fbpx

Lionel Messi: un legado en Barcelona más allá del fútbol

Escucha este artículo


El estelar jugador argentino de 31 años acumula 15 años en el club catalán, pero su influencia va más allá de los títulos

Lionel Messi: un legado en Barcelona más allá del fútbol

Algunos lo comparan con otras leyendas del fútbol como Pelé, Diego Armando Maradona, Johan Cruyff o Franz Beckenbauer, otros —entre los que me incluyo— pensamos que Lionel Messi está como mínimo al mismo nivel de los mencionados. Sus goles, su influencia en los últimos 34 títulos del Barcelona y, sobre todo, su fidelidad con la camiseta y el club lo distinguen en el Olimpo del balompié mundial. El FC Barcelona ya puede dividir su historia en un antes y un después de este ‘Pequeño Gigante’.

Read in english: Lionel Messi: his legacy in Barcelona beyond soccer

En octubre de 2004, Messi inició su andar por el Barcelona y hoy, 15 años y 600 goles después, queremos no solo destacar lo que dicen los números de este fantástico futbolista, tanto con los 'culés' como con la Selección Argentina, sino lo que significa su lealtad para dejar un legado. Esto lo ha hecho al mejor estilo de otros similares como Steven Gerrard (Liverpool) o Francesco Totti (Roma), por mencionar dos de los más conocidos que jamás cambiaron de club en Europa.

Messi, además, tiene el positivo precedente de que prefirió defender los colores de su país de origen a sabiendas de que tenía la posibilidad de reforzar a España y ganar muchos más títulos en selecciones con ellos que con los ‘albicelestes’, como hasta ahora han demostrado los hechos. Lejos de criticarlo por no ganar aún nada con la Selección de Mayores (es campeón del mundo sub20 y medalla de oro en Atenas 2004 con su nación), hay que alabar también el que haya preferido usar el camino más difícil cuando pudo elegir también el más fácil: que era España en ese momento.

Lea también: Los futbolistas latinoamericanos más caros: ¿Messi todavía lidera?

Un legado imborrable

Cuando el rosarino llegó al primer equipo del Barcelona, Real Madrid tenía una ventaja considerable sobre su archirrival con 72 títulos totales en contra de 61 de los blaugranas. Barcelona siempre fue un equipo de respeto en España, pero siempre lejos del Real Madrid y hoy esa diferencia se ha acortado. 15 años después, es Barcelona quien lidera en el departamento de títulos totales con 95 a 92, esto sin incluir la posibilidad de que los ‘culés’ amplíen la diferencia a 96-92 si alcanzan el de la Copa del Rey ante Valencia.

En tiempos como este, en que el mercantilismo impera sobre el amor a las camisetas, Messi también prefirió quedarse en el Barcelona y, aunque la situación es diferente a la de Argentina —el camino fácil sería el de quedarse en el Barcelona por la estructura que implica el club—, el rosarino ha permanecido fiel hasta en los momentos más difíciles, como cuando la Roma de Italia los dejó afuera de la Champions League hace un año con marcador de 3-0 en la vuelta, en medio de críticas a su falta de liderazgo en detrimento de un Cristiano Ronaldo, rey de Europa.

Me pongo en la piel de fanático y, aunque el Barcelona no es mi club favorito en Europa, siempre me simpatizo más que el Real Madrid, pero debo decir que en la década de los ochenta, cuando comencé a ver fútbol a los 8 o 9 años, el equipo blaugrana no le hacía sombra al Real Madrid, pese a ser siempre el escolta del elenco merengue.

Antes de Lio, Barcelona solo había alzado una Copa de Europa, la de 1992 en que vencieron en la final a la Sampdoria, y desde su llegada han sido cuatro los galardones de esta competición: 2006, 2009, 2011 y 2015. También doy fe que no había tantos aficionados ni camisetas del Barcelona como ahora. Mucho menos era un equipo tan respetado en Europa como ahora. Cuando se marche Messi, la herida será profunda y lo extrañaremos como fanáticos del fútbol, pero, sobre todo, seguiremos aplaudiendo su legado: fidelidad a un club, poner a un equipo en el mapa de la élite y hacer que una fanaticada crezca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Euro F.C (@eurof.c) on

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…