fbpx

Malasia se cansó de ser el vertedero del planeta

Escucha este artículo


"Exhortamos a los países desarrollados a dejar de mandarnos sus residuos a nuestro país", dijo la ministra de Energía, Medio Ambiente y Ciencias de la nación asiática

Malasia se cansó de ser el vertedero del planeta

Luego de que China dejara de recibir los residuos plásticos de naciones extranjeras, paises asiáticos como Malasia intentaron ocupar el espacio y la labor que había desarrollado China. Sin embargo, el pasado martes 28 de mayo, este país también anunció que le cerrará las puertas a los residuos de otras naciones y de hecho les devolverá centenares de toneladas de residuos plásticos.

Read in english: Malaysia got tired of being the dump of the planet

Liu Hua, investigador de Greenpeace en Asia Oriental, había advertido que Malasia y Vietnam no tenían la capacidad para tratar la cantidad de desechos y residuos que están recibiendo. De acuerdo con AFP, desde 2016, las importaciones a este país se triplicaron y alcanzaron las 870 mil toneladas de plástico.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ONU Medio Ambiente (@onumedioambiente) el

 

Yeo Bee Yin, ministra de Energía, Medio Ambiente y Ciencias, afirmó: "exhortamos a los países desarrollados a dejar de mandarnos sus residuos a nuestro país". La funcionaria también dijo que "vamos a devolverlos a sus países de origen", luego de que se inspeccionaran varios contenedores de plástico contaminado en el puerto Port Klang.

Según AsiaOne, la impotación de residuos en Malasia ha provocado que se creen plantas de reciclaje que funcionan sin licencia y que no cumplen con los estándares de cuidado medioambiental. Esto resulta en el detrimento ambiental de Malasia. El mismo medio asegura que el plástico que será devuelto proviene de Canadá, Australia, Japón, Arabia Saudita, China, Bangladesh y Estados Unidos. El plástico estaría contaminado y serían 450 toneladas las que regresarían a sus países de origen. El mes pasado, Malasia ya devolvió cinco contenedores a España.

Lea también: El mundo pide a gritos la extinción del plástico

La decisión se toma porque el plástico que llegó a puerto no puede ser reciclado debido a que no es homogéneo, es de baja calidad y está altamente contaminado. Procesar ese tipo de material sin la tecnología adecuada produce más contaminación que termina por afectar la salud de los residentes de Malasia. Esta nación se cansó de ser el vertedero global de plástico.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ONU Medio Ambiente (@onumedioambiente) el

 

Crisis global por culpa del plástico

La decisión de Malasia refleja la crisis ambiental y política que enfrenta el planeta por culpa del plástico. Las grandes naciones productoras de residuos plásticos no han encontrado una solución efectiva para tratar sus desechos.

Le puede interesar: Agricultura sostenible: así será la producción de la Orinoquía

Durante años, China se encargó de la basura de las grandes naciones. Sin embargo, al decidir no aceptar más importaciones, el mundo se vio obligado a buscar otros vertederos. En lugar de encontrar alternativas sostenibles y amigables para las naciones receptoras, el problema se ha agravado y evidencia de ellos es la decisión de Malasia.

La solución no solo se trata de reciclar si no de frenar la producción de plástico. Naciones desarrolladas y en vías de desarrollo deben encontrar la forma de atacar el problema de raíz para poder controlar los centenares de toneladas de plástico que se producen.

 

LatinAmerican Post | Marcela Peñaloza

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…