fbpx

Mikaela Shiffrin: una hazaña deportiva que la proyecta a lo más alto

Escucha este artículo


La norteamericana de 24 años hizo historia en la Copa del Mundo de esquí alpino, celebrada recientemente en Andorra

Mikaela Shiffrin: una hazaña deportiva que la proyecta a lo más alto

Mikaela Shiffrin comenzará a ser un nombre más repetido en el deporte, sobre todo en el esquí alpino. ¿La razón? Por la hazaña que recientemente obtuvo la norteamericana de 24 años en la Copa del Mundo de esa especialidad en Andorra. Muchos aseguran que esta hazaña solo es comparable a que un atleta logre medalla de oro en pruebas de velocidad y también en medio fondo en unos mundiales de pista y campo.

Read in english: Mikaela Shiffrin: a sporting feat that places her at the top

Se podría comparar la actuación de Shiffrin la de un piloto que en una misma competición se titula en dos especialidades tan distintas como Fórmula 1 y rallys. De ahí la grandeza de los cuatro Globos de Cristal que alcanzó la esquiadora estadounidense en el mencionado certamen, asegura en un artículo la BBC Mundo.  

Lea también:  10 deportes extraños que deberías practicar

Un récord en la disciplina

Shiffrin, ganadora del título general de la Copa del Mundo de manera consecutiva desde 2017 hasta 2019, se quedó con la clasificación general del mundial de esquí con los títulos de eslalon, eslalon gigante y súper-G en un mismo año; un logro que, en este deporte, jamás ha alcanzado nadie.

La estadounidense Lindsey Vonn y la eslovena Tina Maze son las únicas esquiadoras en lograr cuatro victorias en una misma temporada, pero nadie antes, ni en masculino ni en femenino, había logrado la combinación que completó Shiffrin, recalcó BBC Mundo.

En el caso de este 2019, se aseguró la victoria en el eslalon gigante, lo que significó además el triunfo número 60 de su carrera en una copa del mundo. "Cada título es diferente, pero quería venir acá y realmente ganar este. Quería en verdad ganarlo y merecerlo. Estoy muy contenta con la forma en la que estoy esquiando. Tuve la energía durante todo el día y pude competir concentrada. Es increíble", afirmó Shiffrin.

Sin embargo, la estadounidense está aún lejos del registro máximo de victorias en femenino y absoluto (82 y 86 respectivamente), pero, si mantiene este ritmo, podría incluso superar el récord absoluto individual, que ostenta el legendario Ingemar Stenmark.

¿Bajo perfil?

Ya hay algo seguro: Shiffrin ya es equiparada con las leyendas del pasado en este deporte, como Lindsey Vonn y Anne Marie Moser-Pröll, mientras se enfoca su futuro. Sus posibilidades son infinitas, pero su personalidad no parece estar muy cómoda con el hecho de convertirse en una estrella.

La Vanguardia aseguró que la Federación Internacional de Esquí (FIS) se frota las manos ante el hallazgo de un tesoro, que bien pudiera ser la mejor esquiadora de todos los tiempos. Shiffrin atendió pocas horas después de su hazaña a reporteros del mencionado medio en una sala del hotel Hermitage, en Andorra, escenario de la final de la Copa del Mundo de esquí. Cuando se le preguntó sobre sus sensaciones del triunfo y que ya muchos hablen de ella, contestó: “Vamos a ver. Me encanta ser una fuente de inspiración para otros. Me gusta que me reconozcan. Pero me supera lo que acaba de ocurrir. Me supera el hecho de apenas poder salir de la habitación. Me hace sentir culpable”, lo que deja entrever en cierta medida ese bajo perfil que parece gustarle, lejos del centro de atención.

Un poco de su vida cotidiana

Shiffrin se encuentra actualmente en Estados Unidos, siendo protagonista de entrevistas y apariciones en programas de TV, según cuenta  Marca. Pese a sus registros, a los que se debe agregar que superó con sus 17 victorias en este año el récord de 14 para una temporada —que estaba en poder de Vreni Schneider—, hay que decir que en EE.UU el esquí no es ni por cerca uno de los deportes más seguidos.

Además, igualó al ya mencionado Stenmark en algo: las 40 victorias en slalom y con solo 24 años, teniendo en cuenta que Lindsay Vonn se retiró a los 34 años con cuatro Grandes Globos, los mismos que ella ya tiene. Por si fuera poco, ya son 60 victorias en la Copa del Mundo, la esquiadora más joven en alcanzar esa cifra.

Dejemos las marcas atrás por un momento, pues Marca habla de qué está haciendo Shiffrin en este momento. Por ahora está pasando tiempo con su abuela de 97 años, disfrutando de su nueva casa en Colorado y alejada de la rutina de una deportista élite. Sin embargo, esa tranquilidad ya no será frecuente, pues, con lo que ha hecho y tras el retiro de Vonn, los medios y el esquí en general esperan que ella la releve.    

Su madre Eileen, que ha sido orientadora en su carrera deportiva y en el equipo, tendrá que asumir también el control de esta situación para que Mikaela la vaya asumiendo. Su trabajo posiblemente se extienda más allá de entrenar y analizar los vídeos o inspeccionar las pistas.   

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Mikaela Shiffrin (@mikaelashiffrin) on

 

La analogía con Marcel Hirscher

Marca, en otro artículo, reflejó que el resultado final del Mundial de Esquí alpino es idéntico al de las dos temporadas anteriores en lo que refiere al Gran Globo: con Marcel Hirscher y Shiffrin dominando el circuito. Los dos son grandes campeones con una diferencia: mientras que el austriaco de Salzburgo medita su retirada después de poner el listón en ocho títulos absolutos consecutivos, la monarca de Vail, Colorado, no ha hecho más que consolidar su supremacía hacia un futuro que pinta para largo.

En las finales de Soldeu de la semana pasada, por ejemplo, hay una muestra de ello. Hirscher no alcanzo el top 5 en las dos carreras que disputó, mientras era sexto en el gigante y decimocuarto en el slalom, un desempeño claramente inferior al de Shiffrin.

Además de los ocho Grandes Globos, el palmarés del austriaco se amplía a doce de disciplina (seis de gigante y seis de slalom), doble campeón olímpico en Pyeongchang (combinada y gigante), tres veces campeón del mundo de slalom y una familia con un hijo de cinco meses que parecen ser ahora su prioridad.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…