fbpx

Chile: el as bajo la manga para el mundial 2030

Escucha este artículo


Comenzaron Uruguay y Argentina, luego Paraguay, ahora Chile, y hasta Bolivia ha sonado como opción. ¿La iniciativa de la Conmebol para el mundial se fortalece?

Sorpresas Mundial 2030: ahora Chile quiere ser co-anfitrión

Sudamérica está decidida a organizar el Mundial de Fútbol del 2030. No será fácil, lo saben, y por eso apuestan a ser cada vez más fuertes ante las posibles candidaturas del Reino Unido, la conjunta de Marruecos, quizá con España o Portugal, y China. Lo cierto es que lo que comenzó solo con Uruguay —por el romanticismo que implica que los primeros organizadores del certamen repitan como anfitriones justo 100 años después— se ha transformado totalmente. ¿Para  bien? Esperemos que sí. Acá les presento la situación desde mi punto de vista.

Read in english: World Cup 2030 surprises: Chile wants to be another co-host

Sabemos que el aspecto político tiene un gran impacto en los eventos deportivos de largo alcance, y que las relaciones son muy importantes como en diferentes áreas de la vida. Uruguay, como dijimos, fue el padre de la idea, luego y de manera inteligente invitó a Argentina a que lo acompañara aprovechando la mayor infraestructura de la nación vecina, condición indispensable para albergar a 48 selecciones. Todo esto se dio por la estrecha vinculación entre Tabaré Vásquez y Mauricio Macri, máximas autoridades de esos países.

Luego Macri invitó a Horacio Cartes, en ese entonces presidente de Paraguay, con quien lo une una gran amistad, para que entre los tres sacaran adelante el proyecto, aprovechando también la tradición de estas tres naciones en el fútbol. En principio, la alianza causó molestia en Uruguay, aunque que finalmente cedió; con Chile, esta vez fue diferente. No así con Bolivia, que ya manifestó su interés de unirse al grupo a través de su presidente Evo Morales, pero que al parecer llegó tarde ‘a la repartición’.

Lea también: La batalla por ser la sede de la Copa Mundial en su centenario comenzó

¿Es positivo lo de Chile?

Hoy la nación austral está muy sólida económicamente, y es un beneficio desde el punto de vista logístico su adhesión, además de que aligera mucha responsabilidad y peso a Argentina, que a todas luces sería la principal sede del previo triunvirato. Estaba ‘cantado’ que el ofrecimiento de Sebastián Piñera sería bien visto por los otros tres integrantes.

Más allá de la parte económica, Chile ha salido con buena puntuación de sus más recientes organizaciones de eventos deportivos como la Copa América 2015 y el Sudamericano Sub 20, culminado hace poco. Así, la Conmebol le comunicó a la FIFA, como corresponde, la modificación de su candidatura para que sea entre cuatro países.

Alejandro Domínguez, mandamás del máximo organismo regente del fútbol en Sudamérica, aseguró al ser consultado sobre el tema que el esfuerzo de estos países, más allá de las dificultades, será importante para lograr el cometido.

 

Las otras candidaturas

Luego de presentar su plan de factibilidad el pasado 20 de febrero, la candidatura conjunta de Conmebol debe estudiar las candidaturas rivales de otros continentes, y es allí donde este redactor considera que será difícil lograr el objetivo, aun cuando la llegada de Chile eleva un poco las posibilidades. Por ejemplo, Europa apoyaría al Reino Unido, incluyendo a Irlanda del Norte, en su deseo de organizar el mundial que será dentro de 11 años y que también avalaría la propia Theresa May. No organizan el evento desde 1966, más de 50 años, quizá ya sea hora de que los ‘Inventores del Fútbol’ regresen como organizadores.

No olvidemos a Marruecos, que en la última elección para 2026 perdió ante el poderío de Estados Unidos, Canadá y México. A la FIFA le seduce la idea de un mundial en África, además de que la salud económica de ese país, la alta posibilidad de que se fusione con España y Portugal, y desde nuestro punto de vista, sentirse la FIFA en deuda con ellos, los hace un candidato sumamente fuerte. Esto sólo si se deciden a lanzarse, sobre todo por el atractivo que implica una Primera Copa del Mundo organizada entre dos continentes.  

La cuarta posible candidatura es China, una nación con un impacto gigantesco en comercialización y marketing, y que lleva años coqueteando con la posibilidad de organizar el Mundial mientras su liga crece notablemente y sus selecciones intentan hacer lo mismo. Presuntamente el país asiático ya ha estado conversando con empresas cercanas a FIFA como Wanda, Mengiu Group, Vivo y Hisense para un hipotético apoyo, antes de que el organismo los visite en mayo y se decida si avalar o no su candidatura. Otro rival de cuidado. Como vemos no hay adversarios pequeños.

Por ahora, la candidatura Uruguay-Argentina-Paraguay-Chile debe prepararse muy bien para presentar un informe formal ante las autoridades de la FIFA, con todos los detalles de inversión, logística e infraestructura. Eso podría ayudar a que esta iniciativa sea más atractiva que el solo hecho de que se conmemoran 100 años del primer mundial de la historia, celebrado en Uruguay, pues sólo con eso será muy difícil. Más ahora que los 211 países miembros del máximo organismo de fútbol tienen voz y voto en la decisión.

Mi teoría es que la FIFA terminará cediéndoles la sede de alguna de las Copas Américas cercanas al Mundial, bien será la de 2028 o la de 2032. Como sudamericano, quiero estar equivocado, espero estar equivocado. Amanecerá y veremos.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…