fbpx

Macedonia vs. Grecia: ¿acabará el conflicto?

Escucha este artículo

 

La disputa entre Macedonia y Grecia por el cambio de nombre del primer país, podría estar llegando a su fin después de 27 años

Macedonia vs. Grecia: ¿acabará el conflicto?

El pasado domingo 20 de enero, la capital de Grecia, Atenas, fue el epicentro de protestas en contra de su país vecino, Macedonia. Asimismo, el jueves 24 se volvieron a repetir, ambas veces en frente del Parlamento de Grecia. La razón de estas protestas, que terminaron en enfrentamientos entre la policía y los manifestante, tiene que ver con el cambio de nombre del país vecino, pasando de República de Macedonia a República de Macedonia del Norte.

Read in english: Macedonia vs. Greece: will the conflict end?

Para entender por qué estas protestas se dan únicamente por un cambio de nombre, es necesario devolverse en la historia a la consolidación de ambos países.

Macedonia: el reino de Alejandro Magno

Macedonia originalmente fue el hogar de Alejandro Magno, rey de esta zona que actualmente es una provincia al norte de Grecia. También conocido como Alejandro el Grande, este rey consolidó en Reino de Macedonia, que posteriormente se dividió en Serbia, Grecia y Bulgaria, como parte de lo que fue Yugoslavia.

La actual República de Macedonia, por otra parte, fue parte de Yugoslavia, al igual que los países que pertenecían al reino de Alejandro Magno, por lo que también se le conoce como Antigua República Yugoslava de Macedonia, aunque no es su nombre oficial.

Sin embargo, nunca fue parte del Reino de Macedonia. Siendo esta la razón por la que los griegos pelean porque la región de su país sea la única que lleve ese nombre, ya que allí fue la Macedonia original. Según la BBC, Grecia afirma que “el nombre "Macedonia" sugiere que ese país tiene ambiciones territoriales sobre la Macedonia griega”.

De esta manera, más allá de una pelea simplemente por un nombre, traía consigo otras implicaciones, especialmente “por temor a que hubiera reclamaciones sobre la región homónima en el norte de Grecia”, según afirma La Vanguardia.

Quizás le interese leer: Theresa May y su deseado Brexit

El cambio de nombre

Esta disputa entre los países vecinos se ha dado desde la década de los 90, con la disolución de Yugoslavia y el inicio de la República de Macedonia. El conflicto ha llevado incluso a que este país no sea parte de la OTAN, pues Grecia se opuso rotundamente hasta lograr que no fuera aceptado en esta organización. De igual forma, ha sucedido con la Unión Europea. Su tamaño, de un poco más de 2 millones de habitantes, tampoco le ha ayudado a presionar para hacer parte de estos organismos internacionales.

Debido a esto, ambos países lograron, en 2018, consolidar lo que BBC llamó como “un histórico acuerdo”, pues después de casi 30 años, concluyeron que el nuevo nombre sería República de Macedonia del Norte.

Tras la firma del acuerdo, que pone al pequeño país como candidato para entrar a hacer parte de la Unión Europea, el Gobierno macedonio decidió realizar un referéndum para que el pueblo aprobara el cambio de nombre.

Esta votación se realizó el 30 de septiembre del 2018, con la pregunta “¿Está a favor de ser miembro de la OTAN y la Unión Europea al aceptar el acuerdo entre la República de Macedonia y la República de Grecia?”, según La Vanguardia. El primer ministro, Zoran Zaev, había afirmado renunciar de ganar el ‘no’, aunque no tuvo que hacerlo pues la votación ni siquiera alcanzó el umbral.

A pesar de solo haber votado el 36% de la población, es decir 15% menos de lo necesario, el cambio de nombre fue aprobado posteriormente por el parlamento.

Entonces, ¿por qué protestan los griegos?

“Macedonia solo hay una y es griega”, gritan los manifestantes frente al Parlamento, mientras los parlamentarios de Grecia intentan realizar la votación que apruebe dicho acuerdo. De aprobarlo, el nombre de Macedonia podría cambiar y el país podría hacer parte de la Unión Europea y de la OTAN.

Sin embargo, para los griegos, especialmente los sectores conservadores, este cambio no es suficiente. Pues afirman que el país vecino no debería llevar en ninguna parte el nomre de Macedonia, ya que no corresponde a su historia.

La votación del Parlamento debía ser realizada el jueves 24 de enero, pero fue postergada para el siguiente día, debido a que 230 de los 300 parlamentarios querían intervenir, de modo que se les pudiera permitir a todos, según afirma El Confidencial.

Según el mismo medio, el lider de la oposición “ Kyriakos Mitsotakis, por su parte, calificó el acuerdo como una ‘derrota’ y ‘error’ nacional que viola la verdad y la historia del país, y que ‘nunca debería haber sido firmado’”.

Por otro lado, el primer ministro, Alexis Tsipras, en búsqueda de convencer a los diputados, ha afirmado que el acuerdo “ constituye el punto de partida de una nueva era de estabilidad y progreso en los Balcanes”, según La Vanguardia.

El viernes 25 se realizó la fase final de la votación, mientras las protestas siguen y ha desencadenado actos violentos que han llevado a la detención de más de 100 personas. Finalmente, después de dos días de debate, el cambio de nombre fue aprobado por el parlamento de Grecia, por lo que la República de Macedonia puede cambiar su nombre y abrirse las puertas en la comunidad internacional.

 

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Copy edited by Vanesa López Romero

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…