fbpx

América Latina debe oír el mensaje de la gente de Hong Kong sobre la extradición

Escucha este artículo


Si la mayoría de las Constituciones de los países latinoamericanos anteriormente prohibieron explícitamente la extradición de nacionales y los cambios se han realizado en función de una circunstancia histórica relacionada con el narcotráfico, puede ser el momento de contemplar el regreso a nuestra esencia jurídica con respecto a este asunto

A worker cleans up outside the Legislative Council, a day after protesters broke into the building in Hong Kong.

Un trabajador limpia fuera del Consejo Legislativo, un día después de que los manifestantes irrumpieron en el edificio en Hong Kong. Reuters.

Los manifestantes de Hong Kong irrumpieron en el Consejo Legislativo el pasado lunes en el aniversario del regreso de la ciudad en 1997 al gobierno chino. Un grupo relativamente pequeño de personas, en su mayoría estudiantes con cascos y máscaras, desarmaron estructuras metálicas en el exterior del edificio y algunos ingresaron a la legislatura. El principal problema detrás de las protestas es la ira generalizada por las leyes que permitirían las extradiciones a China.

Read in english: Latin America must listen to the people of Hong Kong’s message regarding extradition

Independientemente de la violencia, que LatinAmerican Post no disculpa, el problema de la extradición y la lucha intelectual de los habitantes de Hong Kong para tener voz en este asunto deben ser seguidos de cerca por los países latinoamericanos. La razón es que, en esencia, nuestros países no están a favor de la extradición, sino que se han visto obligados a adoptarla agresivamente por las circunstancias globales relacionadas con el narcotráfico y que, dado que esas situaciones particulares han cambiado, puede ser el momento de reconsiderar la aplicación de nuestra filosofía tradicional sobre esta materia.

Artur de Brito Gueiros Souza, un fiscal federal de circuito y profesor de derecho penal en las Universidades UERJ y UNESA en Brasil, recientemente escribió que, en general, los países latinoamericanos no permiten la extradición de nacionales. "Sobre la base de que los nacionales no han sido entregados, sus gobiernos han establecido reglas para la aplicación extraterritorial de sus leyes penales, lo que les permite a las Oficinas del Fiscal Público iniciar una persecución criminal basada en los mismos hechos contenidos en la solicitud original, como consecuencia de la máxima aplicación del derecho internacional ", agregó el fiscal.

Argentina y Uruguay han sido la única excepción histórica a esta práctica general, ya que, en ciertas circunstancias, han permitido la extradición de nacionales. La Ley argentina, establece que, si la parte involucrada en un caso es un nacional argentino, él o ella puede optar por ser juzgados por los tribunales argentinos a menos que el caso califique para un tratado que requiera la extradición de nacionales. (Artículo 12 de la Ley N ° 24.767). En Uruguay, la Constitución y el Código Penal (véanse los artículos 13 y 14), establecen que la mayoría de los tratados vigentes en las últimas décadas permiten la extradición de nacionales.

En cuanto a los ciudadanos naturalizados, la mayoría de los países mantienen una política similar al la de los ciudadanos nativos y los protege de la extradición. Sin embargo, hay países, como Brasil, que permiten la extradición de ciudadanos naturalizados en algunos casos, particularmente aquellos relacionados con el tráfico ilegal de drogas.

Este es el punto. Independientemente de si se está o no de acuerdo con la extradición, los manifestantes de Hong Kong están resaltando el hecho de que debería ser una decisión interna en lugar de una decisión impuesta circunstancialmente. Es decir, la gente de Hong Kong nos está recordando que un tema vital, como la extradición, debe decidirse interna y democráticamente.

Colombia es quizás el ejemplo principal de los cambios a la extradición dirigidos circunstancialmente. Tras una crisis institucional causada por los narcotraficantes en los años 80 y principios de los 90, cuyo mayor temor era la extradición a los Estados Unidos, Colombia cambió su Constitución para permitir la extradición de nacionales en casos de delitos cometidos fuera de su territorio. Sin embargo, la aplicación de este cambio constitucional ha sido ambigua y la Corte Constitucional del país ha declarado que esta enmienda constitucional es "inaplicable".

Al mismo tiempo, el número de extradiciones en Colombia se ha disparado hasta el punto en que el gobierno utiliza el número de extradiciones como una medida de éxito en la guerra contra las drogas. Durante la conferencia de prensa posterior al arresto de un importante narcotráficante, el presidente de Colombia, Iván Duque, entregó un informe sobre la lucha contra las drogas, destacando los "resultados" de sus extradiciones:

“En nuestro Gobierno hemos extraditado a 116 criminales a EE.UU., erradicado más de 80 mil hectáreas de cultivos ilícitos y destruido cerca de 4.600 laboratorios de droga, lo que refleja una actitud clara para enfrentar el narcotráfico”, dijo Duque.

Caricatura Donald Trump

Pero, ¿desde cuándo el número de extradiciones es una indicación del éxito del gobierno ejecutivo? De hecho, las extradiciones se han convertido en un componente tan importante de la aplicación de la ley en Colombia que la Cancillería colombiana (el equivalente al Departamento de Estado en los Estados Unidos) ha publicado una "Guía práctica para las extradiciones". Utilizar el número de extradiciones como una medida de éxito y tener que crear una guía práctica para su uso refleja, en nuestra opinión, una grave degradación de esta herramienta judicial tan relacionada con la soberanía de una nación.

Como señala acertadamente De Brito Gueiros Souza, "lo que se puede verificar, por lo tanto, sobre este tema, es que el tráfico internacional de drogas hizo que los países de América del Sur, en mayor o menor grado, revisaran sus disposiciones legales asociadas con la no extradición de nacionales (ya sean nativos o naturalizados). Y esto se hizo para promover una lucha más efectiva contra este tipo de crimen y contra las organizaciones criminales transnacionales que trafican drogas ".

Por lo tanto, la opinión de LatinAmerican Post es que, si la mayoría de las Constituciones de los países latinoamericanos anteriormente prohibieron explícitamente la extradición de nacionales y los cambios se han realizado en función de una circunstancia histórica relacionada con el narcotráfico, puede ser el momento de contemplar el regreso a nuestra esencia jurídica con respecto a este asunto. Los eventos históricos circunstanciales que llevaron a los cambios drásticos con respecto a la extradición ya no están presentes. Pocos argumentarían, por ejemplo, que Colombia sigue bajo la amenaza de perder el control político ante los narcotraficantes. Por lo tanto, el LatamPost cree que la gente de Hong Kong está enviando el mensaje de que el tema necesita ser revisado y que este "memo" debe tomarse en serio.

 

LatinAmerican Post | Equipo editorial

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…