fbpx

México: en la lucha por la desnuclearización mundial

El país latinoamericano es pionero en la lucha contra las bombas nucleares en el mundo, apoyando el Tratado sobre este tema, desarrollado por la ONU

México: en la lucha por la desnuclearización mundial

El 29 de septiembre de 2017, México se convirtió en el cuarto país en ratificar el Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares, después de una votación de 80 votos a favor contra cero, en el Senado de la República mexicana, según informó EFE.

Read in english: Mexico: struggling for global denuclearization

“El Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares fue aprobado por una conferencia diplomática celebrada en la Organización de las Naciones Unidas, el 7 de julio de 2017, y se abrió a la firma el 20 de septiembre de 2017”, explica el Comité Internacional de la Cruz Roja, en su página web.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el Gobierno de México ha presentado oficialmente su postura en contra de las armas nucleares en el mundo. En 1962, cuando se descubrieron bases de misiles nucleares de alcance medio soviéticos en territorio cubano, se dio “un episodio que puso al mundo al borde de una catástrofe nuclear”, tal y como le describe la agencia de noticias rusa, Spútnik.

Por esto, el presidente de México en ese momento, Gustavo Díaz Ordaz, en pro de no experimentar una situación de tal tensión como la sucedida en la Cuba socialista, propuso el Tratado de la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe.

El Huffington Post menciona que esta idea, más conocida como el ‘Tratado de Tlatelolco’, “sentó las bases para la desnuclearización de la región, un esfuerzo que ha dado frutos hasta el día de hoy”, desde su verdadera ejecución, en 1969. De ahí surge la importancia de México en la lucha por la desnuclearización en el mundo.  

El panorama nuclear mundial

Muchos podrían pensar que la Guerra Fría finalizó en 1991, con la desaparición de la Unión Soviética, su disolución y la creación de los países resultantes de ésta. Sin embargo, en casi 30 años, la rivalidad entre rusos y estadounidenses aún sigue latente y las más de 13 mil armas nucleares que poseen ambos así lo avalan.

De acuerdo con la CNBC, para marzo había alrededor de 14.500 armas nucleares en el mundo, 6.800 eran de Rusia, mientras que 6.550 de ellas se encontraban en poder de Estados Unidos. Esto representa una disminución de más de 400 artefactos nucleares, en relación con el 2017, según datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés). 

Ahora bien, estos otros siete países también cuentan con armas de este tipo entre su arsenal bélico, aunque, por supuesto, en menor cantidad que las otras dos grandes potencias mundiales:

  1. Francia: 300
  2. China: 270
  3. Reino Unido: 215
  4. Pakistán: 130-140
  5. India: 120-130
  6. Israel: 80
  7. Corea del Norte: 10-20

Pero estos números se vuelven aún más tenebrosos cuando se contextualizan con el horror causado si, al menos, una sola de esas armas es detonada sobre la Tierra. El Huffington Post recuerda que en 1945, dos bombas nucleares dieron fin a la Segunda Guerra Mundial. Las mismas fueron lanzadas por el ejército estadounidense sobre Hiroshima y Nagasaki, en la mañana del 06 de agosto de dicho año. 200 mil personas murieron a causa de la explosión y radiación provocada.

La Organización de las Naciones Unidas alimenta más el terror cuando dice que si se lanzaran la totalidad de las armas nucleares que hoy existen en el mundo (14.500), se detonaría una explosión de unos 15 mil megatones; traducción: más de un millón de bombas como las que acabaron con Hiroshima, hace casi 74 años.

Te puede interesar: Corea del Norte: por qué Kim Jong-un no acabará con su programa nuclear?

Un mundo inseguro

Junto con México, otras 10 naciones también han firmado y ratificado el Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares, entre las que destacan Guyana, Tailandia y Ciudad del Vaticano. Sin embargo, para que entre en vigor, la ONU solicita la firma y ratificación de 50 países.

La BBC aclara que, aunque este acuerdo fue aprobado para su posterior recolección de firmas por 122 países en la ONU, ninguno de los poseedores de armas nucleares lo apoyo. En ese aspecto reside su debilidad.

“La negociación del Tratado de Prohibición es una señal de que la mayoría de los países del mundo no creen que el desarme sea un objetivo real para los Estados que tienen armas nucleares”, dijo David Wright, codirector del Programa de Seguridad Global de la Unión de Científicos Preocupados de EE.UU., en entrevista con el medio británico.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Diario Primicia (@diarioprimicia) el

Es decir, las potencias que poseen las bombas no quieren ceder, mientras que los países que no tienen, son los que pretenden cambiar el mundo. En ese punto, es donde la intención de acabar con las bombas nucleares se torna algo irónica, porque, después de todo: ¿cómo desnuclearizar el mundo, cuando los que tienen el poder de cambiar, no deciden hacerlo?

 

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…