fbpx

El panorama desafiante de las emprendedoras en América Latina

Escucha este artículo

 

Las empresas de mujeres tienen la misma supervivencia que las de hombres, a pesar de la exahustiva búsqueda por financiamiento para fundarlas

El panorama desafiante de las emprendedoras en América Latina

Hace unas semanas, el JP Morgan Chase Institute publicó un estudio que demostró que las empresas fundadas por mujeres empiezan con menos renta debido al complicado acceso a financiación. Sin embargo, también exponen que, a pesar de este inequitativo comienzo, la supervivencia de las empresas fundadas por mujeres tienen la misma que las fundadas por hombres. 

Read in english: Challenging panorama of female entrepreneurs in Latin America

El reporte, titulado “Gender, Age, and Small Business Financial Outcomes”, habla sobre el desempeño financiero de las pequeñas empresas y destaca la diferencia del éxito empresarial basado en edad y género. 

De acuerdo con sus cifras, las mujeres fundaron entre un 29% y un 32% de las nuevas empresas en Estados Unidos por año entre 2013 y 2017. Estas empresas empezaron con una renta de un 34% menor que la de los hombres y, en Chicago, por ejemplo las mujeres vieron primeros ingresos de $48.000 en comparación a los $78.000 de los hombres.

Microempresas: mayor participación femenina, menor inversión

Así como en el resto del mundo, uno de los principales problemas a los que se enfrentan las mujeres en la creación de sus empresas es la falta de acceso que tienen a créditos, financiamiento, asesoramientos y a redes de negocios. A lo largo del continente, las mujeres consiguen su capital inicial por medio de préstamos de sus familias, amigos e inclusive de sus ahorros personales.

De acuerdo con un artículo académico publicado por la Revista Universitaria RUTA de Chile, la mayoría de las empresas dirigidas por mujeres en América Latina están en el sector de servicios y son de menor tamaño y menos desarrolladas. Estas son consideradas como microempresas dentro de las Mipymes de la región, que, por lo general, presentan bajas tasas de supervivencia: son demasiado pequeñas y operan con poco capital. 

De hecho, según cifras de Info7 de México, el 60% de las pequeñas y medianas empresas del país son lideradas por una mujer y, de esas compañías, un 70% están dentro del sector de servicios, comercio y turismo

Lea también: ¿Cuántas mujeres ocupan cargos importantes en empresas latinoamericanas? 

Las empresas que inician con altos niveles de capital muestran significativamente un mejor desempeño. Puesto que las fundadas por mujeres empiezan con poco capital, resultan mostrando un bajo desempeño en activos, ingresos, rentabilidad y supervivencia. Además de esto, estas tienden a tener un negocio menos diversificado que la de los empresarios hombres, limitándose a mayores posibilidades.

Las microempresas presentan bajas tasas de supervivencia

Según el portal Rankia, el 65% de las micro y pequeñas empresas en México mueren antes de cumplir los 5 años y, en promedio, su esperanza de vida es tan solo de casi ocho años. 

También muestran que entre el 70% y el 80% de las empresas de las micro y las pequeñas empresas de América Latina quiebran antes del primer año y, de las que quedan, un 70% llega a los cinco años. 

El portal Expansión expuso que tres de cada 10 empresas con registro ante el SAT en México pertenecen a mujeres. Sobre esto, la vicepresidenta de Equidad y Género del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (CONCAEM) afirmó que nueve de cada diez empresas de mujeres son Mipymes. Según estadísticas del Inegi, estas Mipymes de mujeres tienen una expectativa de vida no mayor a ocho años. 

En Colombia, el periódico El Tiempo dijo que la supervivencia es del 34% en los primeros 5 años de actividad. Es decir, de cada 100 firmas creadas formalmente, sobreviven 34. También afirmaron que las probabilidades de sobrevivir aumentan con el tamaño de la firma al entrar al mercado, por lo que las microempresas deben lidiar con mayores retos. 

El estudio publicado por la revista RUTA mencionado anteriormente no encontró evidencia de que las empresas gestionadas por mujeres tuvieran menor número de años que las de los hombres. 

Sin embargo, es evidente que, al tener pocos recursos para iniciar sus emprendimientos, las mujeres terminan desarrollando micro y pequeñas empresas, y estas tienen una menor tasa de supervivencia que las demás. En el estudio también encontraron que las ventas monetarias de empresas lideradas por hombres son mayores a aquellas lideradas por mujeres. 

A pesar de esto, varios países latinoamericanos han desarrollo iniciativas e instituciones para garantizarle a las mujeres mejores oportunidades desde el principio. Estas ofrecen un mejor y más sencillo acceso a créditos, asesorías empresariales, entre otras. 

 

LatinAmerican Post | Valentina Moya

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…