fbpx

Alerta ríos de Brasil: la amenaza de los agrotóxicos y de los desastres ambientales

Escucha este artículo


El Sisagua afirma que uno de cada cuatro municipios de Brasil presenta en sus sistemas de abastecimiento de agua una mezcla formada por más de 27 tipos de agrotóxicos

Alerta ríos de Brasil: la amenaza de los agrotóxicos y de los desastres ambientales

Brasil es el país con mayor cantidad de agua potable en estado líquido del planeta, importantes ríos fluyen por todo el territorio y dan vida a la mayor selva tropical del globo cuyo 75% de su área total se encuentra entre las fronteras brasileñas. Ríos como el Amazonas, Solimões y rio Negro, entre otros, son responsables por la manutención del ecosistema además del clima de todo el país y del mundo, incluso para los niveles da salinidad y corrientes en el Atlántico Sur.

Read in english: Brazil's rivers warning: the threat of agrotoxins and environmental disasters

Los recursos hídricos también son vitales para la generación de energía en el país y corresponden a más del  75% de la matriz energética brasileña,  según datos de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica, además de su papel imprescindible para la agricultura y la ganadería en uno de los mayores productores de alimentos del mundo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ONU Medio Ambiente (@onumedioambiente) el

 

Un recurso tan importante y estratégico para el país debería poseer una política estricta para su explotación, manutención y sostenibilidad a largo plazo. Sin embargo, las acciones del gobierno brasileño, liderados por el presidente de ultraderecha y antiambientalista Jair Bolsonaro, tienen en alerta a la comunidad internacional y a los expertos en medio ambiente.

Un estudio de la ONG, S.O.S Mata Atlántica, informa que los ríos de Brasil están en grave peligro debido a la polución, tanto en las ciudades como en el campo, ocasionados por la falta de tratamiento y por el uso de agrotoxicos. Tan sólo 6.5% del agua colectada en 220 ríos del país tienen índices considerados buenos, frente a 53 ríos declarados totalmente contaminados e impropios para el consumo o uso en la agricultura. 

Lea también: Agricultura sostenible: así será la producción de la Orinoquía 

Según informaciones del Sistema de Información y Vigilancia de la Calidad del Agua para consumo humano (Sisagua), uno de cada cuatro municipios de Brasil presenta en sus sistemas de abastecimiento de agua una mezcla formada por más de 27 tipos de agrotóxicos. La situación tiende a empeorar gracias a la aprobación del gobierno brasileño de más de 450 tipos de pesticidas, siendo que algunos de ellos como el Sulfoxaflor o el glisofato fueron banidos en los Estados Unidos y en países de la Unión Europea.

Otra amenaza para los ríos de Brasil son las más de 839 represas de residuos sólidos y químicos de minas y fábricas repartidas por todo el territorio. De estas, 204 presentan riesgo inminente de colapso total tal y como ocurrió con la ruptura de la represa de Mariana en el 2018, o con la represa de Brumadinho en enero de este año, ambas produjeron más de 170 víctimas mortales además de la polución y muerte de miles de peces en los ríos Doce y Paraopeba. La tragedia  llegó a afectar el ecosistema marino de las islas protegidas de Abrollos en el caso del rio Doce y a la cuenca del Rio San Francisco (Mayor rio de Brasil tras el Amazonas) en el incidente del rio Paraopeba.

El actual ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, es acusado de beneficiar al agronegocio y de negligenciar las políticas de preservación y protección del Medio Ambiente. El hecho del país negarse a celebrar el encuentro de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha puesto a Brasil en medio de la crítica internacional que acusa al gigante latinoamericano de dejar de ser un líder en cuestiones ambientales para convertirse en un peligro para la preservación del planeta y las metas de las ONU.

Otros proyectos de leyes tales como el que libera la caza de especies salvajes o que elimina la demarcación de territorios indígenas y que tramitan el en congreso brasileño, también alertan que no sólo los ríos están amenazados sino que la naturaleza es vista como un enemigo para el Gobierno de Bolsonaro.

 

LatinAmerican Post | Wesley Guerra

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…