fbpx

Los colores del nuevo disco de Solange

Escucha este artículo


La semana pasada Solange lanzó su nuevo disco, When I Get Home. Estas son nuestras primeras impresiones

Los colores del nuevo disco de Solange

When I Get Home (Cuando llegue a casa) suena a cansancio después de un día de trabajo y suena también a alivio por echarse en un sofá. Este es el título del nuevo disco de la cantante texana Solange. Lo que evoca este título recuerda a A Seat At The Table (Un puesto en la mesa), que también da una sensación de hospitalidad. Este álbum, del 2016, recibió muy buenas críticas por lo necesario que era y por la urgencia que se sentía en él. Este nuevo álbum se siente más reposado, pues cuando se llega a casa se acaba el afán. Como la de A Seat At The Table, la portada de When I Get Home muestra el rostro de Solange mirando directamente a la cámara, por lo que sabemos, desde un principio, que se tratará de nuevo de un disco muy personal. A Solange le gusta la intimidad. 

Read in english: The colors of Solange's new album

El disco fue lanzado en acompañamiento de un cortometraje protagonizado, dirigido y editado por Solange. En él vemos elementos típicos texanos como escenas de un rodeo, sombreros, botas de vaqueros y caballos. Todas estas imágenes resignificadas en una suerte de futurismo minimalista que se combina con imágenes de los edificios de Houston, su ciudad natal. Así, When I Get Home es una exploración del origen y un retorno.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @saintrecords el

 

Un pasado imaginado

El álbum comienza con "Things I Imagined". El pasado al que vuelve Solange es un pasado imaginado, que es como funciona la memoria: como una mirada inventada de algo que ya vivimos. Así, las imágenes intercambiadas del corto cobran significado en el sentido en que se entremezclan los edificios de Houston con las imágenes de una ciudad imaginada de vaqueros con botas escarchadas. When I Get Home suena suave y femenino al principio. Los interludios entre las canciones funcionan como hilos entre las referencias que hace la artista de su ciudad natal. Es colorido como las pinturas de los carros de Houston, los "candy car paint jobs" a los que hace referencia en "Way to the Show".

Lea también: El Amor Libre de Esteman 

Luego del segundo interludio, el disco pasa a ser de un color más pastel. En "Dreams" dice "I grew up a little girl with dreams": da una imagen de sí misma en el pasado imaginándose cómo sería ahora. En esta canción pausada y lenta canta sobre la paciencia con la que hay que esperar a que los sueños se hagan realidad. Si habré de describir este disco a través de colores, diría que después el disco se hace negro, se trenza el cabello y levanta el puño. En "Nothing Without Intention", el tercer interludio, se puede oír un sample de Omi Lola, una espiritista que recomienda la "Florida water" para limpiar las energías y que aconseja "no hacer nada sin intención", pues hay que creer para que suceda. Omi Lola da el paso a "Almeda", tal vez la canción más comentada desde el lanzamiento del disco y que constituye el corazón de este. El título de la canción hace referencia a una zona del sur de Houston y en ella Solange se enorgullece de su pelo trenzado y su piel negra, además de su fe en remedios y menjurjes afroamericanos como la florida water. En ella trabaja con The-Dream y Playboi Carti.

Lea también: Jessie Reyez, la artista de ascendencia colombiana que hay que escuchar 

Los colores de When I Get Home

En "My Skin My Logo", en la que colabora con Gucci Mane, el disco se pone más jazzero con la misma elegancia de las anteriores canciones. Logra, entonces, ser color pastel a la vez que indiscutiblemente negro. En ella, Solange habla de lo que le gusta a Gucci y Gucci de lo que le gusta a ella. Los platillos jazzeros siguen hasta "Binz", en la que Solange habla de romper estereotipos de mujer negra y de ganar dinero y vivir cómodamente. Esta parte del disco es un poco más R&B. De ahí en adelante Solange se pone más frentera y alardea de lo que tiene. En "Sound of the Rain" dice "Let's go, nobody givin', addressing me/ So nobody dress can effeminate me/ Let's go, nobody taking a joke like me/ So nobody dress can effeminate me".

Solange demuestra que puede al tiempo en que es elegante y delicada ser ruda y defender lo suyo. Su regreso a Houston es un retorno y una exploración del origen pero también una mirada al futuro desde su pasado y una reflexión sobre su presente. Este es un disco pausado y reposado. Puede oírse cómo cada cosa, cada detalle fue pensado y puesto en su lugar con la precisión de un relojero. When I Get Home nos acoge, es hospitalario y cómodo, pero además es orgulloso. 

 

LatinAmerican Post | Juliana Rodríguez Pabón

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…