fbpx

Boho Expo: una nueva experiencia en Bogotá te espera

Escucha este artículo

 

Estuvimos hablando con Eva Giraldo, quien hace parte de Boho Expo, el lugar que le apuesta a los diseñadores y emprendedores colombianos

Boho Expo: una nueva experiencia en Bogotá te espera

En Bogotá, exactamente en la calle 122 con 7ma, dentro de Usaquén Plaza, se encuentran Boho Food Market y Boho Expo, un proyecto que le apuesta a lo colombiano y lo sostenible. Venir al lugar es tener una nueva experiencia, pasar un buen rato, comer delicioso, conocer a los mejores diseñadores y emprendedores, charlar un rato con ellos y terminar disfrutando de un concierto abierto a todo el público.

Estuvimos hablando con Eva Giraldo, quien se encarga del proceso de curaduría de Boho Expo.

LatinAmerican Post: ¿Cómo inició la idea, de dónde surgió Boho Expo?

Eva Giraldo: El proyecto original es Boho Food Market, que de hecho no estaba planeado que estuviera acá en Usaquén, sino en el centro y La Macarena, pero surgió este espacio, que venía incluido con el espacio en el que está ahora Boho Expo. A los creadores se les ocurrió usar ese espacio para diseño colombiano, fue entonces cuando me contactaron a mí y yo me encargué  de hacer todo el proceso da la curaduría, de ver cómo funcionaría el espacio, cuál sería la idea de negocio.

Boho Expo surge para responder a la necesidad de muchos diseñadores de establecerse un poco más. Porque los diseñadores se acostumbran a las ferias y a su furor, el problema es que son ferias temporales que les generan muchísimo ingresos pero en un período muy corto de tiempo. Dijimos: si les funciona muy bien las ferias, por qué no crear un espacio que sea permanente donde puedan exhibir sus productos constantemente y fortalecerse como empresa.

Es por eso que acá el modelo de negocio es tiendas pop-up, los contratos son de tres meses en adelante y depende de la marca si quieres seguir, si se quieren retirar.

L.P.: ¿Cuántas marcas hay y de qué tipo? ¿Cómo se hizo el proceso de curaduría?

E. G.: Hay 133 marcas, todas son absolutamente colombianas. Tenemos varias áreas de marcas, tenemos técnicas más industriales, más manuales, piezas únicas, tenemos joyería, tenemos moda, belleza y un área de hogar. De entrada seleccionamos una serie de marcas que queríamos que estuvieran por temas de posicionamiento, de coherencia. Definimos los procesos de curaduría. Primero, que estuviera 100% hecho en Colombia, que tuviera una identidad muy clara de marca, que fuera de muy buena calidad y, en algunos casos que fuera sostenibles.

Hicimos una serie de investigaciones, fuimos a todas las ferias de diseños, fuimos muchas veces a Medellín, porque Medellín es el epicentro del diseño independiente y empezamos a contactar a varias marcas. A parte de eso, por la página web tenemos un formulario de inscripción que al principio no era tan exitoso, pero ahora tenemos más de dos mil propuestas para analizar si las marcas inscritas cumplen con nuestros requisitos. Este proceso está abierto, las marcas pueden seguir aplicando.

Quizá te interese leer: Reportaje: ¿Olvidados? Este es el panorama de los museos en Bogotá

L.P.: Una vez la marca ya está en el espacio cómo le va, ¿cómo reacciona estando en un espacio permanente?

E. G.: No es un proceso fácil, es un proceso educativo, justamente por el tema de las ferias. Muchos emprendedores que son muy recientes y están acostumbrados a las ferias, en donde en muy poco tiempo haces mucho dinero. Hay otros emprendedores que ya tienen la noción de negocio, que ya han montado una tienda y que saben que la parte comercial puede variar por temporadas.

Entonces es algo súper educativo tanto para el diseñador, que se acostumbra a la dinámica comercial, como para el cliente, que se acostumbra a dejar de ir a shoppings gigantes en donde el consumo de marcas de afuera es constante, se acostumbra a realizar ese consumo en marcas de diseño colombiano. Además que este tipo de espacios acerca a los clientes al producto, pero también a la persona que está detrás del producto. Es un proceso más personal.

 

 

L.P.: ¿Qué aporta Boho Expo a Bogotá, a la zona en la que está ubicada además de brindar un espacio para los diseñadores?

E.G.: Nuestro objetivo es ser un epicentro cultural de lo que pasa en Bogotá, volvernos un foco de eventos y de ocio contante. Además de la parte de diseño y de la parte gastronómica acá tenemos conciertos, talleres, charlas. De esa formas no solo es un proceso educativo para diseñadores, sino también para los clientes, porque en las charlas los diseñadores se apropian de lo que hace y también enseñan sus conocimientos.

L.P.: Teniendo en cuenta que la mayoría de las personas prefieren comprar en una marca gigante a una marca colombiana e independiente, ¿cómo ayuda Boho Expo a que esto cambie?

E. G.: Ese es nuestro reto. Hasta ahora hemos tenido un público orgánico, que es el público de la zona que encontró un espacio diferente y esa era nuestra idea: darles un lugar alternativo a lo que tienen en la zona. ¡Y es gente que se sorprende! No sabían que el diseño colombiano estaba a este nivel. Es entonces cuando entienden que deben ser conscientes de lo que consumen y que la cantidad es diferente a la calidad.

Cuando tú compras en Boho Expo te aseguro que vas salir y te aseguro que no vas a encontrar a otras diez personas vistiendo la misma chaqueta, usando el mismo accesorio, te da identidad. Estás favoreciendo a empresas particulares, les estás dando la oportunidad de crecer honestamente apoyando la economía colombiana.  

 

 

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz