fbpx

Del cielo al infierno: esta es la historia de Ozzie Guillén

Escucha este artículo


El ex beisbolista y manager venezolano, ha estado envuelto en varias controversias. Su manera soez de dirigirse le ha hecho ganarse el desprecio de la fanaticada

Del cielo al infierno: esta es la historia de Ozzie Guillén

“La lengua es el castigo del cuerpo”, una frase muy común en nuestra América Latina y con la que lidia a diario el manager venezolano Oswaldo “Ozzie” Guillén. Un personaje que pasó de tener la admiración de todos, al convertirse en el primer timonel latino en conquistar una Serie Mundial de las Grandes Ligas (2005 con los Medias Blancas de Chicago), a batallar con el rechazo de buena parte del beisbol de Venezuela y Estados Unidos, a causa de sus impertinencias.  

A continuación, repasaremos parte de la vida de Ozzie como técnico y dejaremos en evidencia cómo, por no saber controlar algunos pensamientos, termina pasando del cielo al infierno en un santiamén.

 

 

El héroe de Chicago

Ozzie, quien además de ser el primer novato del año venezolano en su época de pelotero activo, desde muy joven supo ser líder en sus equipos tanto de la Liga Profesional de su país como de los Estados Unidos. Debido a esto se convirtió en manager del mejor béisbol del mundo y en el cual, tras apenas una temporada en la novena Medias Blancas de Chicago y tras 88 años de sequía logró, convertirse en campeón de Serie Mundial.

Tal como señala Contrapunto.com, fue el 26 de octubre de 2005 cuando Ozzie realizó una gesta nunca antes alcanzada por un latinoamericano.Aquella Serie Mundial estuvo marcada por un fiel reflejo de lo que había sido el conjunto de Chicago a lo largo de la campaña: un equipo fiel al juego estratégico, con un gran picheo y sobre todo jugando una pelota pequeña que se volvió el emblema de aquel grupo de jugadores. Emulando lo ya hecho en la temporada regular en la cual terminó con récord de 99 ganados y 63 perdidos”.

Quizá le interese leer: ¡Se cansaron! En las Grandes Ligas prohíben la negociación de beisbolistas con la Liga Mexicana

El comienzo de la debacle

No obstante, continúa el mismo medio,  a partir de esa asombrosa victoria de 2005, la vida de Ozzie poco a poco comenzó a dar un giro. Y aunque si bien logró dirigir algunas temporadas más con Chicago con un rendimiento aceptable, su personalidad comenzó a dejarle más enemigos que amigos, lo que llevó a que en 2011 los gerentes del conjunto “patiblanco” decidieran poner fin a su contrato.

La frase que cambió su vida

Para el año 2012 y cuando Ozzie vivía un resurgir en su carrera, asumiendo su segunda temporada al frente de los Marlins de Miami, en donde cometió quizá el peor error de su vida. En una entrevista para la Revista Times dijo que “Fidel Castro es bueno”, comentario que pese a que él reiteró en cantidad de ocasiones que se descontextualizó, desató la furia de los cubanos y latinoamericanos residentes en Miami que inmediatamente pidieron su salida del club.  

En los días siguientes a la desacertada declaración, refiere ESPN, que para aquel momento David Samson, presidente de los Marlins, rescindió el contrato de Guillén. Alegó que era por la mala actuación de su equipo, sin embargo, siempre se supo que fue por sus loas a Fidel.

Un renacimiento no concretado

Si bien a partir de ese momento Ozzie nunca ha vuelto a recibir un contrato en las Ligas Mayores, regresó a Venezuela para asumir las riendas de sus adorados Tiburones de La Guaira, equipo en el cual se inició como jugador y del que siempre se declaró fanático. En este equipo espera tener buenos resultados para intentar regresar a la gran carpa, sin embargo, nada más alejado de la realidad.

Tal como detalla el Diario venezolano Líder, tras tres temporadas en el equipo sin coronas, su última eliminación el diciembre pasado, terminó siendo el agua que rebosó el vaso: “La Guaira, en parte a la mala conducción de Guillén, cayó en declive en la 2018-2019 con siete derrotas seguidas desde el 21 al 28 de diciembre y eso fue suficiente para bajar del tercer al séptimo lugar. Además de acumular el peor promedio colectivo al bate de la temporada .266.”

No obstante, lo más lamentable de esa actuación, es que a partir de la eliminación y en parte por su conducta hostil, las redes sociales fueron abarrotadas por fanáticos, quienes llenaron de malos comentarios  a quien siempre lo consideraron un héroe. Ahora, para los fanáticos es un villano.

Bola negra a su vida

Al final, lo que presume ESPN es que Ozzie está recibiendo  la llamada “Bola negra”, que no es otra cosa que un veto sin firmarse por todos los vinculados a la materia. Ni siquiera en la MLB, en la cual pide año tras año que le den una oportunidad, no lo consideran para ser técnico.

“Yo no creo que me estén dando bola negra. Primero que todo, nunca hice nada malo o ilegal en el béisbol para que me estén vetando. Nunca hice nada fuera de las reglas. Nunca, nunca, nunca en la vida. ¿Qué la gente piensa que yo soy el demonio? No, yo pago mis impuestos. Todos mis hijos se graduaron de la universidad. Sigo casado luego de 40 años ¿Qué más quieren de mí?”, finalizó.

 

LatinAmerican Post | Freddy González

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…