fbpx

Centro Robert Capa: los recuerdos de una guerra

Escucha este artículo


Una casa en Madrid, que fue altamente afectada por un bombardeo durante la guerra civil española, se convertirá en un centro cultural para mostrar lo que pasó

Centro Robert Capa: los recuerdos de una guerra

La fotografía de una casa llena de agujeros por los bombardeos de la guerra civil española ha permanecido por años como un ícono de lo que vivió el país en la década de 1930. Hoy en día, esa casa se convierte en un museo que recuerda los atentados de la guerra civil.

Read in english: Robert Capa Center: memories of a war

 

 

Robert Capa fue un fotorreportero que fotografió España durante los años de la guerra civil. La imagen de esta casa en Madrid, que había sido recién bombardeada, se volvió un ícono, tanto de la guerra, como del fotógrafo. Ésta mostraba a unos niños sentados al frente de la casa que tenía las paredes con agujeros creados por un bombardeo. La casa, ubicada en la Calle Peironcely, en Madrid, sigue siendo habitada por ciudadanos, pero, tras una petición, se convertirá en un centro cultural donde habrá proyecciones y conferencias.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Juan Antonio Díaz (@janoneras) el

Lee también: 'Guadalupe años sin cuenta': una obra para un país sin memoria

El futuro Centro Robert Capa busca fortalecer la cultura identitaria del país, y específicamente de la zona, tras lo que se vivió durante los años de la guerra civil. El concejal Mauricio Valiente, del partido Ahora Madrid, ha dicho, según El Periódico, que éste “también es una busca oportunidad para ser una pieza más en las políticas de memoria en la capital”. Además, la casa pasará de ser considerada urbanísticamente, como residencial, y pasará a ser un recurso cultural de la ciudad.

Sin embargo, el proyecto ha contado con varios gremios detractores, pues dicen que es una forma de revivir inutilmente lo que sucedio. Por ejemplo, para una representante del partido Ciudadanos, el principal detractor del proyecto, llamada Sofía Miranda, resulta “redundante y repetitivo”, de acuerdo con El Periódico.

Esto, ya que se ha buscado durante varios años hacer algo para dignificar a quienes viven en la casa y en el sector, pero todo se ha quedado en promesas vacías. Según los ponentes, este caso es distinto pues, una vez relocalicen a los habitantes, pueden comenzar el proyecto que ya tiene presupuesto destinado y está listo.

La propuesta nació a partir de las peticiones de un movimiento llamado #SalvaPeironcely10, conformado principalmente por los habitantes de la casa. El movimiento “nace de la necesidad de preservar la identidad de este edificio y traer a la memoria la vulnerabilidad con la que la población civil sufrió el ataque indiscriminado y devastador”, según lo recalca su página oficial. Los habitantes han protagonizado varios dramas, en especial por falta de apoyo público para preservar el lugar. Es por esto que muchos han tenido que irse de allí.

El principal problema que hubo entorno a la casa, fue en 2017, a partir de su posible demolición. Esto, no solo acabaría con un lugar que, para muchos, debería ser patrimonio, sino que dejaría a familias completas sin un lugar donde vivir. Es por esto que muchos se opusieron a la demolición y, posteriormente, han comenzado a protefer el lugar y luchar porque el Ayuntamiento les proporcione la ayuda necesaria.

De tal manera que la creación del Centro Robert Capa irá de la mano, antes que cualquier otra cosa, con la reacomodación de estas familias. Para que no se vean afectadas sino que, por el contrario, salgan beneficiadas por la creación del nuevo centro.

A partir de una fotografía que dio la vuelta al mundo, se empezó a crear importancia entorno a esta calle de Madrid, la cual busca preservar la única casa que quedó en pie en esas calles tras la guerra civil. La consolidación de este centro se empezará a dar en los próximos seis meses, aproximadamente, una vez hayan reubicado a los actuales habitantes.

 

LatinAmerican Post | Juliana Súarez
Copy edited by Marcela Peñaloza