fbpx

Los tunecinos luchan para preservar el patrimonio cultural

El saqueo de sitios arqueológicos es un problema de larga data en Túnez, dijo Yasser Jrad, jefe del departamento de objetos incautados en el Instituto del Patrimonio Nacional

Ruins of Sbeitla in Tunisia

Read in english: 'Everything is stolen from us': Tunisians fight to preserve cultural heritage

De pie cerca del santuario del santo sufí Sidi Boughanem en el oeste de Túnez, Karim señala la tierra debajo de sus pies.

"Hay escaleras debajo del suelo", dijo. "Comenzamos a cavar, pero tuvimos que detenernos porque alguien llamó a la policía".

Al pie de una montaña cubierta de villas romanas y antiguas fábricas de aceite de oliva, el santuario se encuentra sobre estructuras enterradas y catacumbas que se remontan a los períodos romano y bizantino.

Los sitios arqueológicos como este, en la región de Kasserine, a menudo son saqueados o dañados durante las excavaciones nocturnas ilegales por personas que buscan bienes para vender, dijo Karim, un historiador local de la ciudad cercana de Foussana.

Luego, hay agricultores que se topan con antigüedades por accidente mientras plantan cultivos, agregó, y otras personas que van a cavar en su propia tierra con la esperanza de encontrar artefactos que puedan vender.

Karim participa en estas excavaciones por curiosidad. Pero sus colegas están buscando tesoros, dijo.

"Hay varios grupos (que hacen esto)", dijo Karim, cuyo nombre ha sido cambiado por su seguridad.

"Está sucediendo casi a diario".

El saqueo de sitios arqueológicos es un problema de larga data en Túnez, dijo Yasser Jrad, jefe del departamento de objetos incautados en el Instituto del Patrimonio Nacional (INP, en inglés).

Objetos de importante valor histórico y cultural a menudo terminan en el mercado europeo y en los hogares de los ricos y poderosos de Túnez, explicó.

El tema se puso de relieve en 2011, cuando Zine El Abidine Ben Ali, exócrata derrocado de Túnez y actualmente exiliado en Arabia Saudita, fue condenado a 35 años de prisión en el primero de varios juicios por diversos delitos, incluyendo la posesión de artefactos arqueológicos. 

En 2017, las autoridades tunecinas se apoderaron de un raro rollo de la Torá del siglo XV que creían que estaba siendo contrabandeado a Europa.

Lea también: Los museos que debes visitar en la ciudad de México

Más recientemente, en marzo, las aduanas confiscaron 600 monedas antiguas que datan del siglo II de un automóvil en la ciudad costera de Sfax.

Las cifras del INP, que tiene la tarea de proteger y registrar los artefactos del país, muestran que el equipo ha recibido más de 25,000 artículos arqueológicos recuperados desde el levantamiento de 2011.

Hoy en día, el INP obtiene más del doble de informes para Kasserine que antes del levantamiento, dijo Mohamed Ben Nejma, jefe de la región del instituto, y agregó que la inestabilidad y el caos del conflicto a menudo brindan una ventana para el saqueo arqueológico.

Pero también atribuyó el aumento en los objetos recuperados al hecho de que las autoridades se están volviendo más serias en cuanto a tratar el comercio ilícito de antigüedades.

"Podría haber tenido que ver en parte con los intereses del estado", dijo Jrad.

"Especialmente, desde que descubrimos piezas robadas de nuestros sitios (nacionales) en las casas de Ben Ali y su familia".

MANTENIENDO OCULTO EL SECRETO

La región occidental de Kasserine, donde se encuentra el santuario de Sidi Boughanem, es una de las partes más marginadas del país, con cifras del gobierno que muestran aproximadamente que una de cada cuatro personas está desempleada. Una cifra mucho más alta que la tasa de desempleo del 15% para el país. 

También es una de las naciones más ricas arqueológicamente hablando. Hay cuatro sitios principales ubicados en un área de 8,000 kilómetros cuadrados (3,000 millas cuadradas), y la tierra está salpicada de ruinas arquitectónicas y piedras antiguas.

Los sitios más grandes están vigilados las 24 horas del día, según el INP, mientras que los sitios menos importantes tienen guardias de seguridad durante el día. Pero la gran cantidad de sitios pequeños hace imposible vigilarlos a todos, dijo Nejma.

Ridha Shili, experto en promoción del patrimonio nacional en la Universidad de Túnez, dijo que la falta de proyectos adecuados de excavación y la inversión cultural en general hacen que la región de Kasserine esté abierta al saqueo.

"Es una especie de región virgen", dijo Shili, señalando que solo su ciudad natal, Thala, tiene unos 350 sitios arqueológicos.

"El estado prefiere que (estos sitios) permanezcan ocultos porque no tenemos los medios para protegerlos", dijo.

Lea también: 3 mujeres latinoamericanas influyentes en el mundo del arte

Cuando se descubre un nuevo sitio, en lugar de protegerlo o mover los artefactos a un lugar seguro, "el estado lo documenta, toman fotos y luego vuelven a poner la tierra sobre él", agregó Shili.

Mientras recorre los sitios alrededor de Foussana para su investigación, Wafa Mouelhi, una estudiante de maestría en arqueología de la Universidad de Túnez, toma fotos cada vez que ve que alguien ha estado cavando.

"Se ven agujeros, se nota que alguien ha estado allí viendo la posición de piedras", dijo. "La gente está buscando estatuas, oro y joyas".

Mouelhi y otros residentes informan a las autoridades locales sobre las excavaciones ilegales. En enero, atrapó a alguien de la ciudad tratando de desenterrar un mosaico y una cerámica de un sitio romano que contiene una iglesia.

'NOS ROBAN TODO'

Matthew Hobson, del proyecto de Arqueología en Peligro en Medio Oriente y África del Norte, con sede en el Reino Unido, dijo que se deben tener en cuenta múltiples factores cuando se trata de proteger los sitios de patrimonio contra el robo, que a menudo se debe a la pobreza y la inestabilidad política.

"Hay razones económicas (para el saqueo)", dijo a la Fundación Thomson Reuters en Túnez. "No se debe culpar a las personas que están tratando de sobrevivir el día a día, sino a las personas que proporcionan estas colecciones".

A diferencia de Libia o Egipto, el comercio de antigüedades en Túnez es bastante pequeño y desorganizado, según un policía local, quien pidió permanecer en el anonimato para proteger su trabajo.

"Es solo dinero de bolsillo, la gente vende cosas por menos de lo que valen", dijo.

Abdelbaki Idoudi, un funcionario de Foussena, dijo que los artefactos desprotegidos del país son un juego justo y que los ciudadanos tienen derecho a beneficiarse de las excavaciones arqueológicas deshonestas.

"El estado dejó todos (los artefactos) y no los cuida", dijo. "Estoy a favor de la práctica porque la gente puede obtener ganancias, puede ayudar a las personas a obtener algo de dinero de su (patrimonio)".

Lee también: Estos son los artistas cinéticos de Latinoamérica que debes conocer

Otros, como Ayoub Sayhi, un cineasta amateur de 22 años de Thala, pidieron al gobierno que haga más para cuidar los objetos antiguos del país.

Para Sayhi, el saqueo de las antigüedades de Kasserine es solo otro síntoma de lo que él veía como el abandono de la región por parte del estado.

"Con (mi película) espero que el gobierno haga algo con respecto a esta región porque es pobre a pesar de que es rica en recursos naturales", dijo.

 

 

Reuters | Layli Foroudi
Translated from "'Everything is stolen from us': Tunisians fight to preserve cultural heritage"

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…