fbpx

¡Histórico! Un colombiano presidirá a los Minnesota Timberwolves de la NBA

Escucha este artículo


Gersson Rosas no alcanzó este logro de la noche a la mañana: primero pasó por los Houston Rockets y los Dallas Mav’s. Conozca la historia

¡Histórico! Un colombiano presidirá a los Minnesota Timberwolves de la NBA

La historia del bogotano Gersson Rosas es un nuevo ejemplo de superación sistemática y paulatina. Es así como de repente, Colombia, un país con poca tradición en el baloncesto, logra en un mismo año tener a dos representantes en la mejor liga del mundo. Primero, Brian Angola en los Orlando Magic aún anque no ha jugado. Ahora, Rosas, que ya estaba más ligado a la NBA desde hace varios años, por fin ha llegado su gran oportunidad de consagración, ¡como presidente de un equipo!, un hecho absolutamente sin precedentes.

Read in english: Historical! A Colombian will preside over the NBA's Minnesota Timberwolves

También hacen historia los Minnesota Timberwolves al ser el primer equipo franquicia de la NBA que deposita su confianza para semejante misión en un latino, específicamente de sangre colombiana. Absolutamente inédito. Rosas fue construyendo una carrera en el mejor baloncesto del mundo que ya ronda casi los 20 años, en la que fue escalando posiciones hasta llegar a ser vicepresidente de los Houston Rockets, su más reciente función, además de una corta pasantía de tres meses por los Dallas Mavericks como manager general, según refirió El Espectador.

El reto desde ya pinta imponente, pues Rosas deberá reemplazar a un hombre de baloncesto con muchísima experiencia como lo es Tim Thibodeau, quien, hasta la pasada campaña, compartió las labores como ejecutivo y entrenador del equipo con resultados nada alentadores, sobre todo en la muy complicada Conferencia Oeste del circuito.

Es así cuando se construyen carreras en el tiempo, que los resultados se obtienen de manera natural. Rosas, además, fungió como scout para el equipo internacional de Estados Unidos que alzó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Hay una cosa segura, el colombiano se ganó la confianza de los norteamericanos.  

"Gersson ha sido una persona increíble con la que trabajar. Ha estado claramente sobre cualificado para su trabajo desde hace un tiempo. Se lo merece, aunque me hubiera gustado que se hubiera ido a un equipo del Este. Vamos a tener a un rival extremadamente competitivo ahora", aseguró el presidente de los Houston Rockets, Daryl Morey a ESPN, y replicadas por El Espectador.

Un latino de relevancia en la NBA, en este caso el ala pivot dominicano Al Horford, de los Boston Celtics, también elogió a Rosas: "su impacto ha sido realmente inmenso. Tuve la oportunidad de compartir con él el evento de Baloncesto Sin Fronteras. Es uno de esos hombres que siempre incentiva a la NBA a involucrarse más en América Latina".

Paso a paso

Claro, es imposible no preguntarse cómo un colombiano tiene tal influencia en la NBA. Es como si un puertorriqueño fuese presidente de un club de la Premier League, por hacer una analogía. Rosas nació en Bogotá, pero se mudó con sus padres a Houston desde que era un niño, y fue allí, en Houston, donde, con los años, nació su pasión por el ‘Deporte de los Gigantes’.

Tan es así que una vez contó esto: "Conocí en la secundaria a quien hoy es mi esposa y ella me preguntaba: '¿Qué quieres ser cuando crezcas?' Y ya sabía que quería formar parte de la NBA y ser gerente general".

Empezó en la etapa colegial con los Rockets de la G-League antes de convertirse en vicepresidente de la franquicia del equipo principal. "Quiero ver a los latinos en cada parte de la NBA: del lado de las oficinas, del entrenador, del juego y el corporativo. Y saber que puedo motivar a alguien o darle a alguien la esperanza de que pueda hacerlo es muy especial para mí”, había señalado el colombiano en el mes de marzo, en una especie de premonición de lo que el destino le tenía preparado.

La Revista Semana agrega que Rosas también fue asistente técnico en el colegial equipo del Westbury Christian High School, la temporada en la que fueron monarcas estatales, la 2002-03. Gerson decidió regresar a su Alma Mater, la Universidad de Houston, para ser asistente en la temporada 2003-04 y a raíz de su labor nació el interés de Rio Grande Valley’s, filial de los Rockets en la G-League, la Liga de Desarrollo de la NBA. Esta experiencia fue clave pues allí nuestro personaje hizo el click hacia el área gerencial.

“Mi camino a la NBA fue largo. Lo que más me motivó fue la pasión por el baloncesto y eso me hizo estar mentalizado en trabajar en equipos, evaluar talento y seleccionar jugadores”, explicó el colombiano. Como vicepresidente de los Rockets, Rosas se encargaba de la evaluación, desarrollo, contratación y cambio de jugadores, así como de las estadísticas y el estudio de casos con el cuerpo médico, refirió Semana.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Welcome to the North, @gerssonrosas!

Una publicación compartida de Minnesota Timberwolves (@timberwolves) el

 

Nueva parada: Minnesota

Los Timberwolves anunciaron a Rosas con bombos y platillos. "Estamos emocionados porque Gersson lidere nuestro departamento de operaciones de básquetbol. Tengo confianza en que con su experiencia aportará muchos éxitos a nuestra organización", señaló Glen Taylor, propietario de los Twolves.

"Amo este trabajo para Gersson. Él es cercano a los jugadores y creo que lo van a amar. Si él aprendió algo de Morey fue cómo conformar un equipo y creo que va a ayudarle a ganar", explicó a su vez, el recordado ex jugador Tracy MacGrady, quien dio valor al hecho de que Gersson se haya formado con uno de los mejores dirigentes de la NBA: Daryl Morey.

Finalmente, el flamante presidente colombiano, dejó una frase para comenzar su nuevo camino en una franquicia que necesita reverdecer laureles. "Esta es una oportunidad especial en un gran lugar y estoy emocionado por perseguir los objetivos de esta franquicia, de convertirla en una organización de clase mundial con un modelo de éxito sostenible y de la que sus aficionados puedan sentirse orgullosos", reflejó Infobae.

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Juliana Suárez