fbpx

La minería ilegal y los grupos criminales: otro problema de Venezuela

Escucha este artículo


Si bien los problemas de Venezuela son manejados desde la capital, las fronteras esconden situaciones mucho más graves

La minería ilegal y los grupos criminales: otro problema de Venezuela

De acuerdo con un informe del International Crisis Group, una organización sin ánimo de lucro que se centra en el análisis y en la defensa de alto nivel para prevenir y resolver conflictos mortales; titulado “Gold and Grief in Venezuela's Violent South” (Oro y dolor en el violento sur de Venezuela), retrata la situación en la frontera sur de ese país, dando cuenta de los graves problemas que ocurren allí.

Read in english: Illegal mining and criminal groups: another problem in Venezuela

Es así, como la presencia de las guerrillas colombianas y los grupos armados venezolanos generan nuevas amenazas al sur de Venezuela, siendo la principal la minería ilícita como forma de enriquecimiento. Debido a la crisis económica, muchos venezolanos deciden trabajar en esta minas. Estas son controladas por los grupos ilegales, quienes a su vez se encargan de las comunidades; reclutando jóvenes e imponiendo las reglas. 

Los principales actores

El informe destaca las regiones fronterizas de Bolívar y Amazonas como las más vulnerables, y dentro de ellas se mueven cuatro actores principales.

Están las organizaciones criminales denominadas Sindicatos y Pranes. Las primeras operaban antes de la crisis y mediante extorsiones conseguían contratos para la construcción de edificios. Los segundos, se destacan por ser jefes criminales que se dedican al tráfico de drogas y extorsión. 

Por otro lado, se encuentran las guerillas colombianas, las cuales han encontrado en esta región un sustento económico perfecto para seguir viviendo. Las disidencias de las FARC se encuentran ubicadas al occidente de Bolívar y se han caracterizado por ganar territorio protegidos bajo el manto del régimen, dada su afinidad con éste. 

Asimismo, el ELN aprovechó su incursión en Venezuela para hacer presencia en al menos 13 de los 24 estados, “lo que les permite controlar estaciones de radio, influir en los programas académicos, y tienen nexos con los políticos”, señala el informe. 

 

Quizá le interese leer: Lo que viene para Venezuela

El negocio ilegal 

Debido a que en Bolívar y Amazonas se encuentran varias cantidades de oro y metales, estos cuatro grupos controlan grandes franjas de territorio y utilizan la violencia extrema para que las comunidades locales les obedezcan. 

Sin embargo, como es usual en este tipo de situaciones, las disputas territoriales hacen que se creen conflictos entre los grupos criminales, y al final terminan controlando más terreno, como el caso del ELN quien controla un corredor de este a oeste, a través de las principales regiones minerales del sur de Venezuela.

Es en este punto en el que surge un nuevo actor, pues según el informe “alrededor del 30% de los militares están involucrados en las compañías del estado venezolano, y están presentes en la mesa de directivos de las firmas mineras”, lo que hace que “usen su fuerza política para enriquecerse a través de la minería ilegal. Donde se lucran a través de ‘impuestos’ o ‘vacunas’”. 

De esta manera, los integrantes de las fuerzas armadas permiten la minería ilegal y quienes “controlan” la situación, rotan para que otro nuevo militar llegue y así el gobierno tiene la garantía de la fidelidad de los militares.

La población civil 

Debido a la crisis, no solo económica sino de combustibles, muchos venezolanos de la región se ven obligados a trabajar en las minas y a obedecer las órdenes de las bandas criminales, pues son éstos quienes ayudan pavimentar carreteras o llevar medicamentos o comidas necesarios para el diario vivir. 

No obstante, con la llegada de estos grupos se cambia el panorama y las tradiciones de las comunidades, puesto que, y como se mencionó antes, tanto las disidencias de las FARC como el ELN, interfieren en los programas de educación, dándole a los profesores material para idealizar las guerrillas. 

Además, cabe resaltar que con la llegada de estos grupos criminales y guerillas colombianas, las tasas de homicidios se incrementan exponencialmente. Según el informe, con base a la tasa de homicidio del 2019, la de Venezuela fue la más alta de la región con 81.4 por cada 100.000 habitantes. 

¿Qué papel cumplen las guerrillas colombianas en la crisis?

Dada la situación venezolana, se ha hablado mucho sobre una posible intervención militar para acabar con el problema del régimen de Maduro. Sin embargo, la presencia del ELN, sirve a los intereses estratégicos del gobierno y de las fuerzas armadas, puesto que con guerrillas armadas y entrenadas defenderían a Maduro 

Bajo el régimen es que, tanto las disidencias como el ELN, se han fortalecido y es ahí donde pueden garantizar sus actividades ilegales, donde pueden establecer fuertes bases, pues es ahí donde cuentan con dinero, recursos, mano de obra, armas y refugio seguro.

De esta manera, para contrarrestar el fortalecimiento del ELN, el informe plantea no cerrar las puertas ante un eventual diálogo con este grupo al margen de la ley y no realizar una intervención militar pues estos grupos están dispuestos a ir a la guerra por seguir con la minería ilegal, que de no controlarse podría expandirse por los territorios vecino de Brasil y Guyana.

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…