fbpx

Independentismo y Nacionalismo: lo que se juega en las elecciones españolas

Escucha este artículo


El próximo domingo 28 de abril, los españoles votarán en las urnas por el nuevo presidente del gobierno

Independentismo y Nacionalismo: lo que se juega en las elecciones españolas

Esta semana será la definitiva para que los españoles decidan por qué candidato votar en las próximas elecciones. Según diferentes encuestas, entre el 25% y el 40% de los votantes todavía no saben a quién elegir y dado que el mapa político está fragmentado, los candidatos tendrán que seducir a los votantes más jóvenes y a las mujeres, quienes se perfilan como los salvadores, en una campaña donde se estima que alrededor del 70% de los españoles salgan a votar, de acuerdo con La Nueva España.

Read in english: Independentism and Nationalism: what is at stake in the Spanish elections

Pablo Casado por el Partido Popular (PP), Albert Rivera por el partido Ciudadanos, Pablo Iglesias por la coalición Unidas Podemos, Santiago Abascal del partido VOX,  y el actual presidente Pedro Sánchez del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) son los candidatos oficiales que buscan lograr la presidencia en medio de la crisis independentista y el surgimiento del sentimiento nacionalista que invade a España.

Cabe recordar que Sánchez tomó el control del país, luego de que diera inicio al proceso de moción de censura, un proceso por el cual el Congreso puede dejar de dar su confianza al presidente del gobierno y permitir la destitución de éste. En junio de 2018, Sánchez reunió “el apoyo de los diputados de su grupo parlamentario, Unidos Podemos, ERC, PNV, PDeCAT, Compromís, Bildu y Nueva Canarias” para obtener 180 votos de los 176 necesarios para poder destituir a Mariano Rajoy, según El País. El descontento con la gestión de Rajoy se debió por “la corrupción en su partido, más que su incapacidad para resolver el conflicto catalán”, de acuerdo con The New York Times.

Quizá le interese leer: ¿Doble elección en España?

Un gobierno corto anunciado

De esta manera, Pedro Sánchez fue visto como un salvador en medio de las acusaciones de corrupción en el que se venía hundiendo Rajoy; no obstante para mucho analistas políticos el anuncio de unas nuevas elecciones era obvio, pues dentro del Congreso de los Diputados, los socialistas tienen a penas 84 escaños, comparados con los 134 del PP.

La necesidad de las nuevas elecciones fue el movimiento político necesario y perfecto para que otra vez el PP retomara las riendas del país, puesto que las promovió en dos situaciones críticas del gobierno de Sánchez: el diálogo con los independentistas catalanes y las votaciones para el Presupuesto General de España. 

El pasado mes de febrero se instaló la posibilidad de que tanto el gobierno español como los independentistas pudieran llegar a un acuerdo de que dentro de la conformación de la mesa de partidos existiera una representación en Cataluña, como se hizo mención en otro artículo. Sin embargo, Sánchez decidió pausar los diálogos en un momento crítico para su gobierno. 

Por un lado estaban todos los partidos tradicionales (PP, Ciudadanos y VOX) marchando en contra de estas aproximaciones y por el otro, la inminente votación del Presupuesto, y del cual su aprobación dependía del apoyo catalán. Fue así como, sin el apoyo de la mayoría, Sánchez decidió convocar a elecciones. 

Entonces, ¿quién puede ganar?

Si bien no hay un favorito claro, varios medios españoles le apuestan a que Pedro Sánchez podría seguir en el mandato, “el PSOE quedaría en primer lugar, con entre un 28 y un 31,5 % de los votos, y entre 115 y 139 diputados (actualmente tiene 85), sobre un total de 350 miembros del Congreso”, como lo afirma El Heraldo. De esta manera, los partidos tradicionales de derecha podrían perder escaños, alejándose de la tradicional mayoría absoluta y dando paso a un Congreso sin “mayorías estables”, de acuerdo con El Periódico. 

Sin embargo, aquel que llegue a la presidencia tendrá que afrontar la crisis independentista y, como consecuencia, el aumento del nacionalismo español, una constante en el país europeo y el cual ha incrementado con las cercanías de Sánchez a los catalanes. 

Tanto así que en los primeros debates de los candidatos, estos dos puntos fueron los más discutidos, y en los que los candidatos de derecha recriminaron a Sánchez, puesto que “los líderes del PP y Ciudadanos lo acusaron de haberla puesto (la unidad de España) en riesgo con tal de mantenerse en el poder”, de acuerdo con Contacto Hoy. Además, lo acusaron de “traidor” y lo inculparon de “tener planes de indultar a líderes independentistas actualmente sometidos a juicio en Madrid por su participación en la intentona secesionista”, según El Nuevo Siglo. 

Entretanto, habrá que esperar hasta el próximo domingo para ver si España se desmarca de las tendencias electorales nacionalistas, como el caso de Brasil o Estados Unidos; y de ser así y si Sánchez se mantiene en el poder, evidenciar cómo manejará su talón de Aquiles: los catalanes. 

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…