fbpx

EE.UU vs Rusia: ¿el inicio de una guerra?

Escucha este artículo


Estados Unidos y Rusia decidieron retirarse del tratado INF, lo que los conlleva al inicio de una guerra armamentística

EE.UU vs Rusia: ¿el inicio de una guerra?

Como lo había prometido, Estados Unidos decidió salir del tratado INF -por sus siglas en inglés Intermediate-Range Nuclear Forces y en español Fuerzas nucleares de rango intermedio.

El país norteamericano lo anunció después de una reunión negociadora llevada a cabo el 15 de enero. Allí, Andrea Thompson, subsecretaria de Control de Armas y Asuntos de Seguridad Internacional, manifestó su decepción con la reunión, pues afirmó que “Rusia continúa estando en violación flagrante del tratado (...) nuestro mensaje es claro: Rusia debe destruir su sistema de misiles no conforme", como lo recuerda La Razón.

Read in english: USA vs Russia: is it the beginning of a war?

El tratado, firmado en 1987 por las dos potencias mundiales, pretende “eliminar todos los misiles nucleares y convencionales de rango corto y medio”, como lo afirma EFE. Precisamente, una de las razones principales por las que Estados Unidos decidió retirarse del tratado, tiene que ver con que “Rusia se niega a destruir el misil de crucero ruso Novator 9M729”, según el Secretario de Estado, Mike Pompeo. Para la OTAN, este misil viola el tratado, ya que tiene un alcance superior a los 500 kilómetros.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa de Rusia, argumentó que el misil no alcanza los 500 kilómetros, sino de “480 kilómetros, por lo que está dentro de los acuerdos del tratado”.

La respuesta de Rusia

Ante la noticia de Estados Unidos, pocas horas después Vladimir Putin confirmó que Rusia también saldría del tratado. Según el sitio web oficial del Kremlim y como lo afirma CNN, Putin afirmó que “los socios estadounidenses han anunciado que están suspendiendo su participación en el tratado, por lo que también estamos suspendiendo la nuestra”. 

Como su homólogo, Putin también anunció que está dispuesto a entablar nuevos diálogos, pero que él no sería quien tendría la iniciativa. Además, y como resultado de su salida del tratado, el presidente ruso ordenó al Ejército de su país la fabricación de nuevas armas y el desarrollo de un nuevo misil balístico de alcance medio hipersónico, como lo afirma El País. A pesar de rearmarse, Putin mantuvo claridad en que no haría uso de sus armamento a no ser que Estados Unidos las usara primero.

Quizá le interese leer: ¿Aumenta el apoyo de los latinos a Donald Trump?

Estados Unidos también violó el tratado

Debido a las acusaciones de Estados Unidos a Rusia, este último país reveló una foto para demostrar que, en efecto, el país norteamericano hizo caso omiso de las especificaciones del tratado. 

Por medio de una imagen satélite se puede observar “a la planta de la corporación militar estadounidense Raytheon, que presuntamente comenzó en 2017 los preparativos para fabricar misiles prohibidos por el tratado”, según Europa Press. 

 

 

Para el Ministerio, el complejo “aumentó un 44% y consta de varias instalaciones productoras, plataformas para ensayos, ensamblajes de misiles, laboratorios, entre otros. (...) Se demuestra así de manera irrefutable que la Administración de Estados Unidos decidió retirarse del Tratado INF unos años atrás antes de que comenzara a hacer públicas acusaciones infundadas contra Rusia de violarlo”. 

Una guerra armamentística

Para el corresponsal diplomático de la BBC, Jonathan Marcus, con la decisión de los dos países se plantea la posibilidad de una nueva carrera de armas nucleares. Para Marcus, la sincronización de la salida del tratado es preocupante debido a la proximidad de expiración del tratado START, el cual pone límite a los misiles de largo alcance; el tratado se vence en 2021, pero ambos países pueden extender la duración. 

De igual manera, para el director del Centro para el Control y la No Proliferación de Armas Nucleares y como lo afirma La Razón, con lo sucedido estaríamos en un antesala de una nueva carrera armamentística e inclusive incremente una guerra nuclear. 

Esto genera una situación tensionante, especialmente para Estados Unidos. Pues el país presenta roces o diferencias con los países que son más fuertes hablando en términos de poseer armas nucleares como Rusia o Corea del Norte. Si bien con este último país las relaciones han estado estables, se podría esperar que ante un posible ataque, Corea del Norte responda. 

Pareciera que la Guerra Fría comenzara a inundar este nuevo siglo, pues sumado a la carrera por demostrar que país puede tener las armas más poderosas y destructivas, está el roce que tiene Estados Unidos y Rusia con Venezuela. Ya que el primero apoya al presidente interino opositor Juan Guaidó y el segundo mantiene su apoyo a Nicolás Maduro.

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…