fbpx

Latinoamérica: ¿en que afectan los resultados de las europarlamentarias?

Escucha este artículo

 

Ni izquierda ni derecha, estas elecciones arrojaron resultados diversos. Lo que resulta ser incierto es si esta pluralidad afectará o beneficiará a la región

Latinoamérica: ¿en que afectan los resultados de las europarlamentarias?

Las elecciones parlamentarias, realizadas el pasado domingo 26 de mayo, dejan consigo una Europa más plural y al mismo tiempo, el ascenso de los euroescépticos, ¿dónde está Latinoamérica en este panorama?

¿Cuáles fueron los resultados de las europarlamentarias?

Como tituló el diario aleman la Deutsche Welle sobre las elecciones europeas, “Europa se lleno de colores”, ni de izquierdas ni de derechas. Este ha sido el primer panorama que dichos escrutiños dejaron en el viejo continente.

Los euroescépticos no lograron tantos escaños como se pronosticaba, sin embargo, sí hubo algunas sorpresas. Los partidos tradicionalistas perdieron terreno, liberando así el bipartidismos que reinaba en Europa, ahora partidos como los verdes han ganado terreno.

A raíz de su victoria, la líder del Partido Verde Alemán declaró a la Deutsche Welle: "Hicimos campaña por la protección del clima, por la protección de la biodiversidad, pero también por una Europa social donde los derechos de los ciudadanos sean respetados y ahora queremos implementar eso en el Parlamento”.

 

El Partido Verde Europeo no fue el único vencedor. Como se esperaba, la ultraderecha impulsada por Le Pen (Francia), Orbán (Hungría) y Salvini (Italia) tuvieron una victoria a medias debido a que, si bien lograron crecer en Europa, no tuvieron los resultados que se esperaban.

Por ejemplo, como argumentó CNN, en Francia la gran vencedora fue la ultraderecha liderada por la líder de la Agrupación Nacional Marine Le Pen, imponiéndose al partido oficialista de los galos liderado por su presidente Emmanuel Macron.

Lea también: Así quedó conformado el Parlamento europeo

Para el lunes 27 de mayo, los resultados empezaron a aflorar y el gran vencedor fue el Partido Popular Europeo con 182 escaños, seguido de la Alianza Progresista de Socialsitas y Demócratas con 147 asientos y, por supuesto, la Alianza de los Liberales y Democratas con 86 parlamentarios. Sin embargo, el partido más grande de las minorías ha sido la Alianza de los Conservadores y Reformistas Europeos con 59 escaños, según lo expuesto por la BBC.

Con este panorama, ¿cómo queda parado Latinoamérica?

France 24, queriendo saber más sobre este tema, entrevistó a la profesora Lorena Ruano adscrita al Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y especialista en las relaciones entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe, quién dio algunos indicios de la relación de Sudamérica con el viejo continente.

Lo primero que hay que apuntar es que las relaciones entre estas dos regiones no están pasando su mejor momento, si se habla de otra cosa que no sea la economía. La investigadora Ruano apuntó que esta precaria relación tiene una explicación y es la división que existe entre los dos continentes. Por un lado, Latinoamérica ya no está tan unida como antes, los gobiernos de derecha han aumentado en la región y la corrupción es una sombra que no abandona a las dos orillas del espectro político.

Mientras tanto, Europa esta viviendo una situación de fractura entre la democracia y la ultraderecha, para muchos gobiernos Latinoamérica no es una prioridad. Como informó Ruano a France 24, “hace ya dos años que tendría que haber habido una cumbre birregional. Traemos un retraso importante y no se ve que haya un progreso significativo”.

¿Latinoamérica desestimada?

Ahora, con esta división del parlamento europeo no es claro dónde queda Sudamérica. Si se mira por un lado, ahora que existe más pluralidad los partidos europeos deben cumplir con una agenda. Por ejemplo, los verdes no pertenecen a la ultraderecha pero tiene unos comprimisos adquiridos con el medio ambiente y las energías renovables. Esto quiere decir que cada quien tendrá una agenda distinta y muy amplia por cumplir.

En el otro lado del ajedrez se encuentran los euroescépticos, quienes propugnan por devolver el poder a sus naciones, y bajar los gastos extras que tiene la Unión Europea, escenario que no es muy favorable para el nuevo continente quienes podrían dejar de recibir ayudas económicas. Por esto, los proyectos para América Latina podrían este naufragando, como apuntó France 24.

Sin embargo, no todas son malas noticias para nuestro continente.  El poder europeo, aunque disminuido, queda en poder de los partidos de centroizquierda, como sucedió en España con el PSOE, y la ayuda de Sudamérica en varios aspectos es indispensable. Como apuntó Lorena Ruano, “para la UE es importante poder contar con el apoyo de América Latina en las Naciones Unidas en cuestiones como el respeto a derecho internacional, la regulación del comercio, el respeto a los Derechos Humano” esferas que van más allá del comercio.

Sin embargo, no todo es culpa de la ultraderecha europea. Como apuntó la BBC, un problema que siempre ha venido afrontando Sudamérica frente a Europa es el proteccionismo que el viejo continente hace sobre su campo. El nuevo continente ha sido conocido por su exportación de productos agrícolas, frutas, verduras, y materias primas, pero ha sido una tradición en la UE que los productos europeos respecto a este tema son puestos de primero, y se pone en duda cómo funciona el libre comercio al otro lado del océano.

 

LatinAmerican Post | Miguel Diaz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…