Garros de 2018 se generó una polémica. Serena regresaba a un Grand Slam tras convertirse en madre de la pequeña Alexis Olympia y además de las dificultades que eso conllevaba, la normativa de la WTA le complicó más el panorama. Pese a que la maternidad es considerada una lesión, Williams debió jugar el torneo como invitada y con el puesto 451 de la clasificación mundial, ya que, cuando abandonó la actividad debido a su embarazo, su posición (la número 1) no se respetó.

El trato recibido fue criticado por la actual número 1 de la WTA, Simona Halep, quien reclamó consideración con las tenistas que hayan sido madres e incluso sugirió que se respetara el ranking previo de Williams. Pero la gota que derramó el vaso, fue la vestimenta que eligió Williams para jugar el torneo.

El Mundo de España lo recuerda. Malla larga negra, camiseta ajustada negra y una franja roja en la barriga. El cual, causó el enojo del presidente dela Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli. "Creo que a veces hemos llegado muy lejos. El conjunto de Serena de este año, por ejemplo, no será aceptado más. Hace falta respetar el juego y el lugar", explicó el dirigente, que aclaró que en Roland Garros no son tan estrictos como en Wimbledon con el tema del vestir.

 

Embarazo y vestimenta

Marketing Registrado apunta a la primera modificación: el embarazo. A partir del 2019, cuando las tenistas regresen a la acción tras dar a luz, podrán competir con su anterior ranking en los primeros 12 torneos de Grand Slam, lo que equivale a tres años.

El reglamento anterior obligaba a las tenistas madres a regresar a competiciones oficiales antes de los dos años de inactividad y solo ocho torneos con su clasificación previa a la ausencia. La misma normativa se aplicará en caso de lesión, sea cual sea.

En relación a la ropa, la WTA, según Marketing Registrado, anunció que todas las jugadoras, sin distinción, solo utilizarán pantalones o calzas de compresión sin necesidad de falda o vestido por encima de estas.

Para Cuatro.com, la decisión es justa, tomando como base lo complicado que es conciliar la carrera deportiva con la maternidad, Por ejemplo, atletas femeninas de otros deportes en los que se juega menos dinero que el tenis deben postergar su maternidad hasta culminar su carrera profesional, tirando así por la borda años de esfuerzo que las llevaron a sitiales de honor. En conclusión, la nueva medida fomentará la maternidad entre las tenistas porque reducirá el miedo o la desconfianza a no recuperar nuevamente su nivel anterior.

Quizá le interese leer: Naomi Osaka: ¿Qué viene después de vencer a Serena Williams?

¿Qué opinan las protagonistas?

Para ABC de España, las nuevas normas abren perspectivas de futuro a las deportistas de este deporte que pretendan compaginar el tiempo entre su profesión y su familia. “La lástima es que no se puedan aplicar con carácter retroactivo. Es un tema que se trataba siempre entre las tenistas, pero la WTA tendría que haber pensado en él mucho antes. Está bien porque es una ayuda a las madres”, explicó la ex tenista María José Martínez.

“Nunca es tarde, aunque a mí ya no me beneficie”, prosiguió Martínez, quien desapareció dos años del circuito luego de tener a su hija en 2013 y no volvió a ser la misma. “Es difícil recuperar la forma. Y aunque cuando lo conseguí me sentí más fuerte que antes, no es fácil, y eso que yo volví solo para el circuito de dobles. En individual es mucho más duro”, aportó.

Por otra parte, no todas las jugadoras opinan de la misma forma que Martínez. Carla Suárez, tenista que se encuentra actualmente en ejercicio, mostró sus pro y contras sobre el anuncio. “Entiendo la importancia de facilitar la conciliación entre la vida personal y el deporte profesional. Me parece un avance que WTA se plantee un esfuerzo en este sentido. Ahora bien, la manera en que se ha propuesto para 2019 no me parece la más correcta. Que haya tres años para utilizar el ranking protegido tras la maternidad me parece una exageración. Vería más correcto un periodo más corto".

Allí no terminó su exposición según ABC, pues agregó Que el ranking protegido permita ser cabeza de serie me parece completamente injusto. Sobre todo, para aquellas jugadoras que hayan estado semana a semana compitiendo para tener ese lugar en el circuito”.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…