fbpx

¿Por qué los invitados de la Copa América seguirán siendo de Asia?

Escucha este artículo


Para la edición de Argentina y Colombia en 2020, los huéspedes serán Qatar y Australia, el cual es de Oceanía, pero compite en la Confederación Asiática

Logo de la Copa América y balón de fútbol sobre el mapa de Asia, de fondo un estadio de fútbol

Muchos nos sorprendimos a finales del año pasado cuando Conmebol anunció que Qatar y Japón serían los dos invitados de la presente edición de la Copa América Brasil 2019. Esto fue porque el radio de acción geográfico sufría un drástico cambio, dado que solo en una ocasión un país asiático había participado en nuestro torneo, precisamente Japón en 1999. De resto, todos los demás habían sido selecciones de la Concacaf.

Read in english: Why will the guests of the Copa América continue to be from Asia?

Repasemos. Estos combinados nacionales fueron México, consecutivamente desde 1993 hasta la Centenario en 2016, en total 10 invitaciones consecutivas. Costa Rica vino en 1997, 2001, 2004, 2011 y 2016; Estados Unidos en 1993, 95, 2007 y 2016. Jamaica estuvo en 2015 y 2016; Honduras, en 2001; Haití y Panamá, en 2016. Esto significó una notable modificación, solo en el hecho de que ya estábamos hablando de otro continente y otra cultura muy diferente a la nuestra. Una especie de minimundial.

Bueno, como quiera que sea, aunque pueda sorprenderle, la tendencia hacia Asia se extenderá al menos por una edición más tras el anuncio del presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez. En él, confirmó a Qatar (su segunda edición consecutiva) y Australia, que debutará en el torneo americano, para la siguiente versión el próximo año en Argentina y Colombia, la cual también será inédita por ser primera vez que será organizada por dos países.

En estos nuevos propósitos de ampliación que tiene el fútbol mundial a través del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, la Conmebol no se queda atrás y parece que el objetivo será ir más allá en lo que respecta a los invitados y al crecimiento del certamen. Ya en una ocasión, se habló de España como un invitado de lujo, aunque finalmente no se concretó.

También hay que decir que estas dos ediciones seguidas serán solo por esta vez, ya que Sudamérica se adecuará al calendario europeo, por lo que la subsiguiente Copa América será en 2024. Así, cada cuatro años se jugarán al unísono Copa América y Eurocopa, en el medio de cada mundial y tras la eliminación de la ya extinta Copa Confederaciones.

Lea también: Todo lo que debes saber sobre los favoritos de la Copa América Brasil 2019

¿Positivo o negativo para América?

Bueno, lo primero que debemos decir es que Qatar, Japón y Australia son rivales respetables, aun cuando no sean muy seguidos o conocidos de esta parte del mundo. Qatar es campeón de Asia y no olvidemos se está preparando para su Mundial en 2022. Tiene un proceso de formación basado en el trabajo de la Academia Aspire y en técnicos españoles. Créanme que será un durísimo rival en su certamen como anfitrión.

Japón es, a su vez, un rival ya tradicional en el fútbol mundial con experiencia en mundiales en los años recientes, tanto en mayores como en juveniles. Es cierto que para este torneo trajo a una selección alternativa con jugadores que mayormente se están preparando para los Juegos Olímpicos de Tokyo, lo cual no fue muy bien visto en el entorno, pero también es cierto que el fútbol nipón ha crecido y ya le compite de igual a igual a varias selecciones de élite.

El año que viene será Australia, otro país que ya sabe lo que es jugar mundiales, y que en su primera clasificación dejó en el camino en la repechaje a un histórico como Uruguay, rumbo a Alemania 2006. Organizados, fuertes, potentes, aunque carentes de técnica, los oceánicos se presentan como un rival interesante para las selecciones de América.

En conclusión, América intenta darle un carácter aún más internacional a su copa, algo que viene ocurriendo desde 1993 con naciones continentales, pertenecientes a la Concacaf. Aunque ahora intenta expandirse con selecciones que sí, no son de élite, cuentan con procesos de crecimiento que les han hecho ganar respeto. Eso, a mi parecer, es positivo. Al principio cuesta un poco verlo así, pero cuando se analizan los procesos de estos invitados es fácil darnos cuenta de que la elección de los invitados es positiva.

Eso sí, el hecho de ser Copa América pierde un poco la esencia al incluir países tan recónditos, pero tampoco podemos negar la nueva tendencia en el fútbol mundial de globalizar absolutamente todo. Por ello, no nos extrañemos que, en unos años, tengamos una Copa América disputándose en África, por ejemplo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Copa América (@copaamerica) on

 

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Copy edited by Juan Gabriel Bocanegra

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…