fbpx

​​​​​​​Nicaragua: Ortega vs. la oposición

Escucha este artículo


La muerte de un ‘preso político’ desató una vez más el caos y la oposición organizó un Paro Nacional para pedir la liberación de quienes están bajo custodia

Nicaragua: Ortega vs. la oposición

La relación de Daniel Ortega con la oposición ha sido siempre en un tono poco diplómatico, lo  que ha llevado a que haya cientos de presos políticos en el país. El conflicto con los presos políticos ha sido que, además de estar privados de la libertad por las múltiples protestas que se han presentado frecuentemente en los meses pasados, las condiciones de algunos han sido deplorables, por lo que se denuncia sobre abusos a los derechos humanos.

Read in english: Nicaragua: Ortega vs. the opposition

Debido a las denuncias de abusos, organizaciones internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de Estados Americanos (OEA) han intervenido finalmente. Gracias a esta intervención, se ha exigido al Gobierno que libere a los presos a más tardar el 18 de junio.

A los ojos de la oposición, estos presos políticos están siendo abusados y se encuentran detenidos injustamente. Por otro lado, para el Gobierno, estas personas han cometido delitos contra la seguridad común e incluso los ha catalogado de ‘terroristas’.  Actualmente en el país se encuentran alrededor de 730 políticos, la mayoría de ellos manifestantes comúnes y periodistas, de acuerdo con un reporte del Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos. De estos, además, muchos son estudiantes, algunos tienen casa por cárcel y otros están en malas condiciones en las prisiones del país.

Aunque aparentemente el Gobierno ha cedido en este tema, liberando paulatinamente algunos de los cientos presos, los medios de comunicación y los partidos de oposición han denunciado que no se ha avanzado en los diálogos con el gobierno para llegar a acuerdos. De acuerdo con la BBC, desde febrero ha habido 300 liberados. La liberación de los presos ha sido una de las principales demandas de la oposición, pero aún no han liberado a líderes políticos, que son los que más se han exigido que salgan en libertad.

Lea también: Nicaragua: 50 manifestantes fueron liberados

Después de que el gobierno había dicho en varias oportunidades que comenzaría con la liberación de todos los ‘presos políticos’, y de no haber cumplido, fue el 17 de mayo que volvió a estallar el tema. La muerte de una persona que se encontraba privada de libertad por las manifestaciones. Según Univisión, Eddy Antonio Montes murió tras ser baleado en medio de un motín registrado en la prisión La Modelo y, de acuerdo con la versión oficial, el custodio disparó en defensa propia, pero el Comité de Presos Políticos y testigos en el interior del penal aseguran lo contrario”. Este suceso terminó en la renuncia de la oposición (el partido Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia) a los diálogos con el gobierno.

A raíz de la muerte de Montes, la renuncia de la oposición en la búsqueda de un acuerdo, los nicaragüenses, especialmente en Managua, quisieron salir nuevamente a las calles en el convocado Paro Nacional, el cuarto en el último tiempo. En medio de la poca actitud conciliadora del gobierno, éste “dio a conocer su programa para consolidad la paz y estabilidad, donde incluyen auditorias fiscales hasta para medios de comunicación”, afirmó Univisión. Además, el sector bancario fue el único que no pudo participar en el Paro Nacional, pues la Superintendencia de Bancos aseguró que habría sanciones de no abrir al público.

Posterior al paro, el domingo 26 de mayo, los ciudadanos denunciaron que intentaron salir a las calles a protestar, pero la presencia policial, con sus ya conocidos actos violentos, no permitieron que se perpetraran las manifestaciones. De acuerdo con Univisión, “la policía antimotines rodeó restaurantes privados y se desplegó incluso en el interior de centros de compras que el pasado jueves habían participado en el paro nacional”.

Más de un año de crisis

El 18 de abril de 2018 comenzaron una serie de protestas en las calles de Nicaragua, a partir de unas reformas económicas que decretó el presidente Ortega que afectarían algunos sectores como las pensiones. La respuesta del gobierno tras las manifestaciones fue oprimirlas por completo, lo cual llevó a la muerte de cientos de personas, incluyendo periodistas que simplemente se encontraban en las calles cubriendo lo que estaba pasando.

Después de más de un año de crisis política, las manifestaciones ya no son solo por los sistemas de pensiones o las reformas económicas, el pueblo nicaragüense denuncia que en el país hay una dictadura. Esto, además de que los cientos de muertos son una razón más para criticar al gobierno. De acuerdo con la CIDH, la crisis ha dejado más de 320 muertos, “mientras que varias ONG locales cuentan hasta 596 y el Gobierno reconoce 199”, informa el diario El Comercio.


LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…