fbpx

El agua escasea en Latinoamérica

Escucha este artículo


Dos cuerpos de agua desaparecieron, uno en Chile y otro en Colombia. Los principales culpables son el cambio climático y la minería ilegal

El agua escasea en Latinoamérica

Las desoladoras imágenes, captadas por satélites de la Nasa y las autoridades locales, muestran como la Laguna de Aculeo, en Chile, y el río Sambingo, en Colombia, se secaron. Hoy en día, donde antes se encontraban ambos cuerpos de agua, se puede ver barro seco y desolación.

Read in english: Water is scarce in Latin America

La desaparición de la laguna y el río han causado indignación y preocupación, pues evidencian que estamos más cerca de enfrentar una crisis hídrica y un escenario apocalíptico.

¿Qué pasó con la Laguna de Aculeo?

A solo dos horas de Santiago, se encuentra la Laguna de Aculeo. Un lugar muy popular para pasar los días de verano, donde la laguna llegó a tener hasta seis metros de profundidad. Lamentablemente, estos días quedaron atrás y en la memoria de quienes la visitaban pues un satélite de la Nasa reveló que el cuerpo de agua se secó y es ahora un pozo de barro seco con vegetación.

El satélite de observación terrestre de la Nasa Landsat 8, de acuerdo con Nasa Earth Observatory, registró la sequía de la laguna durante todo el año. Aunque en algunos momentos, durante 2019, la laguna tuvo agua, en estos momentos se encuentra seca.

Las razones son varias y van desde las sequías desde 2010 hasta el cambio climático. Según El Espectador, la falta de lluvia y el incremento del uso del agua en la región llevaron a que este cuerpo hídrico se secara.

Lea también: Greta Thunberg: la influenciadora ambiental que necesitamos

El río Sambingo en Colombia

Desolación y sequía, eso fue lo que encontraron los soldados y funcionarios de la Tercera División del Ejército apoyados por la Fuerza Aérea y la Fiscalía que llegaron hasta el río Sambingo para combatir la minería ilegal que se presenta en la región. Sin embargo, como registra Semana, en lugar de maquinaria pesada y personas en busca de oro, encontraron un cauce completamente seco.

El río era uno de los afluentes más importantes del pacífico colombiano y su caudal llegó a ser tan poderoso que fue protagonista en una tragedia invernal que tuvo lugar en diciembre de 2014 y que terminó con la vida de cinco personas.  

A diferencia de la Laguna de Aculeo, la principal causa de la desaparición del río es la minería ilegal que según Semana dejaba ganancias de 3 mil millones de pesos mensuales. Una cifra ínfima si se mide el impacto ambiental y económico que producirá la pérdida del Sambingo. La otra causa de la sequía del río es el fenómeno del niño, cuyas consecuencias han sido más graves debido al cambio climático.

 

LatinAmerican Post | Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…