fbpx

Impuesto al carbono: ¿La solución para acabar con la polución?

Escucha este artículo


El FMI asegura que se deben implementar políticas fiscales como gravar el carbono para promover el uso de energías sostenibles

Impuesto al carbono: ¿La solución para acabar con la polución?

La directora general del FMI, Christine Lagarde, y el responsable de asuntos presupuestarios del ente multilateral, Vitor Gaspar, aseguran que para cumplir el objetivo de limitar el aumento en la temperatura se requiere la reducción de un tercio de las emisiones de carbono y la implementación de un impuesto de $70 dólares por cada tonelada de carbono emitida.

Read in english: Carbon tax: the solution to end pollution?

Según el FMI, el impuesto sería la medida más efectiva para reducir las emisiones de gases efecto invernadero y así mitigar los efectos del cambio climático. La gravación del carbono conllevaría a la reducción del consumo de energía y la transición a la producción de energías sostenibles. El organismo también explica que se generarían ingresos que podrían ser orientados en las finanzas públicas de las naciones.

El Fondo Monetario Internacional asegura en su informe que si se impusiera un impuesto de tan solo $35 dólares en países como China, India y Sudáfrica, las emisiones se reducirían en hasta un 30%.

Al respecto, el editor de Economía de LatinAmerican Post, Pedro Bernal, opina que la medida obligaría a grandes como potencias como Estados Unidos y China a hacer la transformación a energías limpias. Esto les “permitiría rentabilizar sus cuentas e inflar sus arcas con impuestos”. En cuanto a América Latina, Bernal considera que el impuesto sería positivo. “Para Colombia en especial es muy bueno y para el mundo también. Obliga a las potencias industriales a hacer la transición, que son las más responsables a la larga”, explica el editor.

Lea también: ¡Alarmante! Un millón de especies podrían desaparecer 

Alejandro Noguera, emprendedor ambiental colombiano, opina que este mecanismo podría ser de utilidad. “Creo que es un mecanismo que sí funciona porque no funciona como un nudge social para que las compañías tengan conductas socialmente deseables, pasa a ser una obligación”, afirma Noguera.

Además del componente ambiental, se debe tener en cuenta también la competitividad y la reducción de costos. “Las compañías tienen que crear planes de inversión para mejorar la calidad de sus tecnologías no solo por el tema de cuidado ambiental, porque eso pasa a segundo plano, pero para ahorrar costos”, explica Noguera.

El emprendedor da el ejemplo de Bavaria, "ellos están comprometidos con reducir el consumo de agua, energía, cadena de logística, combustibles, etc. Lo que dicen es que tal vez lo hacen por el medio ambiente, pero en realidad esa inversión da muchas garantías en costos. Lo mismo pasaría con otras compañías. La carátula es todo ambiental, pero como es obligación [pagar los impuestos que se impongan a emisiones como el carbono], al final deben adaptarse a ese impuesto para mejorar sus procesos”.

 

LatinAmerican Post | Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…