fbpx

Así va la lucha por los derechos de la comunidad trans

Escucha este artículo

 

Desde todas partes del mundo, las mujeres transgénero luchan constantemente porque sus derechos sean visibilizados y no se les violente más

Así va la lucha por los derechos de la comunidad trans

El pasado viernes 25 de enero, las mujeres transgénero en Cali, Colombia, marcharon para pedir que se respeten sus derechos, y que los crímenes en contra de ellas no queden en la impunidad.

Read in english: Trans community: this is the struggle for their rights

Además de luchar por derechos y libertades que aún no tienen en la mayoría de países, estas mujeres quieren que se juzgue la violencia en contra de ellas. Una de las líderes de la marcha, según informa Blu Radio, dijo que entre 2009 y 2019 han sido asesinadas 101 personas transgénero, aunque solo ha habido 8 condenas.

Un avance para esta comunidad, fue una condena emitida en diciembre de 2018 a un joven que asesinó a Anyela Ramos Claros, una mujer trans.

Esta condena fue considerada feminicidio, siendo ésta la primera de este tipo. Además, en el juicio se dictaminó que el crimen fue cometido exclusivamente “por un prejuicio a causa de la identidad de género de la mujer trans”, informa El Tiempo.

El juez del caso consideró que su identidad correspondía a la de una mujer, pues ella se identificaba así, aunque en sus documentos de identificación, aún figuraba como hombre. Esta consideración representó también un avance para la comunidad trans, pues en muchas otras ocasiones se les ha privado de ciertos derechos al no considerarlas como ellas mismas se consideren a ellas, debido a su documento de identidad.

Por ejemplo, en la Universidad Javeriana en Bogotá, una estudiante transgénero pedía que se le llamara por su nombre de mujer en las clases, aunque en su documento de identidad aún aparecía como hombre. Sin embargo, se le negó ser identificada así en el carné y ser considerada como mujer en las clases. Tras una tutela que interpuso la estudiante, un juez dijo a la Universidad Javeriana que debía llamarla por su nombre de mujer.

Valeria Bonilla, una activista transgénero, dijo sobre esto a Partida W, que las personas trans deben blindarse con este tipo de acciones, pues en la mayoría de casos se les vulneran sus derechos, aún en temas tan simples como el nombre. Además, mientras no luchen, así sea por una forma en la que se llaman, la sociedad no podrá avanzar cuando se habla de derechos de esta comunidad.

Quizá le interese leer: ¿Qué pasará con los militares transgénero en Estados Unidos?

Derechos trans en otras partes del mundo

España es otro país que ha luchado sin cesar por el reconocimiento de las personas trans. En 2016, se aprobó ‘la ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad de Madrid’, más conocida como ‘la ley trans’. Esta ley representaba un gran avance para la comunidad, pues serían identificados como ellos mismos lo deseen, a partir de un carné que serviría, entre otras cosas, para situaciones médicas.

Sin embargo, según denuncian los partidos políticos que apoyan la ley y las comunidades LGBT, los carnés quedaron en palabras nada más y en realidad no se ha cumplido lo prometido con la ley. Dos años después de este supuesto logro, las comunidad ha denunciado que el proceso de los carnés está frenado.

Aunque el 13 de enero, Europa Press publicó que ya se estaban expidiendo las primeras 50 tarjetas que permitirían a las personas trans ser identificadas con su nombre ‘sentido’, a pesar de no figurar así en sus otros documentos.

Sin embargo, Emilio García activista trans dijo, según informó el diario español Público, que “llevan dos años negando esta posibilidad, aduciendo la imposibilidad de aplicar esta medida porque implica un cambio de identidad jurídica”, lo cual contradice el objetivo principal de la ley.

De igual forma, un joven identificado actualmente como Jorge acudió a una cita médica, la cual no solo tuvo que pedirla con su nombre de registro, sino que al llegar a ésta también fue llamado por su otro nombre. A raíz de esto, la madre del joven dice, para el mismo medio: “nos han dado un plástico impreso que no sirve para nada y ya está”. Esto ha demostrado que, en realidad, aún no hay mecanismos para que los pacientes sean reconocidos con su nombre ‘sentido’.

En Uruguay, durante el 2018, se presentó un constante debate en torno a la creación de una ley integral para personas transgénero. Este debate, tanto oficial como comunitario, puso el asunto como uno de los temas del año, según dice el diario El País de Uruguay. Desde 2009, este país contaba con una ley que permitía a las personas trans cambiarse el nombre en sus registros. Pero la actual ley, pretendía llevar los derechos de esta comunidad mucho más allá.

La ley aprobada busca reducir la discriminación hacia esta comunidad que, según afirma El País, es la más afectada de la comunidad LGBT. Además, es un inicio para traer garantías a estas personas, así como para ir avanzando cada vez más en sus derechos. A partir de esto, se busca ampliar en derechos con relación a las intervenciones quirúrgicas, acceso al trabajo y vivienda. La ley, según informa El País de Cali, impulsa a las entidades públicas a destinar el 1% de sus presupuestos de trabajo anuales a personas de esta comunidad.

Así como positivas, también se han visto muchas reacciones negativas frente a la ley aprobada, pues los opositores se quejan de algunos apartes que consideran radicales. Por ejemplo, según afirma El País de Uruguay, más de 33.000 personas habían firmado una petición en la que la ley dejara por fuera a los menores de edad.

Sin embargo, la ley fue aprobada con estos apartes, donde permite a los menores de edad iniciar tratamientos de hormonas y cambios oficiales sin el permiso de sus tutores legales. Igualmente, otro punto polémico en la ley tiene que ver con indemnizar a personas que hayan nacido antes del 31 de diciembre de 1975 y hayan sido víctimas de violencia por parte del sector público, podrán ser indemnizadas.

 

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Copy edited by Laura Viviana Guevara Muñoz

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…