fbpx

¿Sueldo para todo el mundo? Así le fue a Finlandia con su experimento

Escucha este artículo


El país nórdico se dió a la tarea de probar la eficacia del salario básico universal, su experimento es crucial para la aplicación futura del concepto

¿Sueldo para todo el mundo? Así le fue a Finlandia con su experimento

Desde 2017 en Finlandia se estaba llevando a cabo un experimento que hizo poner los ojos del mundo en este país. La idea era brindarles a 2.000 ciudadanos desempleados un ingreso básico 560 euros por mes sin ningún tipo de condiciones. Su objetivo primario era probar si este sustento económico ayudaba a las personas a encontrar trabajo y así mismo sacarlos de la pobreza, contribuyendo a su vez a la sostenibilidad del Kela, el sistema de Seguridad Social finlandés.

Read in english: Finland: this are the results of the universal basic income experiment

La renta básica universal tiene su origen a partir de las ideas de un Minimum income - Ingreso mínimo – ideado en el siglo XVI y de la idea de una Unconditional one-off grant (subvención única incondicional) pensada a finales del siglo XVIII. Esta consiste en brindarle a toda persona un salario básico con el fin de que cada una tenga los suficientes recursos para cubrir sus necesidades básicas y ayudarlos a salir de la pobreza.

Este concepto está sustentado en la idea que nadie puede ser libre en la medida que no tenga la existencia material garantizada. Dentro de sus más férreos defensores se encuentran políticos, escritores y economistas como Osmo Soininvaara, Jeremy Rifkin, Florent Marcellesi, Yanis Varoufakis, Philippe Van Parijs y Juan Carlos Monedero.

La aplicación de este salario básico universal es criticada desde varios espectros políticos teniendo en cuenta la naturaleza e implicaciones de la misma. Por un lado, se dice que este sistema es demasiado caro e insostenible para los Estados, a la vez que se desincentiva a las personas a ser productivas y trabajar. Por otro lado, se arguye que este sistema no tiene en cuenta temas importantes como la distribución de la riqueza o la explotación laboral.

Lea también: GoodDollar: las criptomonedas le pondrían fin a la inequidad

Teniendo en cuenta lo controversial del concepto, no existen muchos casos alrededor del mundo que se haya llevado a cabo dicho experimento. En América Latina, por ejemplo, países como Argentina y Brasil intentaron implementar este tipo de programas, pero fueron solo aplicados a un sector de la sociedad en concreto.

Otros casos donde puede verse la aplicación del mismo es en 1951 en territorio canadiense, allí se implementó un programa de seguridad social bajo el cual se le brindaba a las personas mayores de 65 años una pensión universal, muy similar a la situación de un pueblo en Kenia, donde los adultos reciben 22 dólares al mes (hasta 2028), y en Italia y Utrecht – Países Bajos- se está llevando a cabo un proyecto que abarca esta temática.

¿Cuál fue el resultado del experimento finlandés?

Finlandia en esta temática fue centro de atención desde 2015. En este año el gobierno conservador anunció su intención de aplicar este concepto al país, pero primero debían realizar un experimento con un número reducido de personas para saber si tenía éxito y podría llevarse a cabo en todo el territorio. Así fue como entre el 2017 y el 2018 se escogió a 2.000 personas desempleadas que recibieran 13.440 euros por dos años (560 mensuales) independiente de su situación económica y de si en estos dos años encontraban trabajo.

Una vez acabado este experimento se han podido sacar las primeras conclusiones del mismo. Una de las primeras conclusiones, tal cual lo afirma la Ministra de Salud y Asuntos Sociales de este país, Pirkko Mattila, es que “el impacto en el empleo parece modesto”. Con esto se refiere a que pocos participantes encontraron trabajo, el cual era uno de los principales objetivos de la implementación de este ingreso.

Por otra parte, lo que sí logró este experimento fue demostrar que las personas que habían recibido este subsidio habían tenido un aumento positivo en su calidad de vida, ya que encontraron que las personas que recibían este ingreso parecían más felices y saludables que otros desempleados que no tuvieron la renta básica durante esos dos años.

Cabe aclarar que el gobierno finlandés desde inicios del 2018 ya había resuelto no ampliar el experimento por mas años, contrariando al Kela que había pedido prorrogar el tiempo del experimento e inyectar más recursos para la implementación del mismo en un mayor sector de personas en el país con el fin de hacer las fiables los resultados de este proyecto. Tocará esperar los resultados del estudio completo que no se revelaran sino hasta en el 2020.

 

LatinAmerican Post | Juan Sebastián Salguero Bernal

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…